Anuncio
Share
Vida y Estilo

L.A. Affairs: No necesitaba una carta astral para saberlo: nuestra cita fue un mal destino

la-hm-la-affairs-danielle-fogel.jpg
Parecía un caballero moderno con armadura brillante.
(Jean-Francois Martin / For The Times)

Creo que la cita salió bien, pero nunca llamó ni envió un mensaje. Traté de mantenerme positiva, y...

Soy una firme creyente en las señales. Zodíaco y demás. Después de que mi relación de casi siete meses con un compañero de signo de agua no fue nada fácil, regresé de mala gana al mundo de las aplicaciones de citas después de que mis amigos me instaran a “volver a salir”.

Tras semanas sin suerte, un atractivo y exitoso hombre de 32 años se puso en contacto conmigo en Hinge. Su frase inicial era una letra de Drake y tenía un adorable bulldog francés, así que estaba bastante impresionada. Después de días de mensajes, intercambiamos números de teléfono.

Dijo que aunque no veía la hora de conocernos, estaba viajando por trabajo, lo cual tenía que hacer bastante. Así que sugirió lo siguiente mejor y programó una llamada telefónica. (Pensé que esto era muy maduro, dadas las muchas perspectivas que existen sólo en los mensajes directos de Instagram).

La llamada duró una hora y media. Platicamos de todo, desde nuestros gustos musicales (similares), nuestros cumpleaños (porque me gustan los signos, ¿recuerdas?) y nuestra educación.

Anuncio

Me dijo que era un Libra, y se oyeron campanas en mi cabeza de que él podría ser la señal de aire que había estado buscando todo el tiempo. Hicimos una cita para el miércoles siguiente. (Después de la conversación, les dije a mis compañeros de cuarto que consideraría reunirme con él a mitad de camino entre nuestro condominio en Century City y su casa en Sherman Oaks. ¿En un Los Ángeles congestionado por el tráfico? ¡Ese es un compromiso serio!).

Los siguientes seis días pasaron con llamadas telefónicas de más de una hora de duración en medio de sus viajes de trabajo.

En la noche de la cita, no tuve que conducir hacia el Valle: me sugirió un lugar cerca de mi casa, el Roger Room en West Hollywood. Incluso se ofreció a hacer que su Uber pasara y me recogiera... un caballero moderno con armadura brillante.

Durante mis reflexiones sobre qué ponerme (el pronóstico decía que llovería y la chaqueta más cálida que tengo es de piel sintética), recordé la última vez que fui al Roger Room hace aproximadamente un año: era una cita entre semana con un Libra casi demasiado bueno para ser verdad, la conversación fluyó y la cita salió bien, y me dijo que me llamaría cuando regresara de un viaje de trabajo a Costa Rica... pero nunca lo hizo.

Nos encanta estar en nuestros teléfonos. Mucho. Ahora una industria artesanal en torno a la “desintoxicación digital” quiere ayudarte...

Anuncio

Oye, espera un segundo, ¿esto era una señal?

Decidí ignorar la voz supersticiosa en mi cabeza.

En el Uber, bromeó con el conductor diciendo que era nuestro primer aniversario y que me llevaba de vuelta al lugar donde nos conocimos por primera vez. El conductor y yo estábamos encantados.

La noche que siguió estuvo llena de bromas ingeniosas. Incluso nos pusimos a compartir historias de horror de citas, yo tenía más de esas citas que contar que él. Me reveló que hacía un año de haber salido de una relación de cuatro años y que estaba empezando a meterse de lleno en el mundo de las citas en línea.

En un momento dado, elogió mi franqueza y honestidad: dijo que estaba demasiado ocupado para no ser directo, así que siempre les decía a las mujeres lo que sentía por ellas lo antes posible.

Cuando terminábamos nuestra cita en el bar, tres horas más tarde, dijo que se había divertido mucho y que quería volver a verme antes de su próximo viaje de trabajo. Y yo le creí. Según su petición, le envié un mensaje de texto cuando llegué a casa esa noche, pero no hubo ningún mensaje de respuesta esa noche ni las siguientes 10 noches.

Traté de mantenerme positiva y llevé a mis amigos a la locura con preguntas constantes sobre si debía llevarme las cosas con calma o no.

Finalmente tuve el coraje de comunicarme en respuesta a una historia de Instagram que él publicó en LAX, deseándole un “buen viaje”.

Anuncio

Mi mensaje permaneció en “visto” hasta cuatro horas después, cuando todo lo que recibí fue el emoticón feo de monstruo rojo. ¿Quizá el emoji fantasma hubiera sido más aplicable?

Había captado la indirecta.

Pero mis emociones aún se apoderaron de mí.

Le escribí algo así como: “Perdona al escorpión volátil que hay en mí, pero ¿por qué sentiste la necesidad de ignorarme después de pregonarte a ti mismo como un tipo maduro y directo que siempre decía lo que pensaba?”.

Cuando todo lo que obtuve fue un “Wow”, me di cuenta de que las señales estaban ahí desde el principio y simplemente no las seguí.

Por ahora he añadido mi signo del zodiaco a mi multitud de perfiles de citas (Hinge, Bumble, JSwipe).

Si me pillas ahí, asegúrate de decirme tu cumpleaños. Y no sugieras el Roger Room para una cita.

La autora es una redactora independiente que vive en Los Ángeles. Su sitio web es danifogel.com.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio