Anuncio
Share

¿Por qué la reforma energética que AMLO impulsa en México inquieta a Estados Unidos?

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, en el Zócalo de Ciudad de México.
(Marco Ugarte / Associated Press)

El plan de México con la reforma energética que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador es para favorecer a las plantas estatales de generación eléctrica, ser autosuficientes y limitar las ventas de energía de proyectos privados construidos por extranjeros.

Pero podría afectar las inversiones estadounidenses en el país, dijeron funcionarios durante conversaciones bilaterales esta semana.

En el pasado, la empresas extranjeras se favorecieron con acuerdos ventajosos autorizados por funcionarios mexicanos que luego fueron acusados de deslealtad y en algunos casos de corrupción.

“A robar a otra parte”, ha dicho el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien impulsa una reforma energética y ha dado pasos contundentes, como el relanzamiento de la petrolera estatal Pemex, que ha mejorado su producción, la construcción de una refinería (Dos Bocas) y la compra de otra, en Deer Park, Texas.

Pero los movimientos del mandatario mexicano, avalados por la mayoría de la gente en su país, causan inquietud en su vecino del norte.

Anuncio

De acuerdo con comunicados, el gobierno de Estados Unidos tiene “verdaderas preocupaciones por el posible impacto negativo” en las empresas e inversiones estadounidenses.

“En cada reunión transmitimos expresamente las verdaderas preocupaciones del gobierno de Biden-Harris sobre el posible impacto negativo de las reformas energéticas propuestas por México en la inversión privada estadounidense en México”, de acuerdo con un comunicado de la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer M. Granholm.

“La reforma propuesta también podría obstaculizar los esfuerzos conjuntos entre Estados Unidos y México relacionados con las energías limpias y el clima”.

AMLO dijo que recibió una lista de las empresas estadounidenses y canadienses que han manifestado su inconformidad, y señaló que “si consideran que hay una injusticia, se revisan los casos”.

Granholm manifestó que “se me garantizó que México está comprometido a apoyar las energías limpias y a resolver las actuales disputas con los proyectos energéticos dentro del marco de la ley”.

El año pasado, López Obrador propuso una reforma constitucional para restringir las ventas de electricidad de las empresas generadoras privadas y favorecer a la compañía estatal mexicana.

El proyecto de ley que López Obrador presentó en octubre cancelaría los contratos mediante los cuales 34 plantas privadas venden electricidad a la red nacional.

La iniciativa también declararía “ilegales” a 239 otras plantas privadas que venden energía directamente a clientes corporativos en México. Casi todas esas plantas operan con fuentes de energía renovables o con gas natural.

La medida también cancelaría muchos contratos a largo plazo de abastecimiento de electricidad y programas de compras preferenciales de energía limpia, lo que a menudo afecta a empresas extranjeras.

El plan coloca a las plantas termoeléctricas que utilizan gas natural casi al final de la fila —apenas delante de las plantas estatales que utilizan carbón— en cuanto al derecho a vender electricidad a la red, a pesar de que la producen 24% más barata. Las termoeléctricas estatales que queman combustóleo tendrían preferencia sobre las plantas eólicas y solares.

El plan garantiza a la compañía eléctrica estatal una participación de mercado de al menos 54% , aun cuando el acuerdo de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá prohíbe que se favorezca a las empresas locales o gubernamentales.


Anuncio