Share
Política

Trump culpa a la “caza de brujas” por su pésimo desempeño en las encuestas

trump

El presidente Donald Trump. (Evan Vucci / Associated Press)

(Evan Vucci / Associated Press)

“Sin la caza de brujas ILEGAL, los números de mi encuesta, especialmente debido a nuestra históricamente ‘excelente’ economía, serían de 65%", escribió la semana pasada el Presidente Trump.

Con toda seguridad, el presidente cree lo que escribió. Es un sentimiento fuertemente sostenido entre muchos de los ardientes partidarios de Trump de que si Deep State o el estado profundo no lo hubiera apuñalado por la espalda, la investigación del fiscal especial Robert S. Mueller III y los medios cómplices, la gente ya se habría dado cuenta de que Trump es, como dijo recientemente el actor Jon Voight, “el mejor presidente desde Abraham Lincoln”. O al menos el resultado sería más justo de lo que recibió.

¿Es cierto que los números en las encuestas del presidente han sufrido en gran medida debido a lo que él llama una “caza de brujas”?

La respuesta más breve y precisa para esto y todas las contrafactuales es: “Nunca podremos saberlo”. Sin embargo, hay muchas razones para concluir que la respuesta es, probablemente no.

Anuncio

Hay dos razones que se refuerzan mutuamente para esta conclusión, una estructural y otra específica para Trump. La explicación estructural es que el electorado se ha ido polarizando durante décadas, y la presidencia se había convertido en un símbolo en la cultura de la confrontación mucho antes de Trump.

Ha habido sólo unas pocas veces en las últimas décadas cuando un presidente ha disfrutado de una súper mayoría de aprobación pública. Durante el tiempo de guerra, por ejemplo, el efecto de estar alrededor del presidente a menudo afecta al partidismo. George H.W. Bush llegó al 89% después de la primera guerra de Irak, y después del 9/11, su hijo alcanzó el 90%.

Otros eventos también pueden obtener este tipo de aprobación. Los números más altos de Bill Clinton se dieron el día en que fue impugnado (un hecho que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, probablemente esté considerando, ya que el Congreso considera la acusación de Trump). La opinión generalizada es que el golpe en la encuesta de Clinton fue menos un referéndum sobre el presidente que sobre el esfuerzo por destituirlo. El mejor desempeño de Barack Obama, 69%, se produjo cuatro días después de su toma de posesión, cuando muchos estadounidenses tenían la esperanza de que su presidencia pudiera cumplir su promesa de campaña de dejar atrás la cultura bélica.

En todos estos casos, sin embargo, el efecto entrópico de la polarización se reafirmó a sí mismo cuando los estadounidenses se dividieron de nuevo en equipos de Rojo (republicano) y Azul (demócrata). Obviamente, los eventos importaban. Si, por ejemplo, la segunda guerra de Irak se hubiera desarrollado, las cosas podrían haber sido diferentes, pero hay pocas razones para creer que la tendencia más amplia no se habría manifestado nuevamente.

Anuncio

Y luego está el caso específico. Trump ganó en 2016 seleccionado por el colegio electoral mientras perdía el voto popular por casi 3 millones de votos. Según Gallup, asumió el cargo con un índice de aprobación del 45%. Su índice más alto en las encuestas de Gallup se logró el mes pasado: 46%.

La noción de que el público habría abrazado a Trump, pero que la investigación de Mueller lo hizo impopular, choca con todas las pruebas que sugieren que simplemente fue algo en lo que las personas que ya no gustaban del presidente pusieron sus esperanzas. Cuando se descubrió que los hallazgos de Mueller revelaron que no había “colusión”, el índice de aprobación de Trump bajó, no subió. Además, el hecho de que Trump goce de la aprobación mayoritaria para su manejo de la economía aun cuando sus calificaciones generales de desaprobación se mantengan altas, demuestra que los votantes no sólo miran los indicadores económicos cuando juzgan a los presidentes.

Sin embargo, hay una forma en la que el informe de Mueller puede haberlo lastimado: su reacción ante ella. Cuando el juicio político se acercaba a Clinton, por muy obsesionado que estuviera con él, su posición pública era ignorarlo y, al menos, parecer que estaba centrado en los asuntos públicos. Trump eligió otra manera.

Los presidentes normalmente comienzan sus mandatos cruzando el pasillo e intentando, al menos, parecer que representan a todo el país. Intentan construir sobre la coalición que los eligió. Trump nunca ha hecho ningún esfuerzo sostenido en este sentido. Desde su discurso inaugural, Trump ha atendido a sus más grandes y fervientes seguidores.

Esta es una característica que define el personaje de Trump. Las únicas personas que importan son las que lo aman. Y desde su elección, se burla habitualmente de la idea de que debería ser “presidencial” porque a sus seguidores les resultaría “aburrido”.

Es fácil imaginar un mundo donde la indagación de Mueller nunca sucedió. Es más difícil imaginar uno en el que Trump no sea Trump, por eso el 65% de la aprobación nunca estuvo sobre la mesa.

 

 

Anuncio

https://www.latimes.com/opinion/op-ed/la-oe-goldberg-trump-poll-twitter-20190528-story.html?fbclid=IwAR0t5G4mToRjsOnpzkxPLmJ9hUCtJRuxiWxLlrJhFXAkMWNw0h130zLSUaE

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio