Anuncio
Share
Vida y Estilo

L.A. Affairs: Estaba oxidada en esto de las citas. ¿Podría superar mis nervios y volver al juego?

The problem was: I really liked him.
El problema era que realmente me gustaba.
(Veronica Grech / For The Times)

Conocí a Paul a través de la Asociación de Alpinistas del Sur de California. Nos hicimos amigos en viajes de escalada en roca a Joshua Tree, Lake Perris y Point Dume en Malibú. Cuando la novia de Paul se mudó, sentí pena por él.

Entonces, mi compañero de nueve años me dijo que habíamos terminado.

Así que Paul y yo estábamos recién solteros, oxidados en el coqueteo, y torpes como alumnos de séptimo grado. Después de casi una década lejos de la escena de las citas, cuando se trataba de romance yo era como una jirafa bebé en patines de ruedas.

Nuestra primera cita no oficial fue una fiesta de Halloween en el Valle de San Fernando. (Estaba cojeando a causa de una caída durante un viaje de escalada a Suicide Rocks, donde traté de impresionar a Paul con mis habilidades de escalada en roca y terminé sobre mi trasero a sus pies).

Anuncio

Me recogió en su auto con un atuendo de rockero de los 80, incluyendo una peluca de Richie Sambora, y me abrió la puerta del pasajero. Subirme me resultó incómodo con la minifalda de mi disfraz de bufón de la corte.

Nerviosa de estar a solas con él, traté de entablar conversación y le pregunté: “¿Es demasiado corto? ¿Puedes ver algo?” Inclinó la cabeza como un perro confundido, sin saber a dónde fue el palo y si se supone que debía perseguirlo.

Si bien no me importaba la exposición física de mirar desde una cornisa de 600 pies de altura mientras escalaba con Paul, exponer mis sentimientos en una relación potencial era aterrador.

Anuncio

Entonces mis padres llegaron a la ciudad desde Massachusetts. Cuando los llevé a los servicios religiosos ese domingo en la Capilla Wayfarers en Rancho Palos Verdes, les advertí que se portaran bien. (Mi papá busca cualquier oportunidad para imitar a Pavarotti, y mi mamá llora con la música religiosa).

Mientras estaba sentada entre ellos, me encontré soñando despierta con Paul. Sentí que incluso podía oler su colonia. Eso fue raro, ¿verdad? Gracias a Dios que no podía ver el vestido floral púrpura que usé esa mañana para complacer a mi madre. Era una especie de saco muy conservador, de estilo de Nueva Inglaterra, que mi abuela me compró, y no algo que la mujer moderna de Los Ángeles que intentaba ser usaría.

Entonces el himno final terminó y la gente se volvió para finalmente ver quién estaba cantando (mi papá) y para mirar la cara manchada de rímel de mi madre.

Mientras trataba de sacarlos de los bancos, casi chocamos con Paul. También estaba tratando de salir de la iglesia antes de que lo viéramos.

Había estado sentado detrás de nosotros todo el tiempo.

Después de un intercambio incómodo y superpuesto, me sonrojé para combinar con mi vestido, hice una rápida presentación a mis padres y luego hice lo que cualquier persona normal de 37 años haría: Entré en pánico y dije: “Bueno… ¡Qué gusto verte!” y corrí hacia el auto.

El problema era: Que realmente me gustaba.

Anuncio

Unas semanas después, cuando me encontré con Paul en el gimnasio de escalada Rockreation de Los Ángeles, expresé mi pesar por mi inmadurez en la iglesia coqueteando tanto que incluso el gerente puso los ojos en blanco. Paul sugirió cenar esa noche en P.F. Chang’s. Llegamos al postre, y mi galleta de la fortuna decía: “El proyecto que tienes en mente pronto cobrará impulso”.

Me acompañó al coche esa noche y me preguntó si podía entrar y hablar. Aquí viene, pensé, y me preparé para el discurso de “sólo amigos”.

“Bueno, probablemente ya sabes que me gustas”, dijo. “Pero no estoy seguro si tú sientes lo mismo”.

Espera, ¿qué?

“Me gustaría empezar a salir, pero podría resultar incómodo con nuestros amigos si esto no sale bien”, continuó. “Si no funciona”, dijo, él aceptaría ser el que se alejara del círculo de amigos para hacerme las cosas más fáciles.

Me quedé quieta como un conejo atrapado por una luz con sensor de movimiento.

“¿Podrías decir algo?” dijo Paul. “Siento que es el medio tiempo del partido de los Lakers, y estoy desnudo en el centro de la cancha”.

Todo salió a borbotones. Tartamudeé diciendo que él también me gustaba. (Confesó que no había estado casualmente en la iglesia; había ido con la esperanza de encontrarse conmigo, y luego trató de escaparse cuando se dio cuenta de que estaba con mis padres).

Anuncio

Tuvimos algunos momentos incómodos juntos en nuestros primeros días de citas.

Como nuestro primer beso fallido.

Fuimos a cenar a Native Foods en Westwood, y mientras caminábamos de regreso a su auto, estaba nerviosa balbuceando sobre el sabroso sándwich de tempeh Reuben cuando trató de besarme. Pensé que estaba abriendo galantemente la puerta de su camioneta, no inclinándose con los labios. Salté hacia atrás y grité como si me hubiera arrojado café caliente.

Una semana después me besó de verdad en el balcón de mi apartamento mientras las hojas de la palmera crujían y mi entrometida vecina azafata nos espiaba.

Jugamos al minigolf en el One Putt en Hawthorne, nos besamos bajo una torre de salvavidas en Manhattan Beach, y poco a poco superé mi timidez.

Había puesto mi vida en las manos de Paul docenas de veces en las rocas. ¿No tenía sentido confiar en él y en mí?

Poco más de un año después, nos casamos en la Capilla Wayfarers. Pero no pude disfrutar del champán. Ya estaba embarazada de gemelos.

Durante los últimos 17 años hemos celebrado el aniversario de la “cena del Partido de los Lakers” con una cita en P.F. Chang’s. Expresamos nuestra gratitud por nuestra relación, y también por haber dejado atrás nuestra incómoda fase.

¿El mensaje en mi galleta más reciente? “Canta y regocíjate, la fortuna te sonríe”.

La autora es escritora independiente. Su sitio web es ellennordberg.com

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio