Anuncio

Tiroteo plantea la presencia de cárteles en la Ciudad de México

Un tiroteo y los bloqueos de carreteras en un distrito de la capital de México alimentan los temores de que la violencia de la guerra contra las drogas pueda emigrar a la capital, que había permanecido un tanto aislada de la violencia.

Un tiroteo y los bloqueos de carreteras en un distrito de la capital de México alimentan los temores de que la violencia de la guerra contra las drogas pueda emigrar a la capital, que había permanecido un tanto aislada de la violencia.

(Los Angeles Times)

Todavía era de día cuando una patrulla militar mexicana fue atacada en las calles de la ciudad, llevando a lo que las autoridades describieron como un enfrentamiento feroz con una banda fuertemente armada.

Pronto, Internet y los periódicos mostraban imágenes de las sangrientas secuelas: Los cadáveres manchados de sangre del líder de la organización y cuatro de sus seguidores en el suelo de una cochera, un rifle junto a su cabeza y paquetes que parecían ser drogas en una mesa plegable cercana.

Los partidarios del capo asesinado incendiaron vehículos en las calles en un esfuerzo por frustrar que las patrullas policiales avanzaran por el vecindario.

No es una escena inusual en un país que ha sido devastado por la violencia de las drogas. Excepto que la violencia se desarrolló el jueves en la Ciudad de México, que generalmente se había salvado de los asesinatos masivos, el salvajismo de los carteles y las batallas callejeras de las guerras de la droga del país.

Anuncio

La ciudad de México, hogar de la élite política y económica de la nación, apareció a menudo en una órbita distinta de la constelación turbulenta de los estados controlados por el narcotráfico, generalmente cerca de la frontera con Estados Unidos.

Pero esa sensación de excepción, se vio afectada por el tiroteo y la consiguiente violencia que alcanzó la delegación de Tlahuac, una zona de vecindarios de clase trabajadora en el borde oriental de la ciudad.

La organización que atacó a la Marina - participantes clave en la lucha contra los cárteles desde hace más de una década- controló el tráfico de drogas, la extorsión, el secuestro y otras empresas ilegales en la zona, según declaraciones oficiales.

El tiroteo que siguió, dijeron las autoridades, dejó a ocho delincuentes muertos, entre ellos su líder, identificado como Felipe de Jesús Pérez Luna, de 48 años, conocido como El Ojos. No hubo ninguna palabra oficial sobre las bajas militares en el tiroteo.

Anuncio

Pero el episodio no terminó allí.

Los aparentes partidarios del jefe de la banda asesinado, conducidos por hombres que manejan taxis de motocicleta, bloquearon las entradas al barrio Conchita Zipotitlan donde tuvo lugar el asalto de la Marina. Ahí incendiaron varios autobuses y un camión de carga, junto con otros vehículos, en un esfuerzo por establecer “narco-bloqueos” para restringir el acceso de la policía.

Una cinta de seguridad mostró al menos un asaltante lanzando un cóctel molotov en un microbús, aunque los pasajeros lograron huir sin lesiones graves.

En el distrito normalmente bullicioso, los comerciantes cerraron sus tiendas y la gente se quedó en el interior mientras centenares de refuerzos de la policía en equipo antimotines convergían en las calles.

Anuncio

El área parecía una zona de guerra: La policía en equipo antidisturbios y los infantes de marina en Humvees patrullaban las calles salpicadas de vehículos en llamas mientras un helicóptero patrullaba desde el cielo.

La policía acorraló a docenas de taxis de motocicleta, sospechando que sus conductores colaboraban con la organización criminal cuyo liderazgo acababa de ser eliminado.

La ciudad de México tiene un grave problema de delincuencia, pero rara vez había experimentado algo como esto.

Entre enero y mayo, la tasa de homicidios de la capital fue de 3.80 por cada 100.000 habitantes - en comparación con 17.35 en todo el país, según estadísticas del gobierno.

Anuncio

Se dice que los propios líderes del cártel mantienen la Paz mafiosa, O la tregua de la mafia, entre sí mismos para no provocar a los militares.

A principios del viernes, la relativa tranquilidad había regresado a las calles de Tlahuac. Policías con boinas azules y escudos de plástico custodiaron la reapertura de la estación de metro Nopalera, que había sido cerrada debido a la violencia. Otros oficiales ocupaban puestos de control mientras vigilaban con grandes fusiles desde camionetas azules que iban de un lado a otro de la avenida principal.

Como precaución, las escuelas fueron cerradas el viernes en todo el distrito. Pero la colorida flota de los taxis de motocicleta volvía a llevar a los residentes hacia y desde la estación de metro. Los vehículos carbonizados de los disturbios del viernes habían sido despejados de las calles.

En el frente político, una ola de críticas y burlas recibió al alcalde de México, Miguel Ángel Mancera, y su insistencia en que los cárteles no operan en la ciudad.

Anuncio

“La realidad ha superado los comentarios de Mancera y demuestra que en la Ciudad de México el crimen organizado opera a través de los cárteles de narcotraficantes”, dijo el senador Ernesto Cordero, del Partido Acción Nacional.

Pero Mancera, miembro de la oposición de izquierda Partido de la Revolución Democrática, dijo que el grupo criminal encabezado por El Ojos era una operación de poco alcance en comparación con los cárteles sofisticados que gestionan la cadena internacional de producción y distribución de drogas.

“No se trata de la presencia de un cartel en la ciudad; Es una banda de narcos de pequeño nivel”, dijo Mancera en una entrevista radial. “Obviamente, esta es una organización grande y no la estamos minimizando. … Pero no estamos hablando de la presencia de un cártel en la ciudad”.

Sin embargo, incluso Mancera admitió que algunos de los operativos apuntados en la incursión del jueves aquí probablemente tenían vínculos con los cárteles más grandes.

Anuncio

Según los informes, los cárteles utilizaron una serie de taxistas de motocicletas leales a la mafia para entregar drogas a los clientes y buscar a la policía.

“Todos saben eso El señor dio trabajo a los mototaxis ", dijo Rosamaria, una residente de 51 años de edad que no quería que se usara su nombre completo, refiriéndose al último líder de pandillas. “Por eso lo defendieron.”

Mientras se difundía la muerte del líder de la porganización, las muestras de apoyo comenzaron por todo el vecindario que decía que “El señor” no era un criminal y que “ayudaba al pueblo”.

Incluso antes de su muerte, el último capo había sido personificado en varias baladas, oCorridos.

Anuncio

Un editorial del periódico Unomasuno expresó la esperanza de que la caída del líder de la organización no desencadene “una lucha violenta” en la Ciudad de México por el control de su antiguo imperio, similar al tipo de guerras que se han desencadenado cuando los capos han caído en estados como Sinaloa, Tamaulipas y Guerrero.

En el antiguo recinto del líder, se desarrolló una escena surrealista el viernes cuando los periodistas entraron en el estacionamiento cubierto donde cinco de los cuerpos -incluyendo el del supuesto jefe mafioso- se mostraba en fotografías.

No había guardias policiales ni militares presentes, ni una cinta amarilla que bloqueara la escena, donde aún quedaban considerables pruebas forenses. Los periodistas y los camarógrafos se paseaban a sus anchas de un lado a otro.

Los cadáveres habían sido removidos, pero los pisos de baldosas estaban manchados de sangre.

Anuncio

En una oficina adyacente, los periodistas revisaban los cuadernos, las chucherías, las hojas de papel y otros objetos dispersos por la habitación. Al menos media docena de balanzas portátiles fueron encontradas en el escritorio. Varios agendas con filas de números parecían representar pagos.

Detrás de la mesa había una imagen de una justicia escasamente vestida, que llevaba una venda y sostenía una escala en cada mano.

Algunos vecinos sentían claramente que faltaba justicia en este caso.

“La policía cometió una injusticia”, dijo Evelia, una residente que dijo que estaba indignada porque el jefe de la banda había sido asesinado. “Él y los demás ayudaban a la gente”.

Anuncio

Sin embargo, no todos parecían llorar la muerte de El Ojos.

“Todo el mundo sabía que este hombre vendía drogas, pero nadie lo denunció, porque hizo favores a la gente”, dijo Ivette, de 31 años, que pasaba junto al complejo del líder de la pandilla con sus cuatro hijos. “Pero yo nunca le pedí ayuda”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio