Anuncio
Share
Política

Sanders gana las primarias de New Hampshire, venciendo por escaso margen a Buttigieg

Bernie Sanders in Manchester, N.H.
El senador Bernie Sanders saluda a un partidario en un colegio electoral el día de las elecciones en Manchester, N.H.
(Joe Raedle / Getty Images)

Bernie Sanders obtuvo una estrecha victoria el martes en las primarias de New Hampshire, superando a un par de rivales moderados del medio oeste que juntos superaron al campeón de los demócratas progresistas en su territorio de Nueva Inglaterra.

Pete Buttigieg, el ex alcalde de South Bend, Indiana, terminó a unos pocos miles de votos del senador de la vecina Vermont y por delante de la senadora de Minnesota, Amy Klobuchar, cuya fuerte actuación fue la mayor sorpresa de la noche.

La senadora de Massachusetts Elizabeth Warren y el ex vicepresidente Joe Biden quedaron en un solo dígito en el cuarto y quinto lugar, respectivamente, un débil desempeño que puso en peligro sus campañas. Cada uno prometió seguir luchando.

Incluso antes de que se contara la mitad de los votos, el empresario Andrew Yang y el senador de Colorado Michael Bennet anunciaron que se retiraban. Ambos tuvieron un apoyo insignificante.

Anuncio

El estado tiene una historia de volatilidad política, con abundancia de decisiones tardías, y los resultados del martes por la noche se mantuvieron fieles a la realidad.

Casi la mitad de los que votaron el martes dijeron que habían tomado una decisión en los últimos días, de acuerdo con las entrevistas de las encuestas de salida, en comparación con el 25% de hace cuatro años.

El senador Sanders de Vermont, que obtuvo una victoria abrumadora aquí hace cuatro años, era el favorito para prevalecer una vez más. El ex alcalde Buttigieg de South Bend, Indiana, que había aparecido en los primeros lugares hace unas pocas semanas, se benefició de un gran impulso después de terminar en un empate virtual con Sanders en las asambleas electorales de Iowa de la semana pasada.

Pete Buttigieg in New Hampshire.
Pete Buttigieg saluda a sus seguidores en el exterior de un colegio electoral en Nashua, N.H.
(Win McNamee / Getty Images)

Anuncio

Pero la mayor sorpresa fue la senadora de Minnesota Amy Klobuchar, que pareció beneficiarse de una bien recibida actuación en el debate del viernes por la noche. Casi un tercio de los votantes dijeron que el debate fue un factor importante en su decisión, y casi el 20% lo llamó el factor más importante, según las encuestas a pie de urna.

Además, dos tercios de sus partidarios dijeron que habían tomado una decisión en la última semana.

El sentir de los candidatos sobre su posición en la competencia electoral podría ser juzgado por el lugar donde planeaban estar el martes por la noche.

Sanders, Buttigieg y Klobuchar tenían programadas apariciones ante sus seguidores en New Hampshire, al igual que Warren, cuyo hogar está a unas 50 millas de distancia, en Cambridge, Massachusetts. Biden se fue mucho antes del anochecer.

Amy Klobuchar
La candidata presidencial demócrata, la senadora Amy Klobuchar, visita un centro de votación en Manchester, N.H.
(Scott Eisen / Getty Images)

Uno de los muchos votantes de decisión de último momento fue Marilyn Swick, de 72 años, que no se decidió hasta el momento en que entró en su centro de votación en un bullicioso centro comunitario en Hudson un suburbio de Boston.

“Era entre Amy y Pete”, dijo la jubilada, registrada como independiente. “Prefería a una mujer y decidí que de los dos, ella podría tener más posibilidades a nivel nacional”.

Después del colapso del caucus de Iowa, las primarias de New Hampshire se elevaron en importancia ya que la carrera presidencial ahora se precipita a Nevada y Carolina del Sur, seguido por un bombardeo de votaciones de costa a costa el 3 de marzo - Súper Martes - que incluye California.

Anuncio

La victoria, o al menos un buen resultado, prometió dar un impulso y, más concretamente, un aumento en las encuestas, una inyección de dinero y una primera o segunda mirada de los muchos votantes que empiezan a prestar atención a la carrera.

Un final decepcionante amenazó con sacar a varios candidatos de la carrera además de Yang; había 10 en la papeleta, aunque sólo la mitad de ellos eran contendientes firmes.

En el momento en que la campaña demócrata abandona los confines de Iowa y New Hampshire, se perfila como un gran candidato el ex presidente de la ciudad de Nueva York Michael R. Bloomberg, que ya ha gastado más de 200 millones de dólares en publicidad televisiva.

Elizabeth Warren in New Hampshire
La candidata presidencial demócrata, la senadora Elizabeth Warren, saluda a sus seguidores en la escuela primaria Amherst en Nashua, N.H.
(Joseph Prezioso / AFP-Getty Images)

Después de más de un año de campaña, ocho rondas de debates y demasiada especulación, los resultados prometen ofrecer al menos alguna definición de la contienda demócrata en el futuro.

Los candidatos con más cosas en juego fueron Warren y Biden, que terminaron en un decepcionante tercer y cuarto lugar, respectivamente, en Iowa.

El ex vicepresidente ha apoyado en gran medida su campaña en la noción de que es el candidato más capacitado para vencer a Trump en noviembre, basándose en su experiencia y en un relativo centrismo, pero el argumento se vio socavado por su débil actuación en Iowa.

Anticipándose a un revés similar en New Hampshire, se declaró de forma preventiva fuera de la carrera - “Probablemente voy a recibir un golpe aquí", dijo en el debate del viernes - y no se molestó en esperar los resultados. Voló a Carolina del Sur, un estado con una gran población negra que Biden espera que resucite su campaña con las primarias del 29 de febrero.

Anuncio

Warren, que esperaba superar a Sanders en Iowa y establecerse como candidata del ala progresista del partido, se esforzó por evitar un vergonzoso revés en su patio trasero político.

Dijo a sus seguidores el martes por la noche en Manchester que no tenía planes de abandonar la carrera, diciendo que esperaba que la lucha por la nominación fuera prolongada. “La pregunta para nosotros, los demócratas, es si será un largo y amargo refrito de las mismas viejas divisiones en nuestro partido, o si podemos encontrar otra manera”, manifestó Warren, presentándose como candidata de la unidad.

Su próxima parada es Virginia, uno de los estados del Súper Martes.

Sanders también estaba mirando hacia adelante, con eventos planeados a finales de esta semana en los estados del Súper Martes de Carolina del Norte y Texas.

A diferencia de las asambleas electorales de Iowa, que se celebran a una hora determinada, las primarias de New Hampshire fueron un asunto de todo el día. Las urnas se abrieron a las 6 a.m., dependiendo de la ubicación, y se cerraron a las 7 u 8 p.m. (Manteniendo viva su tradición, unas pocas aldeas remotas votaron a medianoche).

Los electores no partidistas, el mayor bloque de votantes de New Hampshire con más del 40% del electorado, fueron autorizados a participar en las primarias demócratas, dando a la votación un reparto más moderado que el de Iowa, lo que limitó la participación de los fieles del partido.

Casi 4 de cada 10 votantes de New Hampshire se describieron como moderados, un aumento notable con respecto a hace cuatro años, y el electorado también tenía una vena claramente pragmática: Más de 6 de cada 10 dijeron que la elegibilidad - la percepción de que un candidato podía vencer a Trump - era más importante para decidir su voto que ponerse de acuerdo con un contendiente presidencial sobre los temas.

Buttigieg obtuvo más de un cuarto de esos votantes y Klobuchar más de 2 de cada 10. Por el contrario, Sanders ganó fácilmente entre los que dijeron que preferían a un candidato que tuviera las mismas posiciones en los temas.

Los republicanos también votaron en las primarias del martes, y se espera que Trump gane fácilmente de camino a su casi indiscutible nominación para un segundo mandato.

Brian Burke, un republicano de Bedford, consideró brevemente cruzar las líneas del partido - lo cual está permitido- antes de emitir su voto para Trump.

“Iba a votar por un demócrata porque parece una carrera más importante en este momento”, dijo Burke, de 51 años, que trabaja en finanzas. “Pero soy republicano y hago todo lo que Donald Trump ha pedido de nosotros”.

Bloomberg ha ignorado Iowa, New Hampshire y los otros dos estados de votación anticipada, centrándose en el Súper Martes y las competencias más allá. Es una estrategia que muchos otros contendientes presidenciales han intentado, aunque se han quedado cortos para la nominación.

Ninguno, sin embargo, contaba con los recursos financieros del magnate de los medios de comunicación, que tiene un valor neto estimado de más de 60.000 millones de dólares y no ha dudado en gastar una buena parte de ellos en su búsqueda de la Casa Blanca.

Los escritores del Times Evan Halper, Janet Hook y Melanie Mason y los corresponsales especiales Caroline S. Engelmayer en New Hampshire y Arit John en Los Angeles contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio