Anuncio
Share
Política

Trump dice que el discurso del Estado de la Unión se centrará en la unidad en medio de un gobierno dividido

union

El presidente Trump pronuncia su discurso sobre el Estado de la Unión en una sesión conjunta del Congreso el año pasado. (Pablo Martinez Monsivais / Associated Press)

(Associated Press)

Rara vez la mera programación de un discurso sobre el Estado de la Unión ha arrojado tanta luz sobre el estado de la nación, y específicamente sobre las relaciones entre los líderes de su gobierno.

El presidente Trump pronunciará el discurso anual en una sesión conjunta del Congreso este 5 de febrero por la noche, una semana después de lo previsto inicialmente. Por primera vez, se enfrenta a una oposición demócrata recientemente empoderada que se opone profundamente a su programa de inmigración de línea dura, y que está preparada para investigar a su administración en una serie de temas.

“Va a ser un discurso que va a cubrir muchos temas, pero parte de él va a ser la unidad”, dijo Trump a los periodistas la semana pasada. Los ayudantes dicen que pondrá de relieve cinco cuestiones: la inmigración, el comercio, la infraestructura, el precio de los medicamentos recetados y la seguridad nacional.

El discurso se retrasó en medio del cierre gubernamental más largo de la historia de Estados Unidos después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, revocara la invitación y accediera a reprogramarla sólo cuando las agencias cerradas fueran financiadas y reabiertas, un recordatorio directo a Trump de que ahora comparte el poder con ella y con otros demócratas de la Cámara de Representantes que ganaron la mayoría en noviembre.

Anuncio

En el discurso televisado de Trump a mitad de su mandato, será Pelosi quien estará mirando por encima del hombro de Trump desde el estrado de la Cámara de Representantes, no un republicano.

La tregua entre los dos dirigentes podría ser efímera. El acuerdo de financiación que permitió al presidente proceder con el discurso es sólo temporal. Se avecina la fecha límite del 15 de febrero para aprobar otro proyecto de ley de financiamiento del gobierno, en medio de pocos indicios de que él y los demócratas están más cerca de llegar a un acuerdo sobre el tema que los divide: miles de millones para su muro fronterizo.

Trump ha amenazado con declarar una emergencia nacional para construir el muro, incluso insinuando que podría hacerlo hoy martes. Pero tal uso de la autoridad ejecutiva para eludir el poder del Congreso ha provocado advertencias de republicanos y demócratas sobre acciones legislativas o legales para contrarrestarlo.

En un avance del discurso, un alto funcionario de la administración que habló bajo anonimato, dijo que el tema sería “la grandeza de metas” y que Trump “animaría al Congreso a rechazar la política de resistencia, y en su lugar adoptar un espíritu de cooperación y compromiso”.

Anuncio

“Juntos podemos romper décadas de estancamiento político”, dice Trump, según un extracto. “Podemos salvar viejas divisiones, curar viejas heridas, construir nuevas coaliciones, forjar nuevas soluciones y abrir la extraordinaria promesa del futuro de Estados Unidos. La decisión es nuestra”.

El tono hace eco al lenguaje que Trump usó en sus dos anteriores discursos ante el Congreso. Sin embargo, contradice los comentarios y tweets públicos habituales de Trump, que le han ayudado a convertirse en uno de los presidentes más polarizantes de la historia moderna.

A pesar de los crudos sentimientos en el Capitolio y las perspectivas de que la agenda de Trump se verá obstaculizada por las investigaciones y las preocupaciones electorales de 2020 en los próximos dos años, el discurso le da a Trump la oportunidad de exponer su agenda política y presentar el caso directamente al pueblo estadounidense en el horario de máxima audiencia.

union2
(Los Angeles Times)

La inmigración será probablemente el tema más prominente, dada la creencia de Trump de que mantener su promesa de campaña para construir el muro es fundamental para sus perspectivas de reelección. Hace dos años, justo después de asumir el cargo, dijo en su discurso ante el Congreso que pronto estaría construyendo “un gran, gran muro”.

Ya no está exigiendo 2,000 millas de concreto o ladrillos a través de toda la frontera sur y está pidiendo miles de millones de dólares al Tesoro en lugar de a México. Los demócratas se han resistido a financiar lo que Pelosi llama un muro “inmoral”, proponiendo en su lugar gastar dinero en aviones no tripulados, agentes fronterizos adicionales y otras medidas de aplicación de la ley.

La agenda comercial de Trump plantea un caso más complejo. A pesar de la oposición de muchos aliados republicanos y del dolor de sus partidarios agrícolas, ha abierto una guerra comercial con China que insiste en que está a punto de dar resultados en concesiones de Pekín. Ha renegociado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Canadá y México; aunque el nuevo acuerdo está lejos de la revisión radical que Trump prometió, la aprobación del Congreso es incierta, dado que el comercio siempre divide a ambas partes.

El presidente también pedirá un plan de infraestructura, por tercer año consecutivo. En 2017, pidió al Congreso 200,000 millones de dólares de dólares en inversión pública y privada combinada. En 2018, aumentó su meta a 1,5 billones de dólares.

Anuncio

Trump también podría buscar apoyo bipartidista en parte de su agenda de salud, después de su fallido esfuerzo por derogar la Ley de Atención Asequible, al reorientar sus esfuerzos para reducir los precios de los medicamentos recetados.

Desde que asumió el cargo, Trump ha prometido repetidamente controlar los precios, publicando en 2018 un plan que presentaba una propuestas para cambiar la forma en que Medicare, en particular, compra medicamentos y regula los planes de medicamentos recetados.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos ha tomado medidas para poner en práctica algunas de esas ideas. La semana pasada, los funcionarios dieron a conocer una propuesta para tomar medidas enérgicas contra los reembolsos secretos de drogas que frecuentemente se negocian entre los fabricantes de drogas y los planes de drogas.

Pero la administración ha mostrado un interés limitado en medidas más sólidas, favorecidas por muchos demócratas, para dar a Medicare autoridad directa para negociar o regular la mayoría de los precios de los medicamentos. Y los fabricantes de medicamentos continúan aumentando agresivamente los precios; los costos de más de 250 medicamentos recetados aumentaron este 2019, según un análisis de Reuters.

En la parte de seguridad nacional de su discurso, Trump cubrirá una variedad de objetivos y políticas. La administración ha invertido mucho en un esfuerzo por derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro, liderando un esfuerzo internacional para reconocer al líder de la oposición, Juan Guaidó. El enfrentamiento es uno de varios que pone a Trump en oposición a Rusia.

Trump también anunciará  la fecha y el lugar de su segunda cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un. Ya ha dicho que tendrá lugar a finales de febrero, y los informes sugieren que se celebrará en Vietnam.

El presidente ha sido criticado por buscar otra reunión a pesar de la falta de concesiones de Kim. Corea del Norte continúa avanzando en su programa nuclear, a pesar de la declaración de Trump después de la cumbre del 2018, de que la nación “ya no era una amenaza nuclear”.

Sus líderes de inteligencia testificaron en el Congreso la semana pasada que es poco probable que Corea del Norte renuncie a sus armas nucleares o misiles.

Anuncio

Trump también está en desacuerdo con sus jefes de inteligencia por su evaluación de la amenaza del Estado islámico. Trump ha declarado que el grupo ha sido derrotado al defender la retirada de las tropas de Siria, mientras que sus asesores de inteligencia dicen que el grupo se está reconstruyendo en Irak y Siria, con miles de combatientes todavía bajo su mando.


Anuncio