Anuncio
Share

Editorial: Es cruel obligar a los moribundos a sufrir el mundo de la burocracia para acabar con su dolor

Amanda Villegas is shown with her husband, Chris Davis, before his 2019 death.
Amanda Villegas junto a su marido, Chris Davis, antes de su muerte. Davis, de 29 años, murió en 2019 de cáncer de vejiga antes de que pudiera completar el proceso de 13 pasos para recibir la medicación que pondría fin a su vida.
(Family photo)

La ley de ayuda a la muerte de California ofrece a los pacientes terminales la posibilidad de controlar sus últimos días, pero está previsto que expire en 2025 si no se toman medidas.

La ley de ayuda médica a la muerte de California otorga a los pacientes con enfermedades terminales el derecho y la capacidad de controlar cómo terminarán sus vidas, pero solo después de que atraviesen por una serie de puertas que agotarían incluso a alguien que no sufriera una enfermedad o condición fatal.

De hecho, hay que seguir 13 pasos para obtener la medicación que pone fin a la vida según la Ley de Opción de Fin de Vida de California, de 5 años de antigüedad, empezando por encontrar dos médicos diferentes que estén dispuestos a ayudar. No todos lo harán. La ley permite a los doctores y a los sistemas de salud optar por no asistir a los pacientes que sufren a acelerar su muerte.

Además, los pacientes deben hacer dos peticiones verbales, con 15 días de diferencia, para que se les ayude a poner fin a su vida. Se tarda semanas, si no meses, en ser considerado mentalmente competente y suficientemente enfermo para poder recibir una medicación que acabe con su vida. No es de extrañar que algunas personas que buscan los medios para acabar con su sufrimiento nunca tengan la oportunidad de hacerlo.

Por supuesto, es importante asegurarse de que los pacientes toman la decisión por su propia voluntad antes de emprender esta acción, pero es cruel prolongar el sufrimiento de alguien que está a punto de morir.

Anuncio

Por eso, los defensores de la ley quieren acortar el proceso en los casos en los que alguien puede morir antes de obtener el visto bueno final. El cambio es parte de un proyecto de ley de la senadora estatal Susan Talamantes Eggman (D-Stockton) que reduciría el período de espera mínimo obligatorio de 15 días entre las dos solicitudes orales de medicamentos para ayudar a morir a 48 horas para todos los pacientes elegibles.

Es un cambio totalmente razonable, ya que no hay ningún dato científico que indique que el período de espera de dos semanas y un día es lo mejor. De hecho, Oregón modificó así su ley de Muerte Digna hace dos años. Se mantendrán muchas barreras para garantizar que el paciente tome la decisión de forma racional y libre. Los pacientes elegibles seguirán teniendo que obtener el consentimiento de dos médicos y hacer dos peticiones orales, así como una petición por escrito firmada, fechada y atestiguada por dos adultos, antes de que se les dé una receta.

El proyecto de ley de Eggman introduciría otras mejoras a la Ley de Opción para el Fin de Vida, como exigir que los sistemas de atención médica y los hospicios deban publicar sus políticas de ayuda médica para morir en sus sitios web, lo que aumenta la transparencia para los pacientes terminales que necesitan acceso rápido a esta información.

No hay razón para no hacerlo; la ley ha funcionado como se pretendía, sin que se haya registrado un solo caso de coacción o abuso, según el autor. De hecho, se ha utilizado modestamente, sobre todo por parte de pacientes con cáncer.

Pero eso no significa que no pueda funcionar mejor, y los cambios propuestos lo harían facilitando a los moribundos la posibilidad de poner fin a su vida en sus propios términos.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio