Anuncio
Share
Opinión

Editorial: Anti-vaxxers no puede competir contra datos fríos y duros

Vaccination protester Kim Whitley holds her granddaughter Kole
Kim Whitley sostiene a su nieta Kole, de 3 años, mientras se une a otros opositores de la legislación de 2019 para endurecer las reglas sobre exenciones de vacunas en una manifestación frente a la oficina del gobernador Gavin Newsom en septiembre.
(Rich Pedroncelli / Associated Press)

Los activistas antivacunación renunciaron a sus esfuerzos equivocados por derogar la ley SB 276, una ley de California que dificultaba la obtención de exenciones falsas para las vacunas.

Los activistas contra la vacunación renunciaron a sus esfuerzos equivocados para derogar una nueva ley estatal, el Proyecto de Ley 276 del Senado, que dificultará que los padres obtengan exenciones médicas falsas de las vacunas obligatorias contra el sarampión y otras enfermedades infecciosas.

Los proponentes no lograron reunir las 623.212 firmas requeridas para colocar la medida de revocación en la boleta electoral de noviembre de 2020, y eso es algo bueno. Aunque estamos seguros de que los votantes de California habrían visto los argumentos infundados que los autodenominados “anti-vaxxers” usan para justificar su oposición a los esfuerzos de inmunización, cualquier retraso habría sido un riesgo para la seguridad pública.

La abuela de Mark Dorsey primero sospechó que su nieto tenía un problema de audición cuando era bebé.

La excusa que los defensores del referéndum ofrecieron por no haberla incluido en la boleta electoral es ridícula. Abandonaron el esfuerzo, dijeron en Facebook, debido a la dificultad impuesta por el título “extremadamente engañoso” y el resumen que la oficina del fiscal general de California puso sobre la medida en la boleta.

¿Significa que la oficina usó lenguaje inclinado o cargado? De ser así, esa no sería la primera vez que el fiscal general mostraba su inclinación política en la descripción de una medida electoral, especialmente si fue apoyada por un partido político rival.

Anuncio

No, el problema evidentemente estaba en el título y el resumen notablemente sin prejuicios. Como los autores de la medida se quejaron en una publicación de Facebook, la boleta retrataba la SB 276 como una ley “benigna” que “simplemente requiere el uso de un formulario médico estandarizado que debe ser firmado por un médico y puede ser revocado si se determina que es incompatible” con directrices de tres organizaciones nacionales de salud. Pero eso es precisamente lo que hace la ley.

El ex presidente de Perú, Alberto Fujimori, y tres de sus ministros de salud están siendo procesados por un programa en el que supuestamente se esterilizó a mujeres sin su consentimiento.

El lenguaje de votación falso o engañoso es un problema real, tanto que la junta editorial de Los Angeles Times ha apoyado los esfuerzos para otorgar la responsabilidad de escribir títulos y resúmenes de iniciativas de votación a un tercero no partidista. Pero eso no es lo que está pasando aquí.

Veálo usted mismo. Aquí está el título de la derogación propuesta de SB 276: “El referéndum desafía la ley de 2019 que aumenta la supervisión estatal de las exenciones médicas a los requisitos de vacunación escolar”. El resumen es igual de seco e imparcial.

Anuncio

Parece más probable que los autores de la medida de la boleta simplemente descubrieran cuando intentaron reunir firmas que no hay mucho apoyo para su mensaje falso y peligroso fuera de su círculo aislado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio