Anuncio

Trump, en problemas, profundiza más la provocación racial

President Trump walks past a large U.S. flag before giving a speech at a shipbuilding firm in Marinette, Wis., on June 25.
El presidente Trump elogió un video de un partidario que gritaba “poder blanco”, prometió revocar las reglas de vivienda justa y llamó al rótulo de Black Lives Matter “un símbolo de odio”.
(Evan Vucci / Associated Press)

El presidente Trump sugirió el miércoles que pintar las palabras “Black Lives Matter” en la Quinta Avenida de la ciudad de Nueva York equivaldría a un “símbolo de odio”, quejándose de que tal acción sería “costosa” y “denigraría [a] esta lujosa Avenida”.

Eso se produjo poco después de una amenaza del presidente de vetar la legislación presupuestaria del Pentágono si incluía una medida para quitar los nombres de los generales confederados de las bases militares, que denunció como patrocinado por “Elizabeth ‘Pocahontas’ Warren (¡de todas las personas!)”.

Eso ocurrió sólo unas horas después de su declaración de que “puede FINALIZAR” una regulación federal de vivienda destinada a desegregar vecindarios, que según él ha tenido “un impacto devastador” en los suburbios de Estados Unidos.

Y eso sucedió aproximadamente un día después de que tuiteara nuevamente un video de seguidores en una comunidad de jubilados de Florida casi completamente blanca gritando “poder blanco” desde un carrito de golf.

Anuncio

Al hundirse aún más detrás del ex vicepresidente Joe Biden en las encuestas de elecciones presidenciales, Trump en los últimos días se ha entregado a una serie de llamamientos al racismo.

Llegando en un momento en que las protestas de Black Lives Matter parecen estar cambiando los puntos de vista de los estadounidenses sobre la raza, su movimiento ha confundido a muchos estrategas políticos en ambos partidos, quienes cuestionan por qué Trump cree que tales llamamientos lo ayudarán a salir del agujero cada vez más profundo en el que él se ha metido a sí mismo.

“Lo que buscan los votantes es una forma de recuperar el equilibrio y la paz en la nación y en la Casa Blanca”, dijo Peter Hart, veterano encuestador demócrata. “Todo lo que hace es confrontar”.

En un momento político moldeado por el asesinato policial de George Floyd, Trump se ha posicionado como el heredero político de George Wallace, dijo Douglas Brinkley, un historiador presidencial de la Universidad Rice en Houston, quien señaló que Wallace, ex gobernador de Alabama y Sen Strom Thurmond, de Carolina del Sur, fracasaron en sus intentos de ganar la presidencia en plataformas abiertamente basadas en la supremacía blanca.

Anuncio

“La historia considerará los años de Trump como un movimiento reaccionario de derecha que vio que Estados Unidos se estaba volviendo 60% no blanco y entró en pánico”, manifestó Brinkley. “Cuando la economía colapsó y George Floyd fue asesinado, Trump estaba imposibilitado. Volvió a un viejo libro de prácticas gastadas y perdió el centro en América. Si usted fuera un votante conservador de centro derecha, ahora está buscando deshacerse de él”.

Una serie de encuestas recientes no partidarias respaldan esa evaluación. Con sólo cuatro meses para el día de las elecciones y el país convulsionado por las protestas mientras aún se encuentra en medio de una pandemia que empeora, Trump sigue a Biden, el presunto candidato demócrata, por dos dígitos a nivel nacional y en un número creciente de estados cambiantes. Su apoyo se ha erosionado entre algunos de los que lo respaldaron hace cuatro años.

Si bien Trump parece creer que las apelaciones a los resentimientos raciales consolidarán su apoyo entre sus votantes principales, el problema claramente lo perjudica con el electorado más amplio.

Sólo el 35% de los votantes dijeron que confiaban en la capacidad del presidente para “manejar eficazmente las relaciones raciales” y únicamente el 15% manifestó que estaban “muy seguros”, según una encuesta de Pew Research publicada el martes. La mayoría de los encuestados, el 55%, también expuso que Trump había “cambiado el tono del debate político en Estados Unidos para peor”; nada más el 25% comentó que lo había cambiado para mejor, y el 19% no vio mucho cambio en ambos sentidos.

Anuncio

La explotación dura del tema racial ha sido un tema recurrente en la carrera de Trump, pero el alboroto actual representa una especie de cambio. En ocasiones, durante el último año, ha tratado de apelar por el apoyo de los votantes negros, promocionando su respaldo a las reformas en las leyes federales de sentencias, entre otros asuntos.

Se ha reunido con familias negras cuyos seres queridos han sido asesinados por agentes de policía, pero también ha ofrecido un apoyo más completo a las fuerzas del orden público al tratar de definir a los manifestantes en general como matones sin ley.

Sus tweets del miércoles por la mañana resumieron el enfoque general.

“Nueva York está recortando $$ de la policía por UN MIL MILLONES DE DÓLARES, y aún así @NYCMayor va a pintar un letrero grande, caro y amarillo de Black Lives Matter en la Quinta Avenida”, escribió en el primero de dos tuits.

Anuncio

Continuó en el segundo tuit diciendo que la policía recordaría el “horrible coro BLM, ‘Cerdos, fríelos como a tocino’”. “Tal vez nuestra GRAN Policía, que ha sido neutralizada y despreciada por un alcalde que los odia y les falta el respeto, no permitirá que este símbolo de odio se adhiera a la calle más grande de Nueva York”.

“Se está desviando, esquivando, distrayendo de su propio fracaso” en la carrera y el coronavirus, comentó Donna Brazile, ex presidenta del Comité Nacional Demócrata.

“Creo que es un error de cálculo en este momento porque la gente que protesta no son sólo personas negras”.

El movimiento Black Lives Matter, que las encuestas muestran que el 74% de los estadounidenses ahora apoyan, “se ha convertido no sólo en un punto de reunión urbano sino suburbano. Está dirigido por jóvenes, que les preguntan a sus padres: "¿Cómo pueden apoyar a este hombre en la Casa Blanca?”, agregó Brazile.

Anuncio

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, arremetió contra Trump, defendiendo el pintar las palabras “Black Lives Matter” en la calle.

“Es un mensaje importante para toda la nación”, dijo durante una aparición en “Morning Joe” de MSNBC.

En una sesión informativa de la Casa Blanca el miércoles por la tarde, la secretaria de prensa Kayleigh McEnany defendió los tuits de Trump. El presidente “está de acuerdo en que todas las vidas de los negros importan”, dijo, pero, remarcó, los comentarios de algunos de los líderes de la organización equivalen a un discurso de odio.

También señaló que Trump finalmente eliminó el video de su partidario gritando “poder blanco” y dijo que ha “condenado repetidamente el odio”.

Anuncio

En algunos casos, la retórica de Trump, más allá de afectarlo políticamente, también influye en la política del gobierno.

Luego de una orden ejecutiva la semana pasada, el Departamento de Seguridad Nacional anunció el miércoles el establecimiento de la “Fuerza de Tareas de Protección de las Comunidades Americanas”, que coordinará los activos de las fuerzas del orden “en un esfuerzo por proteger monumentos y estatuas”.

Trump ha defendido repetidamente los monumentos a los generales confederados como parte de “nuestra herencia” y ha utilizado Twitter para amenazar a los manifestantes que los han desfigurado o destruido.

A pesar de ello, un número creciente de ciudades y estados han comenzado a eliminar los monumentos confederados de posiciones prominentes. El miércoles, por ejemplo, funcionarios en Richmond, Virginia, comenzaron a derribar una gran estatua de Stonewall Jackson.

Anuncio

La amenaza de Trump de vetar la Ley de Autorización de Defensa de $740 mil millones si incluye una medida para cambiar el nombre de las instalaciones militares que honran a los confederados provocó una fuerte reacción de los demócratas en Capitol Hill, quienes notaron que un veto bloquearía un aumento salarial para los miembros del servicio.

“Esto es sólo un patrón de él complaciendo a los supremacistas blancos en Estados Unidos y a las personas que creen que la Confederación es algo para honrar”, manifestó el líder de la mayoría de la Cámara, Steny H. Hoyer (demócrata).

El líder de la minoría en el Senado, Charles E. Schumer (D-N.Y.) lo refirió como un engaño del presidente, prediciendo que la medida pasaría con el requisito de cambio de nombre.

“El presidente Trump no vetará un proyecto de ley que contenga aumentos salariales para nuestras tropas y un apoyo crucial para nuestros militares”, dijo Schumer.

Anuncio

Pero el senador James Inhofe (republicano de Okla.), presidente del Comité de Servicios Armados, reveló a los periodistas que Trump habla “muy en serio” sobre un veto y sugirió que los legisladores trabajarían para garantizar que la legislación final cumpliera con la aprobación del presidente. “Tendrá que haber un cambio en la forma en que está ahora”, señaló.

Trump parece apostar a su capacidad de obtener un número récord de votantes blancos descontentos y al mismo tiempo deprimir la participación de los no blancos. Esa estrategia resultó exitosa en 2016, para sorpresa de la mayoría de los encuestadores y expertos.

“Las divisiones raciales y partidistas que definen la era que produjo a Trump, no ha desaparecido”, dijo Eddie Glaude, profesor de estudios afroamericanos en la Universidad de Princeton.

Pero las apelaciones cada vez más descaradas del presidente podrían marcar un nuevo punto de quiebre para algunos votantes que tenían dudas sobre el carácter de Trump hace cuatro años pero que lo apoyaron de igual manera.

Anuncio

Eso es particularmente cierto ahora, ya que su aumento de las tensiones raciales coincide con su incapacidad para contener una pandemia mortal que ha sumido a la economía en una recesión y nuevas preguntas sobre su ignorancia sobre la información de la inteligencia que sugiere que Rusia ofreció recompensas a los talibanes por el asesinato de las tropas estadounidenses.

“Cosas como las de hoy me hacen pensar que tenemos un miembro honorario de los ‘boogaloo boys’ en la Casa Blanca”, dijo Glaude, refiriéndose al grupo extremista en línea de extrema derecha que busca incitar una segunda guerra civil por la raza.

“Pero también obliga a tomar en cuenta un elemento particular de la coalición Trump: personas que se han preocupado principalmente por sus carteras de acciones y los impuestos más bajos, por lo tanto, pasaron por alto el resto”, señaló.

"¿En qué punto se convierte en razón suficiente para abandonarlo?”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio