Advertisement

México: migrantes se quedaron encerrados en incendio mortal

Dos hermanas venezolanas se consuelan ante un centro de detención de migrantes en Ciudad Juárez, México.
(Fernando Llano / Associated Press)
Share

Cuando empezó a salir humo de un centro de detención de migrantes en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez, México, la migrante venezolana Viangly Infante Padrón quedó aterrorizada porque sabía que su esposo seguía dentro.

El padre de sus tres hijos había sido detenido ese día por agentes de inmigración, dentro de una reciente operación donde fueron detenidos otros 67 migrantes, muchos de los cuales pedían limosna o lavaban ventanas de autos en semáforos de la ciudad, al otro lado de la frontera con El Paso, Texas.

En momentos de conmoción y espanto, Infante Padrón recordó cómo vio a los agentes de inmigración salir corriendo del edificio cuando comenzó el fuego el lunes por la noche. Más tarde sacaron los cuerpos de migrantes en camillas, envueltos en mantas de emergencia. El resultado: 38 muertos y 28 heridos graves, víctimas de un incendio al parecer provocado como protesta por los propios detenidos.

Advertisement

“Estaba desesperada porque veía un cadáver, un cuerpo, un cadáver, y no lo veía por ninguna parte”, explicó Infante Padrón. Finalmente, su esposo, Eduard Caraballo López, sobrevivió con lesiones leves, quizá porque iba a ser liberado y estaba cerca de una puerta.

Pero lo que ella vio en esos primeros minutos se ha convertido en el centro de una pregunta que se hacen muchos en México: ¿Por qué las autoridades no intentaron liberar a los hombres —casi todos de Guatemala, Honduras, Venezuela y El Salvador— antes de que el humo llenara la sala y matara a tantos?

“Había humo por todas partes. Dejaron salir a las mujeres y a los empleados de inmigración”, explicó Infante Padrón. “A los hombres nunca los sacaron hasta que llegaron los bomberos”.

Advertisement

Infante Padrón señaló que, dado que sólo los agentes tenían la llave, era su responsabilidad abrir las puertas y salvar esas vidas, sin importar que las personas que estaban dentro pudieran huir.

Las autoridades de inmigración dijeron haber liberado a 15 mujeres cuando se declaró el incendio, pero no han explicado por qué no se liberó a ningún hombre.

El papa Francisco ofreció una oración por las víctimas del “trágico incendio” al final de su audiencia general del miércoles.

Advertisement

Las imágenes de los videos de seguridad filtrados el martes muestran a migrantes, que al parecer temían ser trasladados, colocando colchonetas de espuma contra las barras de su celda y prendiéndoles fuego.

En el video, más tarde confirmado por el gobierno, dos personas vestidas de guardias entran corriendo en la escena y al menos un migrante aparece junto a la puerta de metal al otro lado. Pero los guardias no parecen hacer ningún esfuerzo por abrir las puertas de las celdas y en su lugar huyen mientras las nubes de humo llenan la instalación en cuestión de segundos.

“¿En qué humanidad vivimos? ¿Qué humanidad hemos construido? Muerte, muerte, muerte”, expresó el obispo José Guadalupe Torres Campos en una misa celebrada en memoria de los migrantes.

Advertisement

“El grito, el clamor de todos es basta”, dijo. “Basta de tanto dolor, basta de tanta muerte.”

El Instituto Nacional de Migración (INM), que gestionaba el recinto, dijo estar cooperando con la investigación. Guatemala ya ha dicho que muchas de las víctimas eran ciudadanos suyos, pero la identificación completa de los muertos y heridos no se ha completado.

Las autoridades estadounidenses se han ofrecido a ayudar a atender a algunas de las 28 personas en estado grave, al parecer la mayoría por inhalación de humo.

Advertisement

Para muchos, la tragedia era el resultado previsible de una larga serie de decisiones tomadas por líderes en lugares como Venezuela y Centroamérica, por responsables de inmigración en México y Estados Unidos, y hasta de los residentes de Ciudad Juárez que se quejan del número de migrantes que piden limosna en las esquinas de la ciudad.

“Se veía venir”, sentenció el martes en un comunicado la Red de Casas de Migrantes y Centros de Derechos Humanos, que agrupa a más de 30 organizaciones. “La política migratoria de México mata”.

Ese mismo grupo publicó el 9 de marzo una carta abierta en la que denunciaba la criminalización de los migrantes y solicitantes de asilo en Ciudad Juárez. La misiva acusaba a las autoridades de maltratar a los migrantes y emplear una fuerza excesiva en las detenciones, y en concreto denunciaba que la policía municipal había interrogado a gente en la calle sobre su situación migratoria sin motivo.

Advertisement

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ofreció sus condolencias el martes, pero no dio muchas esperanzas de cambio.

El incendio, señaló, fue iniciado por migrantes en protestas tras saber que serían deportados o trasladados.

El activista Irineo Mujica dijo que los migrantes temían ser enviados de vuelta, no necesariamente a sus países de origen sino al sur de México, desde donde habrían tenido que cruzar el país de nuevo. Los activistas, señaló, habían advertido del riesgo de enviar a tanta gente de nuevo al sur.

Advertisement

“Esto ya lo habíamos visto venir. Habíamos dicho que el número de personas que se estaban llevando, el número de personas que estaban en ese lugar estaba creando una bomba de tiempo. Hoy estalló esa bomba de tiempo”, señaló Mujica.

Los migrantes se habían quedado varados en Ciudad Juárez porque la política estadounidense de inmigración no les permite cruzar la frontera para solicitar asilo. Pero fueron detenidos porque residentes de Ciudad Juárez estaban hartos de tener a los migrantes bloqueando los pasos fronterizos o pidiendo dinero.

El alto nivel de frustración en la ciudad se hizo evidente este mes cuando cientos de migrantes, la mayoría venezolanos, trataron de abrirse paso por uno de los puentes fronterizos a El Paso, después de que circularan rumores falsos sobre que Estados Unidos les permitiría entrar en el país. Las autoridades estadounidenses les cortaron el paso.

Advertisement

Después de eso, el alcalde de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuellar, inició campañas para informar a los migrantes de que había espacio en los refugios y no tenían que mendigar en las calles. Instó a los vecinos a no darles dinero y dijo que las autoridades los sacarían de los cruces donde era peligroso mendigar y los vecinos lo veían como una molestia.

Para los migrantes, el incendio es una tragedia más en un largo sendero de lágrimas.

Unos 100 migrantes se congregaron el martes ante las puertas del centro de detención para exigir información sobre sus familiares. En muchos casos, hacían la misma pregunta que se hace México.

Advertisement

Katiuska Márquez, venezolana de 23 años que viaja con sus hijos de cuatro y dos años, buscaba a su hermano, Orlando Maldonado, que viajaba con ella.

“Queremos saber si está vivo o está muerto”, dijo. Se preguntó cómo era posible que todos los guardias que estaban en el recinto hubieran salido con vida y sólo murieran migrantes. “¿Cómo no pudieron sacarlos?”.

___ María Verza y Mark Stevenson informaron desde Ciudad de México; Alicia Fernández y Guadalupe Peñuelas en Ciudad Juárez; Sonia Pérez D. en Ciudad de Guatemala, y Elliot Spagat en San Diego.

Advertisement