Share
Política

A pesar del auge en la economía la popularidad de Trump está por los suelos. Una razón es el mismo Trump

econo1

El senador de Nevada, Dean Heller, busca la reelección como un aliado cercano del presidente Trump, quien perdió ese estado ante Hillary Clinton en 2016. (Ethan Miller / Getty Images)

(Getty Images)

Cuando la Gran Recesión golpeó, Nevada sufrió como con ningún otro estado, y eso incluyó a Corry Castañeda entre sus muchas víctimas.

Su trabajo de remodelación de casas prácticamente se acabó: “la broma era que todos quemábamos muebles para mantenernos calientes”, y hubo ocasiones en que él, su esposa y dos hijos estaban tan solo a un sueldo de la desesperación.

Las cosas cambiaron dramáticamente cuando la economía volvió a la vida. Ahora hay dinero en el banco, dijo Castañeda, y su carrera, administrando bienes raíces comerciales, está prosperando a medida que Reno y sus vecinos experimentan un auge impulsado por la tecnología.

Pero eso no es gracias al presidente Trump o cualquier otra persona en Washington, dice Castañeda.

Anuncio

Trump se jacta de presidir la mejor economía de la historia de Estados Unidos. Incluso teniendo en cuenta su exageración habitual, las estadísticas son impresionantes: la tasa de desempleo más baja en casi medio siglo, un mercado de valores espectacular, incluso después de su reciente caída, los altos niveles de confianza empresarial y de los consumidores.

econo2
(Los Angeles Times)

Sin embargo, el índice de aprobación del presidente se ha estancado en lo más bajo, rondando el rango del 40%, debido a las constantes distracciones que él mismo crea, los beneficios dispares de su ley de recortes de impuestos y votantes como Castañeda que piensan que Trump tiene muy poco o nada que ver con su buena fortuna.

El libertario de 47 años acredita al gobernador del Partido Republicano, Brian Sandoval, y a los líderes empresariales locales por hacer del área de Reno un imán posterior a la recesión para Apple, Tesla y otros sectores que producen empleos. “Gran parte de lo que sucede en Washington no necesariamente se filtra o se traduce al norte de Nevada”, dijo Castañeda, deteniéndose en el camino hacia un almuerzo en el Club Rotario.

Anuncio

La desconexión entre el desempeño económico y las consecuencias políticas no es completamente nueva. El fuerte crecimiento, que alcanzó un 5.2% en el tercer trimestre de 2014, no fue suficiente para evitar el desastre electoral para el presidente Obama en las elecciones de mitad de año, cuando los demócratas perdieron el Senado.

Tal vez porque entonces, como ahora, no todos compartían por igual la prosperidad.

econo2.1
(Los Angeles Times)

Los recortes de impuestos que Trump promulgó como ley han sido como un combustible de cohetes para las ganancias corporativas y los inversores de Wall Street. Pero los estadounidenses con menos recursos han disfrutado de beneficios mucho más modestos, que, según algunos cálculos, se han visto contrarrestados en gran medida por la inflación, el aumento de los costos de atención médica y los precios más altos de la gasolina.

Sin embargo, la brecha entre el bienestar y la popularidad parece ser considerablemente mayor de lo habitual para este presidente. De hecho, las encuestas muestran que la economía robusta no es un factor clave en esta elección intermedia. La clave es el propio Trump.

“Una gran parte de esto es que él tiene una fuerte personalidad y al tener esa fuerte personalidad, lo convirtió en un referéndum muy personal”, dijo Anita Dunn, ex estratega de Obama. “Hasta cierto punto, se ha separado de sus logros políticos”.

John Sides, un científico político de la Universidad de George Washington, fue más directo. “No puede salirse de su propio camino”, dijo Sides, citando las controversias autogeneradas que rodean a Trump desde el momento en que lanzó su candidatura a la Casa Blanca.

Sides calcula que el índice de aprobación de Trump sería aproximadamente un 20% más alto que en la actualidad si no fuera por su comportamiento, temperamento e innumerables escándalos.

Anuncio

La diferencia es significativa. En las elecciones intermedias que se remontan a 1946, los presidentes con calificaciones de aprobación inferiores al 50% en las encuestas de Gallup han visto a su partido perder un promedio de 37 escaños en la Cámara, en comparación con 14 cuando la aprobación de un presidente era superior al 50%. Los demócratas deben ganar 23 escaños para controlar la Cámara el 6 de noviembre.

Como tantas otras cosas en estos días, las percepciones de la economía están fuertemente marcadas por el partidismo.

Los republicanos tienden a tener una visión mucho más optimista que los demócratas —lo contrario cuando Obama era presidente— aunque muchos a quienes no les gusta Trump sin duda lo harían, sin importar qué tan baja sea la tasa de desempleo o cuán alta sea la bolsa de valores.

Los demócratas, según las encuestas, son particularmente reacios a atribuir estos buenos tiempos al presidente o cualquier cosa que haya logrado.

“No soy un economista, pero sé que muchas de las métricas clave ya estaban al alza al final del mandato de Obama”, dijo Tova McGilvray, de 35 años, quien trabaja para una compañía de títulos en Reno después de mantener tres empleos, bartender y bailarina de casino, cuando la economía de Nevada comenzó a crecer en 2008.

“Que Trump quiera llevarse el crédito es tan ridículo como decir que Obama causó la recesión cuando se habla de manipulaciones financieras que ocurrieron bajo Bush”, dijo sobre el predecesor republicano de Obama, George W. Bush.

econo3

La demócrata Tova McGilvray dice que el presidente Trump heredó una fuerte economía del presidente Obama. (Mark Z. Barabak / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Pero el partidismo no puede explicar completamente la disparidad entre el desempeño de la economía y las evaluaciones de Trump.

Anuncio

Una encuesta del Wall Street Journal / NBC News reveló que casi 7 de cada 10 votantes encuestados en septiembre expresaron su satisfacción con la economía y la pluralidad, el 41%, dijo que las políticas del presidente habían ayudado. Aún así, casi 6 de cada 10 dijeron que querían un cambio en la dirección hacia la que se dirigía Trump, incluyendo casi un tercio de los republicanos, lo que sugiere que la economía no era lo más importante para sopesar su voto.

Liza Maupin, por su parte, cree que los presidentes tienen muy poco control sobre la economía, y Trump no es una excepción.

“No creo que puedas acreditar a nadie personalmente. Sé que mucha gente está tomando crédito”, dijo la republicana de 55 años con una risa de complicidad. “La economía es cíclica. Las cosas suben y bajan”.

Por esa razón, ella se enfoca en otros temas, como la inmigración, los derechos humanos y los candidatos que ella cree que funcionarán mejor. Maupin no apoyará a Dean Heller, el senador republicano del estado, ya que busca un segundo mandato y se vincula demasiado con el presidente.

“No soy fanática de Trump”, dijo Maupin, quien recientemente se retiró como directora de una organización benéfica local.

econo3.1

La republicana Liza Maupin cree que los presidentes tienen muy poco control sobre la economía, que se mueve a su propio ritmo. (Mark Z. Barabak / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

 

Es sorprendente, dado el dramático giro en el bienestar de Nevada, en donde la economía no ha sido un tema primordial en la lucha por la reelección de Heller, la campaña para suceder a Sandoval o un par de carreras competitivas para el Congreso.

El desempleo alcanzó su punto máximo de 13.7% en 2010, el más alto en la nación, y durante un tiempo Nevada también lideró al país en ejecuciones hipotecarias y bancarrotas personales.

Hoy en día, el desempleo es del 4.5%, el crecimiento del empleo es más del doble del promedio nacional y las ventas minoristas han alcanzado el nivel más alto en la historia del estado, según Applied Analysis, una firma de investigación y pronósticos económicos.

Pero en lugar de hablar sobre el regreso económico del estado, los candidatos del Partido Republicano se han centrado principalmente en derribar a sus oponentes demócratas.

Heller califica a Jacky Rosen, congresista de Las Vegas, de ser un clon de Hillary Clinton que no ha mostrado nada en su único período en el Congreso.

econo4
(Los Angeles Times)

El representante republicano Cresent Hardy describe al demócrata Steven Horsford, su rival por un escaño en el Congreso de Las Vegas, como un impasible que no paga sus deudas y que su licencia de conducir fue suspendida por ignorar una multa de tránsito.

Eric Herzik, un estudioso de la política de Nevada, dijo que los candidatos eran inteligentes para no poner demasiado énfasis en la economía, ya que el estado de alguna manera todavía se está recuperando de una recesión que duró muchos años.

El desempleo sigue siendo más alto que la tasa nacional del 3.7%. Los precios de las viviendas y los ingresos medios de los hogares, aunque considerablemente más altos, aún no han alcanzado sus niveles previos a la recesión.

“La mayoría de los votantes dirían, sí, esto es bueno, pero no ‘genial’, ‘tremendo’ o cualquier otro superlativo que Trump use en un día determinado”, dijo Herzik, quien dirige el departamento de ciencias políticas de la Universidad de Nevada en Reno.

“Todos están contentos de que la recesión haya terminado”, continuó. “Todos dirían que la economía es muy fuerte ... pero todavía hay mucha gente que no se siente del todo bien y no piensa que la economía los está beneficiando personalmente”.

Todo lo cual hace que la carrera por el Senado de EE.UU. y otras elecciones de Nevada estén demasiado peleadas como para identificar un ganador a tres semanas del día de las elecciones.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio