Anuncio
Share

OPINIÓN: En puerta la revocación de mandato en México

El proceso de Revocación de Mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador ha generado gran expectativa
El proceso de Revocación de Mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador ha generado gran expectativa, pero también temor y desconfianza.
(RODRIGO ARANGUA/AFP/Getty Images)

Por mandato constitucional, el Instituto Nacional Electoral de México (INE) inició la promoción de la “Consulta de Revocación de Mandato”, que se realizará el 10 de abril, fecha en que los ciudadanos decidirán si el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue en el poder o si se ve obligado a dimitir.

El INE es un organismo, independiente y autónomo con gran credibilidad entre el grueso de la población, pero a quien el presidente de México ha buscado debilitar, afortunadamente sin lograrlo

Ni partidos políticos, ni congresistas, ni gobernante alguno pueden intervenir en el proceso de promoción ni de la realización de la consulta, solo el INE y desde luego, los ciudadanos interesados en que se lleve a cabo este proceso, que por vez primera se organiza en México.

Este hecho, la “ciudadanización” de la Consulta, se ha tergiversado deliberadamente para hacerla ver como si fuese una especie de ratificación en el mando, sin que ese sea el propósito constitucional de la consulta. Tampoco se trata de una concesión del gobierno.

La Revocación es una herramienta ciudadana que viene desde la democracia ateniense para destituir a los malos gobernantes, aunque, posteriormente con la llegada de la democracia representativa cayó en desuso. Pero de tiempo acá ha resurgido en algunos países de Europa, así como en Canadá y en Estados Unidos, aunque limitada a los gobiernos locales.

Anuncio

En Latino América quedó establecida a nivel presidencial en Venezuela (de la que se valió Hugo Chávez para ratificarse el 2004, confundiendo el concepto de Revocación por el de Refrendo, el cual utilizó para reelegirse hasta que murió el 2013; y en Bolivia, Evo Morales hizo lo propio en la Consulta del 2008 y se mantuvo en el poder hasta el 2019. En ambos casos, dichos mandatarios, apenas tomaron el poder por la vía democrática, dieron cuenta de ella para mantenerse en la presidencia y evitar la alternancia.

En abril se llevará a cabo en México para decidir la suerte del presidente actual… pero en el futuro aplicará a todos los gobernantes con el objetivo de que si la población desea destituir a un gobernante inepto, corrupto o incapaz, sea posible y de manera pacífica, sin necesidad de revueltas ciudadanas.

La Ley Federal de Revocación de Mandato tiene su origen en la reforma constitucional del 2019 pero para que se lleve a cabo la consulta popular fue necesaria la petición expresa al Instituto Nacional Electoral de parte de los ciudadanos, según lo ordena la Ley. Y, pese a los pronósticos, se lograron reunir sobradamente las firmas requeridas de 2.7 millones de ciudadanos (el 3% de las personas inscritas en la lista nominal de electores) por lo que el proceso de Revocación va, pese a la negativa de algunos grupos de oposición que, paradógicamente, se oponen al gobierno…pero también a participar en la Revocación. Y no solo eso, sino que, continuando en ese contrasentido, han hecho campaña feroz para convencer a los ciudadanos de que no voten y de esa manera enviar, dicen, el mensaje al presidente de que no es aceptado por las mayorías.

Pero, otros grupos de activistas sociales, entre ellos el Frente Nacional Ciudadano (FRENA) han tratado de convencer a los que dudan de participar o no en la consulta, argumentando que la oportunidad de acabar con lo que consideran un mal gobierno y pérdida de confianza del ciudadano, no debe desaprovecharse, y los ciudadanos deben acudir a las urnas y votar por la destitución del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El proceso de Revocación de Mandato ha generado gran expectativa, pero también temor y desconfianza, ya que ha habido mucha desinformación, o información distorsionada, tanto de los simpatizantes del partido en el poder (MORENA), como de los propios opositores quienes no confían en el éxito de la consulta porque, argumentan, fue el mismo presidente quien la promovió.

Los opositores del presidente quienes deberían de ser los principales promotores de la Revocación están divididos y opinan que el proceso solo fortalecerá al presidente y que es más conveniente esperar a que termine su mandato y lograr un buen candidato para el 2024, lo que no suena nada bien para quienes opinan que el presidente Andrés Manuel López Obrador debe dejar el cargo a través de la Revocación, porque el país no aguantará otros tres años de decisiones erróneas, autoritarismo y división. Se debe promover el voto, dicen los opositores, y aprovechar que en la actualidad hay un organismo autónomo que avalará el resultado de la elección: el INE.

Los temores surgieron precisamente porque ha sido el propio presidente el promotor de la Revocación pensando que como tenía la simpatía de más del 60% de los mexicanos logrará credibilidad en los años que le quedan como presidente y se fortalecerá en el poder. Estos grupos dejan de lado la realidad de que el presidente actualmente tiene frente a él otros tres años de gobierno, pero si se realiza la Consulta existe la posibilidad de que salga del Palacio anticipadamente, como con razón argumentan quienes aprueban la Consulta. O, en el menor de los casos, que se conozca, a ciencia cierta, el grado de decepción y de hartazgo de millones de mexicanos.

Otro de los principales argumentos de los opositores de la consulta son los recursos económicos destinados para ello que, en principio era de casi cuatro mil millones de pesos, pero el Congreso hizo una considerable reducción a este presupuesto para quedar en 1,692 millones con los que, a duras penas, podrá cumplirse con el cometido.

Por otra parte, la coalición Va x México (integrada por miembros del PRI, PAN y PRD) interpusieron un recurso de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, abogando por esa reducción, quejándose del destino de esos recursos, cuando fueron ellos mismos quienes autorizaron 130 mil millones de pesos para que el presidente continúe con algunas de sus obras, como la construcción de la refinería de ¨Dos Bocas¨, en Veracruz; el Aeropuerto Santa Lucía (pese al riesgo aéreo que significa, según las agencias aeronáuticas internacionales), y el Tren Interoceánico, para competir, en total desventaja con el Canal de Panamá.

Otra “queja” contra la Revocación que presentó este grupo de diputados se refiere a la pregunta que se les hará a los ciudadanos en la consulta, pero la Suprema Corte ya rechazó modificarla y limitarla al aspecto revocatorio, dada la inconveniencia de cambiarla “a la mitad del camino, cuando los solicitantes así la consideraron”, dijo el ministro presidente Arturo Saldívar, así que debería de evitarse continuar confundiendo a la ciudadanía.

En resumen, la pregunta que aparecerá en la boleta es: ¿Estás de acuerdo en que al presidente Andrés Manuel López Obrador se le revoque el mandato por pérdida de la confianza, o que continúe hasta el final del sexenio? SI o No.

Por todo lo anterior…el río está revuelto y el mexicano de a pie, no sabe qué hacer, aunque organizaciones bien establecidas e identificadas como opositoras bombardean a diario a la población con argumentos a favor de la Revocación.

La sociedad está dividida y es hasta hoy que ha iniciado la promoción oficial del INE a favor del voto, que los ciudadanos se sienten apoyados en su causa de revocarle el mandato al presidente y que la población tenga claro el beneficio que significa utilizar esta herramienta para quitarle el poder a un mal gobernante. A este y a los que vengan.

La inconformidad hacia las políticas gubernamentales del presidente es notoria en las calles, pero de ahí a que los ciudadanos salgan de sus casas para participar en la consulta… hay una gran diferencia.

Así que, el 10 de abril veremos si el descontento y el temor al populismo en México se traduce en votos para cambiar el rumbo del gobierno.

Los Estados Unidos tuvieron su oportunidad el año pasado al lanzar a Trump de la Casa Blanca negándole la reelección; y ahora le toca a México hacer lo propio mediante la Revocación de su, también, populista presidente.

Los mexicanos que radican en los Estados Unidos, al igual y como ocurre ya en las elecciones ordinarias podrán, desde luego, votar en la Consulta -vía internet accediendo a la página web del INE- a partir del primero de abril y hasta las 6 de la tarde del día 10. La participación de todos los mexicanos es muy importante ya que el resultado de la votación es obligatorio si el número total de votos es de al menos el 40% del padrón del INE, que es de 95.100.372 personas. Así que se requieren de un mínimo de 38 millones de personas para que la elección sea válida.

REVOCACION DE MANDATO. ¿Qué es?

Según lo señala el artículo 5 de la Ley Federal de Revocación de Mandato de México, es el instrumento de participación solicitado por la ciudadanía para determinar la conclusión anticipada en el desempeño de la persona titular de la Presidencia de la República, a partir de la pérdida de la confianza.

En México, los legisladores, después de acaloradas discusiones y cambios, aprobaron la iniciativa enviada al Congreso por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el 2019, por lo que esta será la primera vez en que se realizará la Consulta Popular para decidir la suerte de un mandatario.

*Periodista sonorense, fundadora y directora de la revista Mujer y Poder. www.mujerypoder.com.mx


Anuncio