Advertisement

Trump hace una oferta sobre DACA que los demócratas pueden y deben rechazar

Trump hace una oferta sobre DACA que los demócratas pueden y deben rechazar
Al hablar en la Sala Diplomática de la Casa Blanca el sábado, el presidente Trump propone protecciones temporales para algunos inmigrantes indocumentados a cambio de fondos para el muro fronterizo para terminar con el cierre parcial del gobierno. (Jim Lo Scalzo / EPA-EFE/REX) (EFE)

Al ofrecer una especie de compromiso para poner fin al cierre parcial del gobierno, el presidente Trump invitó al público estadounidense a unirse a él el sábado 19 de enero en un ejercicio para tratar de limpiar su imagen ante el cierre del gobierno.

La gente debería resistirse al impulso de responsabilizar a cualquiera que no sea Donald Trump por el cierre, históricamente largo e innecesario, de gran parte del gobierno federal, aunque sus facilitadores republicanos en el Congreso también pueden disfrutar de la vergüenza que este hecho ha generado.

Advertisement

Presionado por la creciente desaprobación de su liderazgo incluso entre sus principales partidarios, Trump propuso lo que él llamó un pago inicial para una reforma migratoria más amplia: una congelación de tres años de deportaciones para los Dreamers o inmigrantes traídos a Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños, y para algunos no ciudadanos con Estatus de Protección Temporal.

Tal alivio temporal, sin embargo, no haría que los Dreamers estuvieran mucho mejor de lo que están ahora.

Advertisement

A cambio, Trump quiere 5,700 millones de dólares para su preciado muro a lo largo de la frontera sur. Vale la pena señalar que el presidente cambió su retórica significativamente, ya no es un muro del Océano Pacífico al Golfo de México, dijo, sino "barreras de acero en lugares de alta prioridad" identificados por los agentes fronterizos.

Aunque podría ser un punto de partida para negociaciones reales, no es, por el momento, un acuerdo que merezca la pena tomar.

En primer lugar, Trump ha demostrado ser un negociador completamente poco confiable, cambiando continuamente de posición; los demócratas deberían pedir más información antes de saltar a cualquier oferta.

Más allá de eso, las cortes ya han proporcionado alguna protección temporal para los Dreamers; la promesa de Trump de una inmunidad de tres años contra la deportación no es una gran mejora, si es que la hay. Además, los demócratas no deberían negociar sobre asuntos fronterizos hasta que el gobierno reabra.

Advertisement

De lo contrario, solo estarían animando a Trump a tomar al gobierno como rehén de nuevo la próxima vez que quiera algo que el Congreso no le dará.

Mientras presentaba su nueva visión más limitada de un muro, Trump continuó caracterizándola como una solución imposiblemente mágica a una serie de problemas, algunos de los cuales ni siquiera estaban relacionados con la frontera. Si se construyera su muro, dijo Trump, "la tasa de criminalidad y el problema de las drogas en nuestro país se reduciría rápida y grandemente. Algunos dicen que podría cortarse a la mitad".

Una barrera física puede ser una parte útil de la ecuación de seguridad, por eso tenemos muros a lo largo de aproximadamente 700 millas de la frontera mexicana. Pero un muro no puede hacer lo que dice Trump; lo que puede hacer es enviar un mensaje claro y feo al resto del mundo sobre la mentalidad de búnker del presidente y su base de simpatizantes.

Lo mejor que se puede decir sobre la oferta de Trump es que abre un terreno intermedio potencial en el que los demócratas podrían estar de acuerdo en gastar más en seguridad fronteriza y Trump, a su vez, podría estar de acuerdo en proporcionar un camino a la ciudadanía para los jóvenes cuyo único hogar real está aquí, en Estados Unidos. Pero no llegaremos hasta que Trump se niegue a reabrir el gobierno a menos que obtenga 5,700 millones de dólares para su muro.

Trump parecía estar listo en diciembre para aceptar un proyecto de ley de gastos temporales sin dinero para su proyecto favorito. Solo después de que algunos expertos xenófobos y miembros de extrema derecha del Congreso lo acusaran de ceder, Trump reafirmó su insistencia en un muro. De hecho, aumentó el precio de 5,000 millones de dólares a 5,700 millones de dólares.

El presidente quiere claramente que el discurso del 19 de enero reformule su obstinada demanda de muros como una petición razonable a cambio de una solución tardía al espinoso problema que plantean los Dreamers. Pero también es responsable del dilema de los Dreamers, habiendo terminado precipitadamente el programa de Acción Diferida del presidente Obama, con el fin de obtener influencia sobre los demócratas en las negociaciones sobre la política de inmigración.

Este es un tema recurrente en el mandato de este presidente transaccional: para tratar de coaccionar al Congreso para que apoye algo que gran parte del país no quiere, fabrica un problema con la esperanza de que fortalezca su posición negociadora. Lo hemos visto una y otra vez los esfuerzos concertados de la administración para socavar el Obamacare, sus amenazas al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, las guerras arancelarias que lanzó con gran parte del mundo industrializado, el fiasco de la DACA y ahora el cierre gubernamental más largo en la historia de la nación.

Trump se ha acorralado con su pared, y los demócratas del Congreso no están dispuestos a darle una salida fácil. Por eso Trump hizo pública el sábado su propuesta de acuerdo, para que pareciera que está negociando, en lugar de simplemente prolongar el cierre con la esperanza de que los demócratas del Congreso cedan. Pero si vamos a salir del lío que hizo Trump, tiene que estar dispuesto a negociar, no solo a ofrecerse a resolver otro problema que creó a cambio de conseguir la pared que tanto desea.

Advertisement

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement