Anuncio
Share
Vida y Estilo

L.A. Affairs: L.A. Affairs: Me gustaba. Pero a ella le gustaban los juegos

la-hm-la-affairs-richard-perez-20190831.JPG
Dijo que tiene dificultades para decir “no” y que está trabajando en ello.
(Matt Rota / For The Times)

Había visto el perfil de OkCupid de J durante bastante tiempo. Acababa de terminar una relación de cinco años con alguien que conocí en el sitio (¡las citas en línea sí funcionan!), pero tenía miedo de volver a la jungla de las citas.

Fue su look vintage lo que me atrajo. Detrás de sus anteojos de ojo de gato con montura negra había un par de ojos cálidos. Parecía tener un sentido de la moda de los años 70 de ropa de segunda mano que complementaba su estructura aparentemente delgada. Su fetiche por los discos de vinilo iba desde la fase temprana del ragtime blues hasta el raro y oscuro rock en español.

¡No tiene hijos! ¡No es alérgica a los perros ni a los gatos! ¡Nacida, criada y aún viviendo en Los Ángeles! Los dioses de las citas querían que ganara.

Me acompañó al coche esa noche y me preguntó si podía entrar y hablar. Aquí viene, pensé, y me preparé para el discurso de “sólo amigos”.
Anuncio

“¿Eres originaria de Echo Park?” Le envié un mensaje de texto a través del sitio.

“Es correcto”, contestó.

Le hablé de los Dodgers de Los Ángeles, y le pregunté si había asistido a algún partido. (También fue una manera astuta de ver si ella estaba siendo sincera sobre su edad).

“¿Te acuerdas de Fernandomanía?”

Anuncio

“Nunca he estado en un juego de los Dodgers”, contestó. “¿Cuál es tu edad?”

“Tengo 45 años”, respondí.

“¿En serio? Te ves más joven en tus fotos. Bien por ti... Bien por mí”, respondió. Y luego añadió: “Tengo 42 años”.

¿Debería invitarla a salir? No quería arruinar las cosas dando un paso demasiado pronto. ¡Invítala a salir!


“¿Cuándo es tu próximo día libre?”

“Mañana, ¿por qué?”

“Vamos a tomar un café”, sugerí.

“¿En serio? Eso suena bien”.

Sugerí que nos reuniéramos en Zona Rosa en Pasadena.

Anuncio

Fue entonces cuando decidió lanzarme una bola curva que el lanzador de los Dodgers, Clayton Kershaw, habría admirado.

“Sabes, no estoy tratando de voltear las cosas o de jugar. Lo siento, pero no puedo ir a tomar un café”, me respondió.

Continuó explicando que tiene dificultades para decir “no” y que está trabajando en ello. Dice que le resulta difícil interactuar con los hombres y que ha decidido tomarse un “descanso prolongado” de las citas. Me dice que no me lo tome como algo personal. Y no lo hago.

Parece que las viejas tácticas que solía usar han cambiado.

Había menos sitios de citas a principios de la década de 2000, cuando yo estaba en ellos por primera vez. Pero me parece recordar que las probabilidades de ser dejado plantado eran bastante escasas considerando que la población de citas en línea era escasa.

Ahora, con más personas y sitios en línea apareciendo, este comportamiento ha florecido. De alguna manera eso suaviza el golpe para la confianza en uno mismo. (Parece que todos los que hacen citas en línea tienen una historia “de ser dejado plantado” que contar). En el mundo de las citas en línea, tampoco tenemos que “escuchar” la voz de una persona o “ver” cómo nos rechazan. Todo está en una pantalla.

Pero eso no disminuye el sentimiento de frustración y decepción.

Anuncio

Decidí tomarme un descanso de OkCupid. Mi ayuno duró alrededor de una semana, y me dije a mí mismo que si el perfil de J todavía estaba activo, la invitaría a salir. Otra vez. Intentaré ganármela. Mi instinto me dice que lo haga. Sin embargo, no estoy acostumbrado a golpear curvas, y decidí buscar la ayuda de un jugador experimentado.

Kasper es un amigo mío. También es bueno para la charla ingeniosa y el encanto. Le pedí que me ayudara a escribir una respuesta. Sabía que estaba rompiendo una de las reglas de las citas en línea. Pero mi medida no fue por desesperación, sino por un deseo de claridad.

La contacté: “Espero no estar sobrepasando mis límites pero pensé en hacer el esfuerzo porque, bueno, realmente me gusta tu estilo”. (No necesitaba saber que estas eran en realidad las palabras de Kasper).

Debe haber funcionado, porque terminamos llevando el chat en línea al siguiente nivel: Intercambiamos números de teléfono, y le pedí que me llamara.

Diez minutos después de comenzar nuestra conversación telefónica, ya estábamos compartiendo una buena risa. (Dijo que sonaba como el ex presidente Bill Clinton, algo que nunca me habían dicho antes. Respondí con mi mejor impresión exagerada).

Al final de la conversación acordamos reunirnos a la mañana siguiente, aunque la hora y el lugar aún no se habían determinado. Después de despertarme, ducharme y afeitarme, le envié un mensaje de texto: “Buenos días. ¿Cómo estás?”

Y luego esperé.

Y esperé.

¿Quizá mi mensaje no fue enviado?

Pero espera un segundo, no voy a seguir ese juego. Entonces, ¿qué estaba pasando? ¿Un cambio de opinión? ¿Se arrepintió? ¿Era ella la que jugaba? ¿Y eso importaba? ¿Valía la pena estrujarme el cerebro para tratar de encontrar una razón?

Me sentí como un tonto. Pensé que la había impresionado con mi confianza lo suficiente como para que ella quisiera reunirse después de mi segundo intento. No me arrepiento de haberla invitado a salir otra vez, o de haberle pedido ayuda a Kasper (¡gracias amigo!).

Una semana después, mi teléfono vibró con un mensaje de texto.

J me estaba contactando.

Respondí con un signo de interrogación.

Ella admitió lo que yo ya sabía: dejó colgado nuestros planes de café. Se disculpó y dijo que no quería herir mis sentimientos. Manifestó que estaba en un estado de depresión. Le comenté que mis sentimientos no estaban heridos, pero que estaba confundido en cuanto a por qué no quería reunirse después de decir que sí.

Porque todavía se siente como que voy a tener una cita, contestó ella, y la idea del romance “me da todo tipo de sentimientos encontrados”.

“¿Romance?” le respondí. Le dije que no tenía tales expectativas. Todo lo que quería era reunirme para tomar un café y conversar. “No soy un conductor rápido”, agregué.

“Entiendo”, contestó. “Voy a ir a prepararme para el trabajo”.

“Que tengas un buen día en el trabajo, platicamos más tarde”, le respondí.

Pero no lo hacemos. Bloqueé su número.

El autor trabaja en la industria restaurantera, y está en Instagram @10000blackcats.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio