Anuncio
Share
Política

Bernie Sanders concluye su campaña presidencial

Bernie Sanders speaks at a campaign rally March 9 in St. Louis.
Bernie Sanders habla en un mitin de campaña en St. Louis.
(Associated Press)

Bernie Sanders suspendió el miércoles una campaña presidencial anti-establishment (anti-sistema) que cambió el curso de la política demócrata y dio energía a grandes grupos de nuevos votantes, pero no logró formar una coalición lo suficientemente amplia como para ganar la nominación.

La decisión del senador de Vermont se produjo después de que su campaña se estancara tras una serie de derrotas contra el ex vicepresidente Joe Biden en grandes estados ricos en delegados que le dejaron pocas posibilidades de convertirse en el nominado. Sin embargo, Sanders estuvo más cerca que cualquier autoproclamado socialista en la historia de Estados Unidos.

Se recuperó de su derrota en 2016 frente a Hillary Clinton para emerger durante unas semanas como el favorito en las actuales primarias demócratas, antes de que las dudas sobre la sabiduría de su nominación y la ansiedad de los votantes por la rápida escalada de la pandemia COVID-19 movieran a los demócratas a consolidarse rápidamente detrás de Biden. Para cuando Sanders se retiró de la carrera, Biden ya estaba procediendo como el presunto nominado, buscando a sus potenciales compañeros de fórmula.

Aunque no llegó a la nominación, Sanders tuvo un impacto transformador en el Partido Demócrata. Puso patas arriba las viejas reglas del dinero y la política, eclipsando a sus rivales en la recaudación de fondos con un ejército leal de casi 2 millones de pequeños donantes cuyas contribuciones promediaban los 21 dólares.

Anuncio

Sanders empujó con éxito al partido a abandonar la Clinton manía del pasado en favor de un camino más progresista, y forzó a sus rivales a adoptar un papel más expansivo para el gobierno.

Sin embargo, el senador de Vermont luchó por expandir su apasionada base de partidarios a la masa crítica necesaria para ganar la carrera. En última instancia, se encontró con la misma efervescencia electoral en 2020 que en 2016, siendo rechazado por los afroamericanos y los votantes de los suburbios en muchos estados del Sunbelt, cuyo apoyo es esencial para ganar la nominación.

No fue por falta de esfuerzo. Sanders levantó una apasionada brigada de voluntarios progresistas, forjó un vínculo casi inquebrantable con los votantes más jóvenes y se ganó a muchos latinos, algunos de los cuales apodaron cariñosamente al nativo de Brooklyn de 78 años “Tío Bernie”. Sanders incluso sobrevivió a un ataque al corazón en octubre, sólo para ver a sus seguidores redoblar su candidatura.

Los partidarios aprecian su consistencia durante más de cuatro décadas en la política, durante las cuales Sanders nunca se ha apartado de su agenda socialista democrática. Pero esa terquedad también le costó al candidato los votantes que necesitaba para ganar la nominación.

Anuncio

×
Bernie Sanders announces that he has dropped out of the Democratic primary.

Sanders continuó despotricando contra el “establishment” del partido, manteniéndose en sus comentarios elogiosos sobre algunas de las políticas del régimen de Fidel Castro en Cuba incluso en los días previos a las primarias en Florida, con su gran número de exiliados cubanos y sus familias, y poniendo en la picota a los medios de comunicación hasta los últimos días de su campaña. Los votantes de la corriente principal estaban desconcertados.

Aunque la base de Sanders era más pequeña que en 2016 - cuando algunos demócratas lo apoyaron únicamente como alternativa a Clinton - y no logró generar la participación récord que dijo que su revolución política necesitaría, no obstante, prosperó en lo que inicialmente fue un gran y competitivo campo de primarias demócratas de 2020.

El senador se convirtió en el líder de la carrera de 2020, cuando los progresistas se unieron a él y los moderados se repartieron entre el resto de los votos. Sanders fue ayudado por las encuestas que lo mostraron como uno de los candidatos más populares contra Trump en las elecciones generales.

Anuncio

Hizo del cuidado de la salud el tema político que definía la carrera, polarizando el campo demócrata con su cruzada para nacionalizar el sistema de seguro médico privado bajo un programa federal universal de “Medicare para todos”.

Supporters cheer for Bernie Sanders during a campaign rally in Los Angeles on May 23.
Los seguidores aclaman a Bernie Sanders en un mitin de campaña en Los Ángeles el 23 de mayo.
(Los Angeles Times)

Antes de que los moderados se consolidaran finalmente en torno a Biden y bloquearan el camino de Sanders hacia la nominación, la inusual coalición de Sanders lo llevó a obtener fuertes resultados en las primeras contiendas de la campaña, en Iowa y New Hampshire, seguidas de una victoria decisiva en los caucus de Nevada.

En Las Vegas, la victoria de Sanders fue impulsada por los miembros del poderoso Sindicato de Trabajadores Culinarios del estado, muchos de los cuales ignoraron las agudas críticas de sus líderes a la propuesta de Sanders sobre la atención médica, que eliminaría el seguro privado de alta calidad del sindicato.

Anuncio

Esa fue la mayor victoria de la campaña de Sanders. Pero a la semana de su victoria en Nevada, la marea había cambiado. Quedó claro que Sanders, cuya campaña de 2016 fue descarrilada por los votantes del sur, tampoco había hecho las incursiones necesarias para poder atravesar esa parte del país en 2020.

En un debate en Carolina del Sur, los opositores de Sanders y los moderadores se burlaron de su historial de apoyo a algunos programas sociales de gobiernos considerados como de extrema izquierda.

“No vamos a ganar estas elecciones críticas para la Cámara y el Senado si los candidatos en esas elecciones tienen que explicar por qué el nominado del Partido Demócrata le está diciendo a la gente que mire el lado bueno del régimen de Castro”, dijo Pete Buttigieg, ex alcalde de South Bend, Indiana.

En Carolina del Sur, los votantes negros apoyaron a Biden en masa después de que el influyente representante del estado, James E. Clyburn, anunciara su apoyo a la difícil campaña del ex vicepresidente, uno de los respaldos presidenciales más importantes de la historia reciente.

Anuncio

Sen. Bernie Sanders Introduces Medicare For All Act Of 2019
Bernie Sanders introdujo su Acta de Medicare para Todos de 2019 el pasado abril en el Capitolio.
(Getty Images)

En un solo fin de semana, la campaña presidencial había dado un giro de 180 grados. Los votantes negros, la columna vertebral del Partido Demócrata, estaban firmemente en el campo de Biden. Los votantes indecisos y los antiguos partidarios de sus oponentes acudieron en masa al conocido líder del partido.

La repentina concentración del apoyo de la corriente principal en torno a Biden también bloqueó el camino para el multimillonario Michael R. Bloomberg, que había saltado a la campaña como una alternativa moderada y de gran calado contra Biden, una alternativa moderada que de repente ya no era necesaria.

Los defectos de la candidatura de Sanders se pusieron de manifiesto en el Súper Martes, cuando su campaña esperaba conseguir una ventaja insuperable en la carrera por los delegados. Los votantes no inclinados a apoyar al senador de Vermont se unieron a Biden con una fuerza inesperada. Biden ganó 10 de 14 estados, incluyendo algunos donde ni siquiera hizo campaña.

Anuncio

Los votantes jóvenes, la base principal de Sanders, no se presentaron en números inusualmente grandes. En cambio, fueron los partidarios de Biden en los suburbios los que empujaron la participación a niveles récord en algunos estados. Y los latinos pro-Sanders se concentraron en muy pocos estados del oeste, como California y Colorado.

Mientras los líderes demócratas anunciaban su apoyo a Biden, Sanders parecía cada vez más aislado, quedando con muy pocos aliados de alto poder para dar validación a su agenda radical.

Incluso cuando su compañera, la senadora progresista Elizabeth Warren de Massachusetts, se retiró, no se sabía si la mayoría de sus partidarios se inclinarían por el bando de Sanders. Prominentes liberales que, por lo demás, simpatizaban con los objetivos políticos de Sanders, se quejaron públicamente del acoso online que habían recibido de sus seguidores más agresivos.

Durante las dos semanas siguientes, Biden barrió una serie de estados importantes - Michigan, Illinois, Florida, Arizona, incluso Washington, donde Sanders había triunfado en 2016. Mientras el coronavirus que se propagaba eclipsaba la campaña, cerrando las concentraciones y llevando a los funcionarios de Ohio a posponer las primarias de ese estado, Sanders luchó por retener la atención de los votantes.

Anuncio

Estaba muy por detrás de Biden cuando los demócratas fueron a las urnas el martes en Wisconsin, otro estado en el que Sanders ganó a lo grande en 2016.

Pero incluso aunque perdió, Sanders tuvo un gran impacto en el partido ideológicamente, con muchas de sus propuestas consideradas como de izquierda de su campaña de 2016 apareciendo en las plataformas de sus oponentes de 2020.

Presidential Candidate Bernie Sanders Holds Livestream Discussion On Coronavirus Pandemic
En esta captura de pantalla tomada de un webcast de berniesanders.com, el candidato presidencial demócrata, el senador Bernie Sanders, habla sobre el proyecto de ley de estímulo al coronavirus el 25 de marzo.
(berniesanders.com via Getty Images)

Warren abrazó casi de todo corazón la propuesta de Sanders de un Medicare para todos, e incluso los moderados promovieron opciones públicas que irían mucho más allá de los avances de la Ley de Atención Asequible de la administración Obama.

Anuncio

El campo demócrata promovió amplias plataformas pro-sindicatos que estaban más en línea con las democracias sociales europeas que las recientes tendencias de la política laboral estadounidense.

Biden adoptó una versión de la propuesta de Sanders de universidad libre para todos, limitándola a las familias de ingresos inferiores a 125.000 dólares. El plan de Sanders de 2016 para elevar el salario mínimo a 15 dólares ya no era un exceso, era la norma.

Pero con la nominación de Biden, su opción más prominente en la mitad del camino, las esperanzas de los partidarios de Sanders de una “revolución” han vuelto a chocar contra las rocas.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio