Advertisement

Aumentan las investigaciones contra Trump tras el freno de la declaratoria de emergencia nacional

Aumentan las investigaciones contra Trump tras el freno de la declaratoria de emergencia nacional
El presidente Trump habla en la Conferencia de Acción Política Conservadora, (CPAC, por sus siglas en inglés) 2019, en Oxon Hill, Maryland, el sábado (José Luis Magaña / Associated Press). (Associated Press)

Las relaciones del presidente Trump con el Congreso dieron un brusco giro para peor el pasado domingo, cuando su declaración de estado de emergencia para crear un muro fronterizo se topó con un obstáculo en el Senado -controlado por el partido republicano (GOP)-, y los demócratas de la Cámara de Representantes dieron luz verde a una nueva investigación para saber si el presidente obstruyó la justicia y abusó de su poder.

La inquietud en ambas cámaras señala los abruptos dos años que Trump tiene por delante, incluso, esta misma semana, cuando intenta superar otros duros golpes. El mandatario regresó a EE.UU con las manos vacías tras su asistencia a la cumbre con el líder de Corea del Norte, y sumado a ello su ex abogado personal pintó un retrato devastador de delincuencia y mal carácter por parte del presidente, en su testimonio ante el Congreso.

Advertisement

El revés a la declaración de emergencia de Trump, que la Cámara ya ha votado para impugnar, llegó con la decisión del senador republicano de Kentucky Rand Paul, quien se convirtió en el cuarto senador de su grupo que se compromete a votar por la resolución respaldada por los demócratas, para rescindir la declaración de Trump. Eso sería suficiente para permitir que la resolución sea aprobada en el Senado, suponiendo que todos los demócratas la apoyarán.

Trump, molesto porque el Congreso se negó a proporcionarle dinero para el muro fronterizo, adelantó que vetaría la medida. Expuso que la declaración de emergencia le permitirá desviar dinero de los militares y otros programas gubernamentales para construir un muro.

Advertisement

Si bien ninguna cámara parece haber reunido una mayoría a prueba de veto, la muestra de oposición a la solución de Trump para cumplir su promesa de campaña de erigir un muro fronterizo representa un reprimenda de su propio partido.

El informe de la última deserción del GOP sobre la polémica declaración de emergencia de Trump fue publicado el pasado domingo en el Bowling Green Daily News, de Kentucky, que informó que Paul - un defensor de Trump en muchas contiendas clave- planeaba unirse a otros tres republicanos que ya se comprometieron a bloquear la declaración.

Si Paul y los demás se unen, ello forzará a Trump a ejercer el primer veto de su presidencia y representará una inusual ruptura con su partido en un tema clave.

Mientras tanto, la Cámara demócrata, recientemente fortalecida, señaló que Trump se enfrenta a un nuevo escrutinio en varios frentes. El jefe del Comité Judicial de la Cámara, el representante Jerrold Nadler (D-N.Y.), dijo que su panel abrirá una investigación para saber si el presidente obstruyó la justicia y abusó de su poder.

Advertisement

Nadler, entrevistado en "This Week", de ABC, esbozó las líneas generales de una amplia investigación que revisará documentos de docenas de organizaciones e individuos, incluido el hijo mayor del mandatario y sus socios comerciales más cercanos.

"Mañana enviaremos solicitudes de documentos a más de 60 personas, desde la Casa Blanca al Departamento de Justicia; desde Donald Trump, Jr. hasta [el director financiero de Trump Group] Allen Weisselberg, para iniciar las investigaciones y presentar el caso a los estadounidenses sobre la obstrucción de la justicia, la corrupción y el abuso de poder", precisó Nadler.

Sobre el juicio político, sin embargo, el demócrata de Nueva York advirtió contra cualquier dilema. "Antes de impugnar a alguien, hay que convencer a los estadounidenses de que eso es realmente necesario", aseveró Nadler en el programa de ABC.

Trump tuiteó el pasado domingo que era un "hombre inocente acosado", y renovó sus ataques contra los investigadores, los medios de comunicación y su ex abogado personal Michael Cohen, quien la semana pasada lo implicó públicamente en una serie de irregularidades.

En un dramático testimonio televisado en el Capitolio, Cohen afirmó que Trump ordenó un pago en efectivo a la actriz de películas para adultos Stormy Daniels, para evitar que los detalles de su presunto amorío se difundieran antes de la votación de 2016. También afirmó que Trump sabía de antemano sobre la filtración de WikiLeaks de correos electrónicos que serían perjudiciales para Hillary Clinton.

La presentación de Cohen ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes coincidió con el viaje del primer mandatario a Vietnam, para una cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un, de la cual regresó con las manos vacías.

El pasado domingo, el consejero de seguridad nacional, John Bolton, se refirió a la cumbre como un éxito y defendió a Trump por decir que "confía" en que el líder norcoreano no estaba al tanto del maltrato que dejó al estudiante estadounidense Otto Warmbier con daño cerebral irreparable. Warmbier, un estudiante de 22 años de la Universidad de Virginia, murió días después de haber regresado a su casa en 2017, en estado de coma.

"Cuando él dice: 'Voy a confiar en su palabra', no significa que la acepte como una realidad, sino que acepta que eso fue lo que dijo Kim Jong Un", afirmó Bolton en "Fox News Sunday".

Advertisement

Sin embargo, en otra aparición televisiva, el asesor de seguridad nacional evitó cuidadosamente sus propias opiniones sobre la culpabilidad de Kim. Los críticos, incluidos los padres de Warmbier, Fred y Cindy, expresaron después de la cumbre que responsabilizan al líder norcoreano, porque prácticamente nada importante ocurre en Corea del Norte sin su consentimiento.

"Mi opinión no importa", afirmó Bolton en "State of the Union", de CNN, cuando fue presionado por el anfitrión, Jake Tapper, para declarar si pensaba que Kim era el culpable.

Mientras Bolton defendía el desempeño de Trump en Hanoi, los aliados del presidente rechazaron a los acusadores que sostienen que Trump interfirió indebidamente en la investigación por Rusia, llevada a cabo por el fiscal especial Robert S. Mueller III.

Una de las áreas de investigación de Mueller, es para discernir si el primer mandatario obstruyó la justicia. "Está muy claro que el presidente obstruyó la justicia", remarcó Nadler en ABC.

Eso provocó un arrebato de ira del líder de la minoría de la Cámara de Representantes, el representante Kevin McCarthy, quien también era participante en la junta.

"Creo que el congresista Nadler decidió hacer juicio político al presidente el mismo día en que éste ganó las elecciones", expuso el republicano de Bakersfield.

Pero McCarthy pareció dejar de lado a Trump cuando se le preguntó durante la entrevista si Corea del Norte había "asesinado" a Warmbier con el conocimiento de su líder.

"Creo que Kim sabía lo que pasó, que estaba mal", respondió.

Otra reprimenda pública de Trump desde las filas del partido republicano este domingo provino del representante Justin Amash, de Michigan, quien disputó la emergencia para el muro de Trump. "Creo que el presidente está violando nuestro sistema constitucional", afirmó en "State of the Union", de CNN.

En el Senado, los legisladores Lisa Murkowski, de Alaska, Susan Collins, de Maine, y Thom Tillis, de Carolina del Norte, también dijeron que votarían por la medida de los demócratas para rescindir el decreto de emergencia. Varios otros senadores del partido republicano expresaron serias preocupaciones al respecto.

Advertisement

Los republicanos del Congreso, sin embargo, se han manifestado en su mayoría en consonancia con Trump sobre las investigaciones relacionadas con Rusia realizadas por Mueller y los demócratas del Congreso, aún cuando otro líder de un comité demócrata clave prometió más esfuerzos para determinar si Rusia había obtenido influencia sobre Trump a través de su red de intereses financieros.

El representante Adam B. Schiff, demócrata de Burbank que encabeza el Comité de Inteligencia de la Cámara, señaló que su panel investigará cómo Trump logró obtener préstamos bancarios en un momento en que Wall Street los rechazaba. Schiff también señaló que su comité haría un seguimiento sobre la afirmación de Cohen de que Trump continuó intentando, a lo largo de su campaña, lograr un acuerdo para construir una torre en Moscú, y mintió al respecto. "Necesitaremos hablar con algunos de los bancos que han hecho negocios con el Sr. Trump... como el Deutsche Bank, que tiene antecedentes de lavado de dinero ruso", remarcó Schiff en "Face the Nation", de CBS.

En breve, el comité llamará a los funcionarios de la organización Trump y a uno de sus más antiguos colaboradores, Felix Sater, para interrogarlos sobre el proyecto de Moscú y asuntos relacionados, anticipó, Schiff.

"Hay muchos testigos que podrían arrojar luz sobre si la seguridad nacional de Estados Unidos, está comprometida porque el presidente ha estado persiguiendo intereses financieros con los rusos", dijo Schiff.

Pero los republicanos insistieron en que nada de lo dicho por Cohen les hizo pensar sobre los líos comerciales del primer mandatario, o sobre el conocimiento que tuvo su campaña sobre las actividades de Rusia en el período previo a la elección. "No creo en absoluto, que el presidente haya mentido sobre Rusia", afirmó el representante Jim Jordan, de Ohio, el republicano de mayor rango en el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, quien se empeñó en señalar a Cohen como mentiroso durante la audiencia de la semana pasada. Cohen se declaró culpable de haber mentido previamente al Congreso.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí 

Advertisement
Advertisement