Anuncio
Share

OPINIÓN: El cambio de política de Biden sobre el muro fronterizo es un error mortal

A Customs and Border Protection agent patrolling the U.S. side of a razor-wire-covered border wall east of Nogales, Ariz.
Un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza patrulla el lado estadounidense de un muro cubierto de alambre de púas en la frontera con México, al este de Nogales, Arizona.
(Associated Press )

El plan del presidente Biden de reanudar la construcción del muro fronterizo, evidenciado por la reciente incautación de la propiedad de una familia para su construcción, rompe su promesa a los votantes y amenaza con descarrilar la reforma migratoria al rendirse al marco de debate de los nativistas: confundir la inmigración con la criminalidad y la aplicación de la ley de inmigración con la seguridad pública.

El muro es un símbolo fuerte, que da forma al imaginario público y a las historias que contamos sobre la frontera. El anterior presidente Trump lo utilizó para avivar los sentimientos antiinmigrantes; los demócratas lo utilizaron brevemente para resistirse a él. Pero ahora, muchos demócratas han vuelto a su apoyo de décadas al muro.

Cuando crecía en San Diego, cruzando regularmente la frontera hacia la ciudad natal de mi padre, Tijuana, para pasar tiempo con la familia, la administración Clinton erigió un muro de acero corrugado entre las dos ciudades, lanzando la “Operación Gatekeeper” de 1994 y la era moderna de la militarización de la frontera. Yo tenía 6 años y eso transformó mi relación con el país de mi padre.

El vallado de la frontera, una respuesta a la ansiedad demográfica desenfrenada de esa década y anunciada como una herramienta de seguridad nacional, en realidad fortaleció a los cárteles al aumentar sus incentivos y recompensas económicas, desencadenando guerras territoriales y derramamiento de sangre en Tijuana. Mis tíos hablaban de cuerpos disueltos en ácido por un hombre llamado Santiago Meza López, conocido como ‘El Pozolero’. Mientras que antes temía a monstruos imaginarios como ‘El Chupacabra’ y ‘El Cucuy’, mis pesadillas pasaron a estar atormentadas por hombres reales.

Anuncio

Las fuerzas de la militarización de la frontera de Estados Unidos, la demanda de drogas de EE.UU, el contrabando de armas de Estados Unidos hacia México (el 70% de las armas de la escena del crimen de México son rastreables hasta EE.UU) y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que dejó sin trabajo a millones de trabajadores agrícolas mexicanos, crearon miseria, desplazamiento económico, crimen y peligro. Pero eso no lo sabía de niño. Simplemente empecé a pensar en México como un lugar inherentemente aterrador.

La militarización de la frontera ha creado el mismo miedo en millones de estadounidenses. Ha hecho que México y los inmigrantes del sur de la frontera den miedo: a pesar de que son las mismas personas que cultivan los alimentos que comemos, que cuidan de nuestros ancianos y que impulsan nuestras economías locales ocupando puestos de trabajo esenciales. Al mismo tiempo, el muro es utilizado por los líderes de ambos partidos para distraer la atención de las consecuencias de los tratados y las políticas que han perjudicado a la clase trabajadora estadounidense. Es a la vez una realidad mortífera y que coloca la culpa de nuestros problemas sobre los hombros de la gente de más allá del muro.

Desde que se levantó el muro, la reforma migratoria se ha estancado repetidamente.

Mientras Biden no repudia los miedos y ansiedades profundamente arraigados que encarna el muro, los impulsores de una agenda nacionalista blanca como Stephen Miller, antiguo asesor principal de Trump, se dedican a vender la visión de que el cambio demográfico destruirá a Estados Unidos.

Anuncio

El olvido o la indiferencia de Biden serán contraproducentes en las elecciones legislativas de 2022, a menos que forje una nueva y verdadera visión de lo que ofrecen los inmigrantes: esperanza de supervivencia, de crecimiento. Compensan el estancamiento de la población y pueden aportar ideas para diseñar una política exterior más inteligente que no desplace a millones de personas. Como escribió Harsha Walia en su nuevo e impactante libro “Border and Rule”, es un grave error “presentar a los inmigrantes y refugiados como la causa de una crisis imaginaria en la frontera, cuando, en realidad, la migración masiva es el resultado de las crisis reales del capitalismo y el cambio climático”.

El muro puede parecer una preocupación menor en comparación con los miles de niños migrantes que se amontonan en las jaulas de la Patrulla Fronteriza o las continuas separaciones familiares al sur de la frontera. Pero por todos los menores bajo custodia de Estados Unidos, hay otros innumerables que no lo lograron porque el muro los obligó a cruzar el desierto. Muchos nunca serán encontrados, sus cuerpos deshidratados destrozados por los coyotes, y sus esqueletos quedarán esparcidos por la tierra.

Es imposible comprender la violencia de la militarización de la frontera si no se recorren las rutas fronterizas. La intención expresa de la estrategia de “prevención a través de la disuasión” de la administración Clinton era que la gente se viera “obligada a recorrer un terreno más hostil”. Cada vez que he caminado por esas rutas, me he encontrado con nuevos cráneos humanos, junto a Biblias, cartas de amor y polvorientas muñecas de niños. Desde 1998 se han encontrado allí más de 7.805 cadáveres. Se parece a una zona de guerra diseñada para matar a suficientes personas para que dejen de venir.

Mientras los expertos conservadores denuncian el tráfico de niños, el muro empuja a los menores a las manos de los traficantes. Destruye los cementerios sagrados de los nativos y la vida silvestre. Es fácil de romper y costoso de reparar, y desvía las drogas hacia los puertos de entrada y los túneles. Frena el intercambio transfronterizo de cultura e ideas que es fundamental para la salud de nuestra nación.

Anuncio

En “The Divided Self”, el psiquiatra R.D. Laing atribuye la locura a los muros internos entre el yo y los demás. “Lo que fue diseñado en primera instancia como una guardia o barrera para evitar la intromisión disruptiva en el yo, puede convertirse en los muros de una prisión”, escribió.

Lo mismo puede decirse del muro fronterizo. Es una trampa, que ahora moldea y restringe el debate público sobre la inmigración en general.

El viernes, Biden estuvo a punto de ceder al límite abismalmente bajo de Trump para los refugiados, antes de dar marcha atrás ante las intensas críticas. Pero su enfoque no es tan sorprendente; según algunos, ha dudado en aumentar el límite de refugiados debido a los acontecimientos en la frontera.

Si Biden sigue construyendo el muro, no debería sorprenderse si el país continúa por un camino que acepta la destrucción de vidas de inmigrantes. El muro nos ciega ante las verdaderas crisis y nos paraliza en la lucha contra ellas.

Anuncio

Jean Guerrero es autor de “Crux: A Cross-Border Memoir” y “Hatemonger: Stephen Miller, Donald Trump y la agenda nacionalista blanca”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio