Anuncio
Share
Vida y Estilo

Los científicos les enseñaron a estas adorables ratas a jugar a las escondidas

A rat hides behind a piece of cardboard
Una rata se asoma por detrás de un trozo de cartón mientras juega al escondite.
(Reinhold, Sanguinetti-Scheck, Hartmann & Brecht)

Los científicos que jugaban a las escondidas con ratas descubrieron que a sus sujetos de estudio les encantaba el juego, y eran notablemente buenas en eso.

El experimento no convencional, descrito en la edición del viernes de la revista Science, arroja luz sobre el sofisticado sentido del juego en estos pequeños roedores y los complejos mecanismos que funcionan en sus cerebros. También insinúa la utilidad evolutiva de este tipo de juego.

“Pienso que es una importante contribución al campo científico”, dijo Jeffrey Burgdorf, neurocientífico de la Universidad Northwestern que no participó en el estudio.

En las últimas décadas, los científicos han comenzado a explorar las bases neuronales, conductuales y evolutivas del juego.

Anuncio

El juego es confuso porque se hace sin un propósito aparente y sin embargo, todo tipo de animales, desde ratas hasta elefantes y humanos, participan en él. De alguna manera, el juego parece ser una parte esencial del desarrollo de los mamíferos jóvenes.

Estas conductas probablemente ayudan a entrenar el cerebro de alguna manera, dijo Michael Brecht, neurobiólogo de la Universidad Humboldt de Berlín.

“Muchas personas piensan que jugar y divertirse son cosas triviales, pero creo que sucede lo contrario”, dijo Brecht, autor principal del estudio.

Anuncio

Los investigadores han documentado tipos simples de juego en todo tipo de mamíferos. Eso incluye ratas de laboratorio, que incluso se ha encontrado que emiten “risitas” ultrasónicas cuando les hacen cosquillas.

Pero Brecht dijo que él y sus colegas se preguntaron sobre los relatos de los dueños de mascotas que dijeron que sus queridas ratas podrían participar en un juego más complejo: el escondite.

En comparación con algo como la lucha libre juguetona, el escondite es más complejo por varias razones. Requiere una comprensión de las reglas, un entendimiento claro de los distintos roles de los jugadores y la capacidad de asumir diferentes papeles en distintas rondas.

Los nuevos descubrimientos en el este de África sugieren que los comportamientos humanos como el pensamiento simbólico y la creación de redes sociales extendidas se establecieron hace al menos 320,000 años, decenas de miles de años antes de lo que se pensaba.

Los investigadores enseñaron a seis ratas machos adolescentes cómo jugar una versión individual de las escondidas. Equiparon una gran sala con barreras de cartón y pequeños contenedores para servir como escondites para humanos y ratas, respectivamente. El juego comenzó cuando la rata se colocó en una pequeña caja en el medio de la habitación.

Si la rata era el “buscador”, el científico se escondería y luego abriría la caja de forma remota. Si la rata era el “oculto”, el científico se agacharía junto a la caja cuando saliera la rata, lo que provocaría que el pequeño roedor se apresurara a ponerse a cubierto. Las seis ratas aprendieron a ser el buscador; cinco de ellos también pudieron manejar el escondite.

Por lo general, en experimentos con ratas de laboratorio, los investigadores ofrecen comida como recompensa. Pero Brecht y sus colegas sabían que las ratas pueden ser entrenadas para realizar conjuntos de tareas muy complejas sólo por una recompensa alimentaria, y querían una respuesta más natural.

Entonces, cuando el científico encontró una rata escondida, o fue descubierto por una rata que buscaba, el animal fue “recompensado” con caricias, cosquillas o juegos bruscos antes de que el juego se reiniciara para otra ronda.

Anuncio

Las ratas resultaron ser jugadores notablemente sofisticados. Si los científicos los dejaban mirar, las ratas usaron señales visuales para encontrarlos más rápido. Los animales también revisaron los escondites que su oponente usaba repetidamente. Cuando se encontró al humano, las ratas hicieron llamadas ultrasónicas, que los científicos midieron pero no pudieron escuchar, que podrían recordar el triunfante "¡Te encontré!”.

Las estrategias de las ratas cambiaron por completo cuando estaban en el papel de ocultas. A menudo cambiaban sus escondites, y preferían refugiarse en cajas opacas en lugar de transparentes. No hicieron las mismas vocalizaciones cuando fueron encontradas, una indicación de que estaban haciendo todo lo posible por permanecer ocultas.

De hecho, a menudo prolongaban el juego huyendo del científico y volviéndose a esconder, retrasando así la interacción social, una señal de que las ratas estaban jugando por diversión, no por ninguna recompensa.

Brecht dijo que había otras señales de que las ratas disfrutaron de la actividad. Frecuentemente hacían saltos de alegría o “freudensprung”, bromeaban con el científico e hicieron muchas llamadas cuando el juego terminaba y cuando comenzaba.

De alguna manera, las ratas también entrenaron a los científicos sobre cómo jugar. Los investigadores descubrieron que, si bien a las ratas les encantaba esconderse, saldrían corriendo a ver al científico si él o ella tardaban demasiado en encontrarlas. Entonces los científicos tuvieron que acortar el tiempo que tomaron para encontrar a los roedores.

“Ciertamente fue en ambos sentidos”, dijo Brecht sobre el entrenamiento.

Mientras jugaban las ratas, los investigadores registraron su actividad cerebral de neuronas individuales en la corteza prefrontal medial, una región asociada con las reglas y la proximidad social. Descubrieron que las neuronas de las ratas respondían de manera muy específica a diferentes eventos del juego. Por ejemplo, una neurona en la corteza infralímbica se encendería sólo al comienzo de las rondas de búsqueda, cuando el animal recibía indicaciones para el papel que debía desempeñar.

El hecho de que las ratas aprendieran tan rápido las reglas y pudieran jugar con tanta sofisticación, sugiere que esconderse y buscar podría no ser un concepto tan extraño para estos animales, dijo Brecht. De hecho, manifestó que el comportamiento probablemente está muy extendido en el reino animal, aunque aún no se sabe exactamente cuántas especies podrían participar en juegos.

Anuncio

“Creemos que el juego del escondite podría ser un juego muy antiguo”, dijo Brecht, “tal vez más [como] 100 millones de años. Y que esto es parte de ese repertorio. Nos sorprendió lo buenas que eran en eso”.

Burgdorf, que no participó en el estudio, dijo que la capacidad de rastrear neuronas individuales, particularmente en un entorno relativamente más libre que los experimentos de laboratorio típicos basados ​​en recompensas, fue una hazaña impresionante.

“Esto nos permite poder estudiar el mecanismo básico de la emoción a nivel de una sola neurona”, dijo. “No pudimos hacer esto antes”.

Peggy Mason, neurobióloga de la Universidad de Chicago que no participó en el trabajo, estuvo de acuerdo en que las lecturas neuronales eran un “tour de force” (recorrido de la fuerza), pero dijo que estaba más impresionada por el descubrimiento de que las ratas no sólo aprendieron a esconderse y buscar – sino por el hecho de que querían jugarlo.

“Se están divirtiendo en el juego, y eso es bastante sorprendente”, dijo Mason. “Para mí, los resultados de comportamiento impulsan mucho nuestro pensamiento”.

Pero, ¿por qué las ratas y otros animales, especialmente los más jóvenes, participan en diferentes formas de juego, tanto simples como complejas? Esa es una pregunta más difícil de responder, dijo Brecht. Una posibilidad es que estos juegos ayuden a los animales pequeños como las ratas a aprender a esconderse de los depredadores.

El juego probablemente ayuda a los animales jóvenes a aprender cómo interactuar socialmente, dijo Mason. Señaló la evidencia de que cuando se impide que los roedores jueguen durante el desarrollo temprano, no se convierten en adultos normales. En cambio, se ponen ansiosos, no juegan bien con los demás y no son buenos padres.

“La idea [es] que esto resulta ser algo que los está entrenando para dar y recibir interacciones sociales, que son inevitables en la vida de casi todos los animales en un momento u otro”, dijo Mason.

Los investigadores agregaron que el escondite podría convertirse en un paradigma útil para probar si las ratas, como los humanos y otros primates, podrían tener habilidades de “Teoría de la mente”, como la capacidad de percibir las perspectivas de los demás.

En todo caso, dijo Brecht, los hallazgos hablaron de las increíbles complejidades del juego, y los animales que participan en él.

“Deberíamos tener más aprecio por nuestras capacidades lúdicas”, dijo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio