Anuncio

Definitivamente parece que estamos en guerra: Las inquietantes escenas en las calles de D.C.

×

Washington, D.C., is preparing for President-elect Joe Biden to take the oath of office under what feels like wartime conditions.

Normalmente, las inauguraciones presidenciales son un Mardi Gras constitucional, pero las amenazas han dejado a la capital de la nación en un estado de sospecha y ansiedad.

Cuando Lisa Benton-Short iba en bicicleta al trabajo, antes de que el coronavirus la obligara a enseñar desde su casa, siempre intentaba cruzar el Paseo Nacional cerca del Monumento a Washington.

El camino se curva hacia la base del obelisco, y en la cima se puede ver el símbolo de la democracia americana en casi todas las direcciones - el Capitolio de EE.UU al este, el Monumento a Lincoln al oeste y la Casa Blanca al norte. El monumento en sí mismo parece impresionantemente alto, empequeñeciendo las astas de las banderas que lo rodean.

“Siempre me hace sentir optimista”.

Ahora esos paseos son imposibles, prohibidos por las vallas metálicas que se extienden alrededor del National Mall y las tropas armadas con rifles haciendo guardia. El perímetro de seguridad se extiende por todo el centro de la ciudad, donde las calles antes transitadas están restringidas por los controles militares. Algunos puentes de la ciudad han sido cerrados.

Anuncio

Desde la primera toma de posesión de Abraham Lincoln en 1861, en vísperas de la Guerra Civil, ningún nuevo presidente ha prestado juramento al cargo bajo una nube tan oscura de miedo e incertidumbre. Con el coronavirus arrasando con las comunidades de todo el país y los terroristas domésticos amenazando con atacar, Washington se prepara para la toma de posesión de Joe Biden el miércoles bajo lo que se siente como condiciones de tiempo de guerra.

“Definitivamente parece que estamos en guerra”, dijo Benton-Short. “Pero estamos en guerra con nosotros mismos”.

Las inauguraciones son siempre eventos de alta seguridad, pero normalmente hay un ambiente de júbilo. Cada cuatro años es como un Mardi Gras constitucional, con menos música y más banderas americanas. Los espectadores se amontonan lo más cerca posible del lado oeste del Capitolio para ver la ceremonia inaugural, o buscan lugares a lo largo de la ruta del desfile, esperando ver ese momento icónico cuando el presidente y la primera dama salen de su limusina blindada para caminar por el centro de la Avenida Pennsylvania.

Por la noche, hay fiestas en toda la ciudad, y los que tienen influencias se mezclan en los bailes inaugurales con sus esmóquines y trajes de noche.

Anuncio

El monumento a Washington es visible más allá del alambre de púas instalado alrededor del Capitolio de EE.UU.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Poco de eso habría sido posible este año durante la pandemia, y Biden ya había cancelado muchos de los eventos tradicionales en el interior que podrían convertirse en vectores de la enfermedad. Pero el asedio del 6 de enero al Capitolio de EE.UU, que obligó al Congreso a esconderse mientras los partidarios del presidente Trump asaltaban el edificio, ha transformado la ciudad en una guarnición. Las autoridades federales están luchando para arrestar a los participantes- capturando a casi 100 hasta el viernes - y disuadir la violencia futura, advirtiendo que esperan más ataques en los próximos meses.

El encierro es doloroso para Benton-Short, de 56 años, una profesora de geografía de la Universidad George Washington que se especializa en la importancia de los espacios públicos y es autora de un libro sobre el National Mall.

“Ver estas cosas detrás de las vallas - o no poder verlas en absoluto - es una pérdida de símbolos importantes que nos definen como estadounidenses”, dijo.

Anuncio

Para ella y otros residentes de larga data de Washington, orgullosos de los hitos de su ciudad, los monumentos y edificios neoclásicos parecen disminuidos cuando solo pueden ser vistos desde la distancia.

En lugar de atravesar el cielo azul, el monumento a Washington se asoma suavemente sobre las oficinas del centro de la ciudad. El monumento a Lincoln se encoge en un diorama que parece una caja de zapatos la cual esconde una estatua del 16º presidente. La cúpula del Capitolio, vasta y majestuosa parece la parte superior de un hidrante. La Casa Blanca apenas puede ser vista, perdida en un laberinto de controles de seguridad.

El National Mall, con sus 146 acres de extensión están vacíos y con barricadas. Durante generaciones ha sido un lienzo en blanco donde los estadounidenses pueden celebrar y protestar por su país, o un parque de barrio donde los residentes de D.C. pueden lanzar un Frisbee, jugar al softball o disfrutar de un picnic.

Ahora es más como una pared que se extiende de este a oeste, bifurcando las partes norte y sur de Washington. El Servicio Secreto, que lidera los esfuerzos de seguridad para la inauguración, ha acordonado lo que llama la “zona roja” y la “zona verde”, haciendo eco del lenguaje de Bagdad donde el personal americano permaneció detrás de los muros para protegerse de los insurgentes.

Anuncio

Signs at bus stations ask for information about people who breached the U.S. Capitol on Jan. 6.
Los letreros en las estaciones de autobuses piden información sobre las personas que entraron en el Capitolio el 6 de enero.
(Kent Nishimura/Los Angeles Times)

Aunque la vida en los vecindarios de los alrededores de la ciudad es en gran parte ininterrumpida, el centro de la ciudad está en un punto muerto con muchos negocios cerrados y tapados con madera contrachapada.

Leslie Sowers, de 45 años, se paró en el centro de una intersección y apuntó con la cámara de su teléfono hacia las calles solitarias.

“Surrealista”, dijo. “No sé qué más decir”.

Anuncio

Cuando fue la inauguración del presidente Obama, Sowers y sus amigos comenzaron a celebrar temprano. Pasaron sus días deambulando por los monumentos del National Mall y entrando y saliendo de los restaurantes.

“Es parte de la razón por la que quieres vivir aquí", dijo Sowers.

Rochelle Smetherham, de 46 años, vino en auto desde Nueva Jersey con su marido para el fin de semana de Martin Luther King Jr.

“Nunca había visto tanta valla”, dijo su marido, Douglas, de 48 años.

Anuncio

Así que siguieron caminando a lo largo del perímetro.

“Hemos estado rezando mientras caminábamos”, dijo Smetherham.

Susana Quiñonez de 62 años, trató de apuntar su cámara a través de los huecos de la barrera metálica. Ella normalmente pasea por el parque dos veces a la semana, tomando fotos de los monumentos, pero eso es imposible ahora.

Quiñonez quien es una inmigrante de Perú y trabaja en la Universidad de Georgetown, recuerda que estaba eufórica cuando miró por primera vez desde las escaleras del Monumento a Lincoln hace años. “Oh Dios mío”, pensó para sí misma, “Estoy aquí, estoy aquí".

Anuncio

Ahora la ciudad le recuerda la agitación política que la llevó a dejar su patria.

“No puedo creer que esté pasando aquí", dijo. “Es muy triste ver todo esto”.

Downtown streets like this stretch of Pennsylvania Avenue are nearly empty.
Las calles del centro como este tramo de la Avenida Pennsylvania están casi vacías debido a los controles de seguridad.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Washington ha enfrentado numerosos disturbios y desastres. Hogares y negocios fueron destruidos por los disturbios después de que King fuera asesinado en 1968. Los terroristas volaron un avión al Pentágono a través del río en Arlington, Virginia, el 11 de septiembre de 2001, y un segundo avión podría haber sido apuntado al edificio del Capitolio si los pasajeros no hubieran forzado un aterrizaje forzoso en Pennsylvania. El año pasado, las protestas por la justicia racial atravesaron la ciudad y provocaron una respuesta militarizada de la policía.

Anuncio

Pero la crisis actual ha dejado a Washington al borde de una era. Trump llevó la democracia del país al punto de ruptura, dijeron los residentes enojados de la ciudad en entrevistas, alimentando a sus partidarios con un flujo constante de mentiras sobre una elección robada. Incluso ahora, en la víspera de la toma de posesión de Biden, algunos se niegan a aceptarlo como un presidente legítimo.

Nara Rodríguez, de 32 años, trabaja en seguros corporativos y dijo que el costo de asegurar los daños a la propiedad por el terrorismo ha ido en aumento. Mientras se dirigía a una cafetería con su marido, le preocupaba que asegurar la inauguración de esta semana no fuera el fin de las amenazas terroristas.

“Me preocupa que haya ataques durante todo el año”, manifestó. “Hay pequeños grupos de personas que se han radicalizado”.

Caminando a lo largo de la valla de seguridad fuera de la Corte Suprema, Bill Manville vio a un equipo de tropas de la Guardia Nacional marchar por la calle y a un hombre solitario gritar teorías de conspiración sobre el voto de los muertos.

Anuncio

“Todo es aterrador ahora”, dijo. “He vivido aquí toda mi vida y nunca había visto nada como esto”.

Manville, de 83 años, se topó con una amiga de la familia. Ella le dijo que podía usar la casa de la playa de su familia en Delaware por si quería irse con sus hijos para evitar la posible violencia.

Se negó, confiando en que estará a salvo aunque viva a pocas cuadras del edificio del Capitolio. Solo desea que la inauguración sea más parecida a las que asistió mientras crecía, cuando la mayor preocupación era el potencial frío intenso.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio