Anuncio

Los padres que trabajan enfrentan una crisis de cuidado infantil. Así es como la manejan los empleadores de L.A.

Alana Respicio recoge libros para sus hijos en la escuela preparatoria Marco Antonio Firebaugh en Lynwood.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Los mayores empleadores de L.A. se esforzaron por adaptarse a las necesidades de los padres en marzo, cuando las escuelas cerraron por primera vez. Todavía están luchando.

Los problemas comenzaron en marzo. Oficinas cerradas, luego escuelas y guarderías.

Los padres que podían trabajar desde casa luchaban por mantenerse productivos mientras mantenían entretenidos a los niños pequeños y a los adolescentes enfocados en el trabajo escolar en línea. Aquellos considerados como trabajadores esenciales de alguna manera tuvieron que encontrar a alguien que cuidara a sus hijos mientras pasaban sus días en lugares de trabajo peligrosos.

Solo tenemos que pasar este pedazo de la tormenta, se dijeron. Y después: solo tenemos que pasar el verano.

Obligados a adaptarse a esta nueva normalidad, los empleadores más grandes de California respondieron con medidas como la licencia pagada para los guardianes de los menores, horarios de trabajo flexibles y estipendios para cuidado infantil. Pero ahora que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y muchos otros en todo el estado están optando por no reabrir las clases presenciales en el otoño, muchos de esos empleadores siguen dependiendo en políticas de emergencia a corto plazo, mientras que algunos están recortando los nuevos beneficios de cuidado infantil.

Anuncio

Eso deja a los padres que trabajan, como Amy, enfrentando una crisis diaria que es cada vez más grave y deprimente.

Amy , una madre soltera con tres hijos, que ha trabajado en Rite Aid en el Valle durante casi una década, ha estado de licencia desde marzo, confiando en la cobertura de atención médica a través de su sindicato, beneficios de desempleo y estímulo federal en efectivo, todo lo cual pronto podría agotarse.

“Para ser honesta, realmente no tengo un plan definido”, dijo Amy, quien pidió no ser identificada con su apellido, ya que no está autorizada para hablar en nombre de su empleador. “Lo tomo día a día, semana a semana”.

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, decidió quedarse en casa para cuidar a sus hijos en lugar de ir a trabajar.

Anuncio

Su hijo mayor estaba luchando por cumplir el trabajo de clase en su computadora portátil. Su madre podía cuidar a sus hijos menores después del cierre de su guardería, pero Amy sabía que cualquier movimiento en la farmacia aumentaría sus posibilidades de llevar el coronavirus a casa, y temía que su madre no sobreviviera a una infección.

En los campamentos diurnos, las máscaras estarán en todas partes. Los bocadillos compartidos estarán prohibidos. No habrá excursiones, ni juegos de aplausos, ni captura de la bandera. Y muchos campamentos no se abrirán en absoluto.

Cuando el recuento de casos comenzó a aumentar y las escuelas comenzaron a cerrarse, su sindicato en United Food and Commercial Workers, negoció un acuerdo de emergencia con las compañías que administran Rite Aid, Albertsons, Ralphs, Vons y el resto de las tiendas de comestibles y farmacia donde trabajan más de 20,000 de los miembros del Local 770.

El acuerdo permitió a los trabajadores tomar una licencia personal indefinida, pero mantener sus beneficios de salud. Un cambio en la ley estatal hizo que Amy también pudiera cobrar un seguro de desempleo durante su licencia en el hogar, que se incrementó por el estímulo de la Ley Federal CARES de $ 600 por semana.

Anuncio

En ese momento, dijo Kathy Finn, secretaria tesorera de UFCW Local 770, la política de licencia y beneficios parecía una ocurrencia tardía en comparación con los problemas de seguridad de los trabajadores y pago de riesgos. Pero ha demostrado ser un salvavidas para padres como Amy.

Cuatro meses después, Amy todavía está en casa, observa cómo aumenta el recuento de casos y se prepara para otro semestre de enseñanza en el hogar para su hijo. A menos que el sindicato pueda negociar una extensión de la política de beneficios de salud, será expulsada del plan en agosto. Y sin el suplemento semanal de $ 600, el seguro de desempleo normal no le alcanzará.

Amy no está sola. Muchos beneficios proporcionados por el estado y los empleadores están programados para terminar durante el verano, a pesar de que las necesidades de cuidado infantil no han cambiado.

A nivel nacional, menos de la mitad de las empresas de EE.UU. que han regresado al trabajo en persona tienen un plan para empleados con responsabilidades de cuidado de niños, y solo el 32% de las empresas que han anunciado una fecha establecida para regresar al trabajo han elaborado un plan, según una investigación reciente de la Society for Human Resource Management.

Anuncio

Pero los empleadores pueden verse obligados a resolver algo pronto, ya que la escolarización remota de los niños, es un hecho para los trabajadores de todo el país, según Rachael McCann, director senior de la consultora de recursos humanos Willis Towers Watson.

“Los cambios que todos hemos visto han provocado conmoción, consternación y enojo, pero creo que las empresas están a punto de aceptarlo”, dijo McCann. “Realmente tenemos que lidiar con esto durante los próximos 12 meses; ya no se puede negar que una pandemia está aquí ".

La investigación de Willis Towers Watson descubrió que antes de marzo, las empresas ofrecían cierto apoyo parental, pero variaba mucho de un sector a otro. Las compañías de servicios financieros fueron las más propensas a ofrecer beneficios de cuidado infantil y lideraron el paquete al subsidiar a los empleados que pagaban por el cuidado infantil, mientras que las compañías de atención médica fueron las más propensas a ofrecer cuidado infantil subsidiado.

Los datos de los distritos y las respuestas a la encuesta revelan un semestre decepcionante para los estudiantes de los colegios comunitarios de Los Ángeles, muchos de los cuales carecían de acceso a la tecnología, un espacio de estudio tranquilo y a las necesidades básicas.

Anuncio

En aquel entonces, este tipo de servicios de cuidado infantil era “agradable de tener, pero la utilización era increíblemente baja: los empleados a menudo ni siquiera sabían que lo tenían”, dijo McCann.

Seis meses después de la pandemia, dijo McCann, las prioridades han cambiado: “Se ha pasado de ser visto como un beneficio a ser una necesidad crítica”.

Esa necesidad ha sido clara para los trabajadores de la salud y las empresas desde que se produjo la pandemia. Tres de los 10 principales empleadores del sector privado de Los Ángeles son compañías de atención médica, con más de 70,000 trabajadores, y la fuerza laboral esencial incluye una mayor proporción de mujeres, que a menudo están asumiendo responsabilidades de cuidado de niños en un nivel más alto que los trabajadores en su conjunto.

Kaiser Permanente, el mayor empleador del sector privado de Los Ángeles, con más de 40,000 trabajadores, a principios de abril dio el paso de ofrecer $ 300 por semana para pagar el cuidado infantil; el dinero podría usarse para pagar un centro de cuidado infantil o podría ir directamente pagado a un pariente o amigo.

Anuncio

Pero Steve Trossman, director de asuntos públicos de SEIU-UHW, el sindicato que representa a 55,000 trabajadores en Kaiser Permanente en todo el estado, señaló que el programa se detuvo el 14 de junio, al final del año escolar.

“Los sindicatos están instando a Kaiser a restablecer este beneficio ahora que está claro que la mayoría de las escuelas no abrirán para clases presenciales”, dijo Trossman en un correo electrónico.

Kaiser se negó a proporcionar detalles sobre los otros beneficios que ha ofrecido a los padres que trabajan durante la pandemia, pero señaló en una declaración que “el programa inicial de apoyo para el cuidado de niños fue de naturaleza temporal”, y agregó que la organización está “explorando otras opciones que son más viables para ayudar a los empleados con los desafíos del cuidado infantil, incluido el aprovechamiento del trabajo remoto para aquellos empleados donde sea factible y productivo”.

Cedars-Sinai, que emplea a casi 15,000 personas en el condado, ha ofrecido pagos directos para el cuidado de niños durante el transcurso de la pandemia.

Anuncio

“Una vez que el COVID golpeó, tuvimos que cambiar de velocidad muy rápidamente”, dijo Andy Ortiz, vicepresidente senior de recursos humanos en Cedars-Sinai. La organización permitió que los empleados que pudieran trabajar de forma remota lo hicieran, permitió una programación más flexible y ofreció un pago de cuidado de niños de $ 100 por día para los trabajadores cuyos empleos requerían que interactuaran con los pacientes.

La congelación de la atención médica no esencial significaba que muchos empleados de Cedars no tenían trabajo que hacer, pero en lugar de optar por permisos o despidos, el centro médico decidió seguir pagándoles un salario completo.

Una vez que hubo más información disponible sobre el coronavirus, y el hospital alcanzó un ritmo más regular, dijo Ortiz, redujo el subsidio a $ 40 por turno, con un límite de 10 turnos por mes. Los empleados que trabajan desde casa se quedaron con sus propios recursos, pero Ortiz dijo que la organización tuvo que tomar algunas decisiones difíciles para priorizar las necesidades de los empleados de primera línea.

Anuncio

No está claro cómo cambiará el nivel de apoyo de los padres en el otoño, dijo Ortiz, pero señaló que Cedars y varios otros sistemas de atención médica se están reuniendo para discutir qué hacer.

“Eso es algo que hemos estado planeando y tratando de resolver”, dijo Ortiz. “Algunos distritos escolares comienzan dentro de tres semanas. Sabemos que hay un mayor nivel de ansiedad ".

Antes de marzo, los empleados de Cedars tenían acceso a la atención de respaldo a través de Bright Horizons, una compañía de Massachusetts que tiene una red de más de 3,500 centros de cuidado infantil.

El sistema de salud Providence, que emplea a 16,000 personas en el condado de Los Ángeles, ofreció 10 días de atención a Bright Horizons por primera vez este año, dijo Maracie Wilson, directora de bienestar de los empleados del sistema. Por lo general, el sistema de cuidado de respaldo trata de ubicar a los niños en guarderías cercanas o de brindar atención en el hogar, pero les dará a los empleados $ 100 para pagar a un amigo o familiar como último recurso. Sin embargo, durante el punto álgido de la crisis, cuando las guarderías cerraron y el riesgo de infección aumentó, el pago de $ 100 se ofreció como primera opción.

Anuncio

“Pensamos que sería un pequeño programa que no era de mucha utilidad, y de repente se convirtió en el beneficio número uno en el que estábamos trabajando durante esta crisis”, dijo Wilson.

Salud

Marisa Lester, una asistente ejecutiva en el Centro Médico Providence Cedars-Sinai Tarzana que no puede trabajar de forma remota, tiene tres niños que asisten al Distrito Escolar Unificado de Conejo Valley.

Aprovechó el beneficio en la primavera para que su madre ayudara a sus hijos, de 16 y 13 años, y a su hija, de 11 años, para estudiar en casa. Ella prefirió no traer a un miembro que no fuera de la familia para minimizar el riesgo de que alguien contrajera el virus.

Anuncio

“Eso fue un paso grande para mí", dijo la residente de Simi Valley, de 35 años.

Wilson dijo que proporcionar cuidado infantil pagado a cada trabajador que es padre de niños pequeños sería financieramente insostenible para Providence, aunque el sistema ofrece cuidado infantil con descuento a través de Bright Horizons y proporcionó 10 días adicionales de beneficios de cuidado de respaldo a partir de julio. El sistema hospitalario estima que el 10% de sus 116,000 empleados en los siete estados en los que opera han necesitado apoyo para el cuidado de niños desde que comenzaron los cierres por el coronavirus.

Bright Horizons ha demostrado ser popular entre los grandes empleadores en LA NBCUniversal, con 12,000 empleados en la región, ofrece tarifas con descuento para el cuidado de niños a través de Bright Horizons y días libres para el cuidador, aunque la compañía se negó a proporcionar detalles sobre las tarifas con descuento o la cantidad de días ofrecidos .

Target, que emplea a 15,000 en el condado, ha ofrecido un beneficio de atención de emergencia a todos sus empleados desde abril, proporcionando un número ilimitado de días gratis de cuidado infantil a través de Bright Horizons si se interrumpe la atención regular de un empleado. Sin embargo, el beneficio expirará a fines de agosto, y Target se negó a comentar si podría extenderse hasta el otoño.

Anuncio

(Tres de los principales empleadores de Los Ángeles se negaron a comentar sobre esta historia: la compañía de seguridad Allied Universal, con casi 13,000 empleados en el condado; Walt Disney Co., con 13,000; y el contratista de defensa Northrop Grumman, con 18,000).

Algunos empleadores enfrentan menos preocupaciones presupuestarias. Bank of America, con 7,500 empleados del condado de Los Ángeles y billones en activos, amplió y mejoró su beneficio de guardería infantil Bright Horizons una vez que la pandemia golpeó y sus empleados comenzaron a trabajar en casa. El beneficio mejorado permite a los empleados recibir hasta $ 100 por día para un proveedor de su elección, con amigos y familiares elegibles. El banco gastó alrededor de $ 93 millones en el beneficio para 20,000 trabajadores desde marzo hasta el 30 de junio, dijo un portavoz.

David Masias, un asesor financiero de 31 años de la división de gestión de patrimonio Merrill del banco, dijo que el respaldo fue útil para él y su esposa, una asistente ejecutiva, ya que trabajaban de forma remota. La pareja tiene una hija de 12 años que asiste al Distrito Escolar Unificado de Glendale, que pasó a la educación a distancia en marzo y lo reanudará el próximo mes.

“Hemos podido traer ayuda externa para mantenerla encaminada durante el día”, dijo Masias, cuya suegra que habla español está ayudando a su hija, que está inscrita en un programa de inmersión en dos idiomas. “Eso ha marcado una gran diferencia al mantenerla en el camino correcto. Definitivamente ves una diferencia entre nuestra experiencia y muchos otros niños y padres con los que he estado hablando en los últimos meses ".

Anuncio

El beneficio de respaldo proporcionó a los trabajadores 40 días de atención al comienzo del año, que el banco luego aumentó con 10 días adicionales de “atención familiar”. El beneficio en efectivo mejorado finalizará el 15 de agosto. El banco está evaluando qué hacer a continuación.

Masias y su esposa no corren riesgos y han estado reduciendo gastos, ahorrando dinero para seguir pagando a su suegra cuando se reanude la escuela. “Esperamos continuar con lo que hemos estado haciendo”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio