Anuncio
Share
Vida y Estilo

A pesar del miedo al autismo, las mujeres embarazadas deben seguir tomando vitaminas prenatales

Folic acid
Un informe preliminar aumenta la preocupación de que las mujeres que toman demasiado ácido fólico y vitamina B12 durante el embarazo podrían hacer que sus hijos sean más vulnerables al autismo.
(Mary Altaffer / Associated Press )

Algunos hallazgos preliminares presentados esta semana en una reunión de investigadores de autismo pueden hacer que las futuras madres se preocupen por sus vitaminas prenatales.

La estadística que dio más de qué hablar fue la siguiente: las mujeres que recibieron demasiado folato y vitamina B12 durante el embarazo tenían 17.6 veces más probabilidades de que sus hijos fueran diagnosticados con un trastorno del espectro autista.

Esa cifra puede sonar sorprendentemente alta, pero no es un error tipográfico: en comparación con las madres que tenían niveles normales de ácido fólico y vitamina B12, las que contaban con niveles elevados de ambas vitaminas vieron el riesgo de aumento de autismo de sus hijos en un factor de 17.6.

A primera vista, el mensaje parece claro: piénselo dos veces antes de tomar vitaminas prenatales.

Anuncio

Pero esa conclusión es en realidad contraria a los hallazgos del estudio.

La investigación fue realizada por un equipo de la Universidad Johns Hopkins. Analizaron datos de 1.391 madres y sus hijos que participaron en el Boston Birth Cohort, un proyecto destinado a comprender las raíces de las enfermedades del desarrollo. Se reclutaron parejas de voluntarios cuando nacieron los niños y luego se les dio seguimiento por hasta 15 años.

Todas las madres respondieron encuestas sobre el uso de vitaminas prenatales y otros suplementos durante el embarazo. Las mujeres también dieron muestras de sangre dentro de los tres días posteriores al parto, lo que permitió a los investigadores medir los niveles de vitaminas prenatales en sus sistemas al final de sus embarazos.

Los registros médicos mostraron que 107 de los 1.391 niños fueron diagnosticados con un trastorno del espectro autista. Pero el riesgo de un diagnóstico no se distribuyó de manera uniforme entre todos los pares madre-hijo.

Anuncio

Por ejemplo, las madres que dijeron que tomaron multivitaminas prenatales de tres a cinco veces por semana tenían muchas menos probabilidades de que se les dijera que su hijo estaba en el espectro del autismo en comparación con las madres que no tomaron las vitaminas. Las que las usaron en el primer trimestre tenían un 67% menos de posibilidades de tener un hijo con autismo; aquellas que las tomaron en el segundo trimestre tenían 62% menos probabilidades de obtener ese diagnóstico; y las que las usaron en el tercer trimestre tenían un 57% menos posibilidades de dar a luz a un niño afectado, informaron los investigadores.

“Nuestros datos muestran que los niveles adecuados de suplementación son críticos para el desarrollo normal de los niños”, dijo a ResearchGate Daniele Fallin, epidemióloga que trabajó en el estudio. “En este punto, la recomendación es definitivamente continuar con la suplementación”.

Pero aquí está la parte que hace que algunas personas se pregunten si deberían dejar las vitaminas en su lugar: cuando los investigadores se centraron en dos vitaminas específicas, B12 y ácido fólico, notaron que demasiada suplementación podría ser contraproducente.

Entre las 1.391 madres, 95 tenían niveles sanguíneos de B12 que la Organización Mundial de la Salud consideraba excesivos. Y entre estas madres, 15 tenían hijos que fueron diagnosticados con un trastorno del espectro autista, un riesgo que era tres veces mayor que para las otras mamás.

Del mismo modo, 140 de las madres mostraban niveles “excesivos” de ácido fólico en la sangre, y 16 de ellas tenían niños que desarrollaron un trastorno del espectro autista. Eso significaba que su riesgo era un poco más del doble que el de las otras mamás.

Lo más sorprendente fueron las 21 madres que tenían niveles “excesivos” de ambas vitaminas. En este grupo, 10 tenían niños diagnosticados con autismo. Eso es casi la mitad, señaló Ramkripa Raghavan, autor principal del informe.

Después de considerar otros factores que podrían influir en las posibilidades de desarrollar autismo, los investigadores calcularon que estar expuesto a demasiado folato y B12 estaba asociado con un riesgo 17.6 veces mayor que para los niños cuyas madres tenían niveles “normales” de ambas vitaminas

Esta semana se presentó un resumen del trabajo en el Encuentro Internacional para la Investigación del Autismo en Baltimore. Un informe similar se presentó el mes pasado en la reunión Experimental Biology 2016 en San Diego y se publicó en línea en el FASEB Journal.

Anuncio

El folato es una vitamina esencial que permite que las células se dividan y que se construya el ADN, según la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud. Es particularmente importante para las mujeres embarazadas: las que tienen deficiencias ponen a sus bebés en riesgo de desarrollar espina bífida y otros defectos del tubo neural. Es por eso que la Administración de Drogas y Alimentos exige que los panes y muchos otros alimentos a base de granos se fortifiquen con ácido fólico, un tipo de folato.

La vitamina B12 también juega un papel crucial en la síntesis de ADN y la función neurológica, entre otras tareas biológicas necesarias, según la Oficina de Suplementos Dietéticos.

No está claro por qué algunas de las mujeres en el estudio, una población minoritaria de la ciudad que es 65% afroamericana y 25% latina, tenían niveles tan altos de ácido fólico y vitamina B12. Es posible que exageren con sus suplementos, o que sus cuerpos absorban naturalmente más vitaminas o las metabolicen más lentamente, dijo Fallin a ResearchGate. Los miembros del equipo planean buscar respuestas a esta pregunta, dijo.

También tratarán de replicar estos hallazgos, agregó, quizá en otros grupos de mujeres con diferentes antecedentes de salud.

Mientras tanto, el vínculo que suena aterrador entre las vitaminas y el autismo no es en lo que debe centrarse. Como los propios investigadores informaron en abril, “la suplementación con vitaminas maternas era protectora” contra el riesgo de trastornos del espectro autista.

Sin embargo, los peligros potenciales han dominado la conversación.

El Dr. James Hamblin, editor de Atlantic, escribió que la publicidad podría descarrilar los esfuerzos para mejorar la administración generalizada de suplementos de folato y reducir aún más el riesgo de defectos del tubo neural. La ciencia detrás de esa política no está en duda.

Por otro lado, la evidencia que vincula el exceso de ácido fólico y B12 por un lado y el autismo por el otro “es extremadamente prematuro”, escribió. Los datos deben ser analizados por otros científicos y luego confirmados por investigadores independientes. Sólo después de mucho más trabajo podría decirse que el enlace “realmente existe”, escribió.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio