Anuncio
Share

OPINIÓN: Dejemos que los caballos salvajes hagan su parte para salvar el Oeste

Dos caballos salvajes juegan cerca de Reno, Nevada.
(Andy Barron/Associated Press)

Los caballos salvajes de Estados Unidos están en crisis. En todo el Oeste, el gobierno los acorrala y los mantiene en lo que parecen prisiones antes de esterilizarlos o subastarlos, algunos a propietarios que los atesorarán, pero otros a intermediarios que enviarán a estos hermosos animales a los mataderos de Canadá y México.

Se trata de un crimen horrible contra una especie noble, y pocos estadounidenses saben siquiera que está ocurriendo.

Al mismo tiempo, estamos viendo cómo nuestro mundo se seca y se quema. Los habitantes de California conocen mejor que nadie el costo que estamos pagando por el cambio climático. Temperaturas similares a las de un horno. Inundaciones más profundas. Sequías más prolongadas. Nadie puede dudar de que nos encontramos en un momento de cambio profundo y aterrador.

Anuncio

Pero, ¿y si pudiéramos actuar sobre estos dos desafíos al mismo tiempo? Porque los caballos pueden volver a acudir al rescate de la raza humana, al menos un poco, y trabajar como nuestros aliados en la guerra contra el calentamiento global. Parece una locura, pero hay buenas razones para pensar que las heridas de nuestro frágil ecosistema sanarán más rápidamente si permitimos que los caballos salvajes modernos deambulen por el Oeste como lo hacían los equinos hace miles de años, volviendo a desempeñar el papel de especie “clave” que mantiene el equilibrio de la naturaleza.

Primero, los hechos.

La Oficina de Administración de Tierras, responsable de los caballos salvajes en tierras federales, ha reunido a unos 50.000 y los está almacenando en pastos y otros lugares financiados por el gobierno, con un costo de 120 millones de dólares hasta ahora. Más de 79.000 caballos y unos 15.000 burros todavía deambulan libremente por tierras federales en 10 estados. El gobierno cree que 27.000 es el número correcto, basado en una fórmula revisada por última vez en la década de 1980, por lo que pretende acorralar a otros 50.000 animales en los próximos 10 años.

Las redadas no son bonitas, con caballos perseguidos y aterrorizados por helicópteros y luego acorralados, y tampoco lo es lo que ocurre después, ya que muchos son subastados a propietarios que los venden para obtener una ganancia rápida. ¿Por qué hace esto el gobierno?

Anuncio

El ganado.

El lobby ganadero es extraordinariamente poderoso y quiere todos los pastizales federales para el pastoreo. Cientos de miles de ganado recorren el paisaje en rebaños monstruosos que pastan en exceso, dañando las tierras públicas. Piense en eso la próxima vez que pida un chuletón.

Necesitamos dejar que los caballos recuperen sus tierras, o al menos que las compartan con el ganado. Se trata de megaherbívoros que comen plantas y pesan más de 1.000 libras. En el Pleistoceno, en Norteamérica abundaban los megaherbívoros, que incluían no solo especies de Equus y bisontes, sino también mamuts y mastodontes. Hoy en día, los caballos salvajes tienden a ser el mamífero dominante allí donde se encuentran y actúan como una especie de ingenieros del ecosistema, creando espacios y oportunidades para que otras especies y plantas desempeñen sus funciones en la naturaleza.

A diferencia del ganado, que arranca las raíces de la hierba y los cúmulos de tierra, dejando páramos áridos, los caballos mastican la hierba de la parte superior, dejándola crecer de nuevo rápidamente. Y tienen un sistema digestivo de una sola vía, lo que significa que el pasto y otros alimentos pasan rápidamente por su sistema sin ser digeridos tan completamente, como sucede con el ganado y otros rumiantes. El estiércol de los caballos es, por tanto, un importante difusor de semillas.

Anuncio

Además, a diferencia del ganado, los caballos se alimentan de árboles jóvenes, lo que impide que los árboles y los bosques se apoderen de nuestras praderas. Aunque los bosques extraen el carbono de la atmósfera, los árboles eventualmente se queman y lo liberan al aire. Los pastos retienen el CO2 en sus sistemas radiculares.

Los caballos también son “zahoríes”, que pueden oler el agua subterránea cerca de la superficie y cavar hasta ella con sus pezuñas, creando pozos en los que otras especies más pequeñas pueden beber. Esos animales consumen especies aún más pequeñas y son presa de depredadores más grandes.

No hay una elección difícil que hacer aquí. La industria ganadera ha intentado expulsar a los caballos, pero estos pueden ocupar las mismas tierras que el ganado. Los caballos pueden escalar estribaciones y afloramientos rocosos y vadear fácilmente los arroyos. El ganado tendría dificultades para hacer lo mismo. Si se les da libertad, cada especie encontrará su nicho.

Anuncio

Preservando los pastos que eliminan el carbono de la circulación. Manteniendo la vegetación sana. Cavando pozos. Todas estas son pequeñas formas en las que los caballos pueden ayudar a combatir el cambio climático. ¿Por qué no dejarlos?

Acabar con las redadas también ahorraría millones de dólares a los contribuyentes. Piense en cómo ese dinero podría invertirse mejor en nuestro medio ambiente.

Repoblar el oeste estadounidense con caballos es solo un aspecto de un movimiento mucho más amplio llamado “resalvajización”. La idea básica es reservar grandes áreas y poblarlas con especies que puedan sobrevivir allí, con poca o ninguna participación humana. Esto podría incluir no solo a los megaherbívoros, sino también a los grandes depredadores que mantendrían sus poblaciones bajo control.

Anuncio

En Europa, las organizaciones que se ocupan de la resalvajización utilizan tierras agrícolas abandonadas. Los humanos ya no pueden ganarse la vida allí, pero los animales sí. El resultado es un entorno más saludable en el que los animales nativos y domésticos, tanto depredadores como presas, pueden prosperar.

El gobierno de Estados Unidos debe cambiar el trato que da a los caballos, una especie que ha ayudado a los humanos durante milenios y que está dispuesta a hacerlo de nuevo. Solo tenemos que dejarlos.

Manda Kalimian es la presidenta y fundadora de la Fundación Cana, que apoya la recuperación de la naturaleza en el oeste de Estados Unidos. Su libro “Born to Rewild” sale a la venta el 1 de octubre.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio