Anuncio
Share
Vida y Estilo

L.A. Affairs: No me dijo que estaba casado. Facebook lo hizo

Lindsey Todd story
Busqué su nombre en Facebook y apareció una tierna foto de él, con una mujer, y tres niños.
(Andre da Loba / For The Times)

Entiendo que no hables de todos tus cosas personales en la primera cita. ¿Pero para la número 2? Es el momento de decir: ‘Por cierto, estoy casado y tengo tres hijos’.

Nos conectamos por primera vez en Tinder en febrero. Estuve fuera de la ciudad el fin de semana, en la boda de mis amigos en Las Vegas. Estaba rodeada de parejas y hojeaba distraídamente perfiles en sitios de citas en línea cuando lo vi: de unos 40 años, con cabello rubio arenoso y grueso, profesor universitario y músico. En su breve biografía, mencionó que los esfuerzos humanitarios eran de gran interés para él. Además, que le gustaba el desayuno para la cena. Tomé nota.

Marcó todas mis casillas superficiales: atractivo, educado, creativo pero con los pies en la tierra (¡Tiene trabajo!) y aparentemente altruista. Estaba intrigada. Intercambiamos algunos mensajes, y luego las celebraciones de la boda entraron en vigor, así que a medida que sucedieron las cosas, los mensajes disminuyeron.

Pasé el resto del fin de semana ayudando con las diligencias de última hora de la boda, viendo a la feliz pareja decir “sí” a un Elvis bastante convincente, y posiblemente borracho, y disfrutando de las travesuras posteriores a la boda.

Es fácil seguir adelante con partidos como estos, pero unas semanas después, tras una decepcionante cita de café con cero química, me encontré revisando viejas conexiones y decidí enviarle un mensaje.

Anuncio

Para mi sorpresa, me respondió casi inmediatamente y me preguntó si me gustaría ir a cenar y a ver una obra de teatro la noche siguiente.

Me dejó sin palabras. Este tipo tenía clase. Normalmente, no me atrevo a comprometerme a una larga primera cita con un perfecto desconocido, pero me encanta el teatro, y francamente, el gesto me intrigó y me encantó.

Aún así, hice mi investigación de antemano. Encontré su perfil en LinkedIn y ratemyprofessor.com y localicé docenas de comentarios positivos de estudiantes (en su mayoría mujeres) que hablaban de su dedicación como profesor, además de su buena apariencia adicional.

En esta era de OKCupid, Match.com y Tinder, es difícil recordar cómo eran las citas en Los Ángeles antes de que apareciera el Internet, pero yo lo recuerdo, como si fuera ayer...

Anuncio

Se ofreció a recogerme para la cena, así que después de asegurarme de que no me iba a encontrar con el próximo Ted Bundy, le di mi dirección. Llegó puntualmente y estaba esperando afuera cuando bajé las escaleras. Me saludó con un abrazo y un beso en la mejilla y luego me abrió la puerta de su Porsche negro.

De camino a la cena, la conversación fluyó. Me preguntó sobre mi trabajo, mis pasiones y mi visión de la vida. Durante la cena, hablamos de nuestros antecedentes (él era del suroeste, yo soy de Louisiana), de lo diferente que era la cultura en Los Ángeles y de nuestras familias. Le hablé de mi perro y le pregunté si tenía mascotas. Dijo que los tenía de niño, pero ya no.

En el camino a nuestros asientos para la obra esa noche, mi cita se encontró con un colega y nos presentó. “Qué encantador”, pensé.

Al ver la obra, tuve un momento de felicidad perfecta. Las obras de teatro son una de mis cosas favoritas, y durante muchos años asistía a verlas sola o con mis amigas, ya que las parejas anteriores habían sido menos entusiastas.

Sabía que podría ser fugaz, pero esa noche, por un instante, sentí la promesa de algo nuevo, algo bueno y que podría funcionar.

De vuelta en mi apartamento, me acompañó hasta mi puerta y compartimos un beso prolongado. Le agradecí por un momento encantador, y se fue, como un perfecto caballero. Me quedé dormida sonriendo.

La semana siguiente, me invitó a cenar y a ver una película en el Grove. La cinta no fue muy buena, pero sentada en la parte de atrás con su brazo alrededor de mí, realmente no me importó. Estaba con un tipo dulce, guapo e inteligente a quien le gustaba y me trataba como a una princesa.

Anuncio

Después de la película, lo invité a tomar una copa. Las cosas progresaron de una manera deliciosa, su toque parecía natural e intuitivo, y yo me sentí libre. Al final de la noche, lo acompañé a la salida, nos dimos un cálido abrazo y prometimos volver a vernos pronto.

Los días siguientes, estaba llena de excitación. Nos escribimos, nos enviamos selfies, y platicamos de los detalles banales y las pequeñas emociones de nuestros días. Hicimos planes para la semana siguiente. Estaba contando las horas y molestando a mis amigos con mi nueva alegría.

Entra Facebook.

La causa (¿y la solución? El jurado aún está fuera) de todos los problemas de la vida.

Busqué su nombre, y apareció una foto de él, con una mujer y tres niños.

La miré con curiosidad durante un momento. ¿Podría ser... una pariente? ¿Una prima? Hice un poco más de clic. Y entonces sentí que mi piel se enfriaba.

Estaba todo ahí. Fotos viejas de su boda, habían sido novios en la preparatoria. Sus tres hermosos hijos. Los bautizos de sus niños y otras reuniones familiares. Y una foto más reciente de él llevándola a un concierto una semana antes.

Estaba temblando. ¿Cómo puede estar pasando esto? Respiré hondo y le envié un mensaje de texto. “Oye, ¿puedes llamarme cuando tengas un momento? Necesito hacerte una pregunta”. Pasaron unos minutos. No podía esperar más.

Anuncio

Finalmente, volví a enviar un mensaje de texto: “¿Estás casado?”

Llamó unos minutos después.

Estaba tranquilo, tal vez resignado. Aseguró que estaban separados y que ella sabía que él estaba saliendo en citas. Dijo que había planeado decírmelo, pero que nuestra última noche juntos iba tan bien que no pudo hacerlo.

Le dije que estaba en shock, decepcionada y que me sentí traicionada. (Entiendo el no descargar todo tu equipaje personal en la primera cita.

¿Pero para la cita número 2? Ese es el momento de decir: “Por cierto, estoy casado y tengo tres hijos”). Me sentí como una atracción secundaria, un paseo que había tomado por capricho, una vida alternativa que había probado. Le dije que necesitaba tiempo para procesarlo.

Unos días después le envié un mensaje de texto para hacerle saber que todavía quería verlo pero que estaba trabajando con mi ira. Me contestó que si realmente me sentía así, probablemente era mejor no seguir adelante.

No hace falta decir que me decepcionó, pero más por perder el sueño que al hombre real. Era “demasiado perfecto”, como dicen. Trato de no ser muy cínica, pero supongo que tenía que haber una trampa en alguna parte. (Y el Porsche tenía mucho más sentido en retrospectiva).

Incluso si nos hubiéramos reconciliado, no creo que la relación hubiera funcionado a largo plazo. Yo hubiera temido que siempre estuviera usando una máscara, todo el tiempo escondiendo la verdad. Parecía tan fácil para él, tan fundamental.

Pensé en comunicarme con la esposa, la universidad, publicar una reseña en ratemyprofessor.com, pero al final, simplemente lo dejé pasar.

Me encontré con su perfil en Bumble recientemente. Las mismas fotos, la misma línea sobre filantropía y el desayuno para la cena. Esta vez deslice el dedo hacia la izquierda.

La autora es una reclutadora y representante de talentos en Los Ángeles.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio