Anuncio
Share
Vida y Estilo

Comer una vez durante un período de 10 horas mejoró la salud de las personas con síndrome metabólico

clocks
En un nuevo estudio, las personas con síndrome metabólico vieron mejorar su salud cuando restringieron toda su alimentación a una ventana de aproximadamente diez horas al día.
(Ty Wright / Bloomberg)

¿Qué pasaría si un reloj funcionara mejor que una escala para promover la pérdida de peso, mejorar el sueño y prevenir la diabetes? Una nueva investigación sugiere que es hora de considerar esa posibilidad.

En un esfuerzo por explorar los beneficios del ayuno diario en humanos, los investigadores descubrieron que las personas con alto riesgo de desarrollar diabetes mejoraron su salud de innumerables maneras cuando comieron todas sus comidas en un lapso de poco más de 10 horas, luego ayunaron por el resto de su día de 24 horas.

El régimen, llamado alimentación con restricción de tiempo, es una variante del ayuno intermitente, una práctica que crece en popularidad. Para perder peso o mejorar la salud, los ayunos de forma intermitente no comen, ni siguen una dieta espartana que imite el ayuno, durante un día o más cada semana o mes.

Por el contrario, la alimentación restringida en el tiempo limita a una persona a consumir todas sus calorías diarias en una ventana relativamente estrecha, por ejemplo, de 8 a.m. a 6 p.m. La alimentación diaria, con restricción de tiempo, amplía el período durante el cual los principales órganos viscerales del cuerpo se ponen en estado de reposo y recuperación.

Anuncio

Una amplia investigación ha demostrado que los patrones de alimentación erráticos, el trabajo por turnos y los hábitos modernos como los desayunos al levantarse y los bocadillos de medianoche han contribuido a la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas. Satchidananda Panda, bióloga del Instituto Salk en La Jolla, dijo que al establecer un ciclo diario consistente de alimentación y ayuno, uno podría realinear el flujo y reflujo de la ingesta de combustible con los ritmos circadianos naturales del cuerpo.

“Cada célula, cada órgano tiene su reloj, y cada órgano necesita tiempo de inactividad para reparar, restablecer y recuperar su ritmo”, dijo Panda.

“Cuando todos sus órganos han descansado y rejuvenecido todos los días, simplemente funcionan bien”, agregó. “Es casi como una orquesta: cuando todos los instrumentos musicales están afinados y marchan bien juntos, es una melodía, no una cacofonía de sonidos”.

Para la nueva investigación, Panda y sus colegas midieron lo que sucedió cuando a 19 personas se les pidió que comieran todo durante una ventana de 10 horas todos los días durante 12 semanas. A los participantes se les permitió elegir su propio lapso de 10 horas, y podrían variarla un poco, digamos, si tenían un desayuno temprano en la reunión un día o una cena tardía en otro.

Salud

Anuncio

Todos los sujetos del estudio tenían una afección conocida como síndrome metabólico. A veces llamado pre-diabetes, el síndrome metabólico hace que una persona sea cinco veces más propensa a desarrollar diabetes tipo 2, y duplica su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares dentro de cinco años. La condición se diagnostica cuando un paciente da positivo en tres o más de las siguientes condiciones: obesidad, presión arterial alta, colesterol, función metabólica deteriorada y circunferencia excesiva de la cintura (un indicador de grasa abdominal).

Se cree que tres de cada 10 estadounidenses tienen síndrome metabólico. Para evitarlo, los médicos tienen poco que ofrecer más allá de hacer más ejercicio, comer menos y perder peso. Pero los pacientes a menudo ignoran o abandonan ese consejo médico y desarrollan diabetes tipo 2 en toda regla.

En el estudio piloto, los participantes limitaron su “día de comer” a menos de 11 horas durante 12 semanas. Redujeron su consumo de calorías en casi un 9%, perdieron un promedio del 3% de su peso corporal y tuvieron un sueño más reparador, todas las mejoras que podrían ayudar a interrumpir la progresión de un paciente del síndrome metabólico a la diabetes.

Como grupo, los participantes redujeron su grasa abdominal, un indicio del riesgo futuro de enfermedad cardíaca, en un 3%.

Profundizando en los efectos fisiológicos de un ayuno diario de 14 horas, los investigadores también encontraron una amplia gama de mejoras más sutiles entre los 19 sujetos.

La presión arterial del grupo, generalmente alta en las personas con pre-diabetes, disminuyó. Sus lecturas de colesterol, típicamente preocupantes en esta población, mejoraron. Y en los 12 participantes cuya función metabólica ya se había desviado hacia un territorio anormal, tres meses de alimentación con restricción de tiempo parecieron producir mejoras en dos medidas clave de salud: glucosa en ayunas y hemoglobina A1c.

Estos cambios se produjeron sin un aumento en la actividad física de los participantes. Y las mejoras no aumentaron ni disminuyeron con los cambios de peso. La alimentación restringida en el tiempo indujo la pérdida de peso, que generalmente mejora muchas funciones corporales. Pero pareció efectuar cambios clave de forma directa, en lugar de sólo ayudar a los sujetos a adelgazar.

En varios casos, los participantes pudieron suspender o tomar dosis más pequeñas de medicamentos, como estatinas para reducir el colesterol o medicinas para la hipertensión. En otros casos, los investigadores vieron que acortar el día de comer y observar un ayuno nocturno prolongado ayudó a los pacientes que no recibieron la ayuda suficiente de fármacos sólo para lograr lecturas normales.

Anuncio

Los resultados fueron publicados el jueves en la revista Cell Metabolism.

Ninguno de estos hallazgos prometedores es definitivo: con sólo 19 participantes y ningún grupo de control, el trabajo simplemente sienta las bases para una mayor investigación.

Pero un ensayo clínico mucho más grande que cumple con el estándar de oro de la investigación biomédica ya está en proceso. Suscrito por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, ese ensayo también explorará los beneficios del ayuno diario en personas con síndrome metabólico.

Los investigadores que llevaron a cabo el estudio piloto fueron alentados por sus hallazgos preliminares, pero aún más entusiasmados por la evidencia de que los 19 participantes del estudio estaban dispuestos y podían seguir el régimen, a menudo mucho más allá del alcance de 12 semanas del estudio.

Los 19 sujetos, 3 mujeres y 16 hombres, pudieron mantener un hábito regular de ayuno entre 13 y 14 horas al día durante aproximadamente seis días a la semana, en promedio. El tiempo para sus comidas se hizo más regular. Y no se saltaron el desayuno, un atajo que la investigación sugiere podría tener efectos negativos para la salud.

No se les indicó ni se les instó a continuar con este patrón de alimentación después de que se realizó el estudio. Pero cuando los investigadores hicieron un seguimiento con los participantes aproximadamente 15 meses después de que la intervención había terminado, descubrieron que cinco seguían los horarios de alimentación que habían adoptado en el análisis. Otros siete dijeron que estaban limitando su ventana para comer un poco menos estrictamente o que seguían su horario restringido de tiempo parcial.

Los siete restantes dijeron que habían seguido el régimen durante un promedio de poco más de cuatro meses antes de abandonarlo.

La dieta falla más severamente debido a la falta de consistencia del paciente. Pero el ayuno diario puede facilitar el éxito de las personas con mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas, dijeron los expertos.

Anuncio

“Estos son pacientes en el punto de inflexión para la diabetes”, dijo la Dra. Pam R. Taub, cardióloga de UC San Diego y coautora de la nueva investigación. “Esta es una ventana muy crítica donde puedes revertir el proceso de la enfermedad”.

Pero Taub dijo que “la misma vieja estrategia: hacer más ejercicio, reducir las calorías, probar una dieta basada en plantas”, ha resultado frustrante tanto para ella como para sus pacientes.

“La mayoría de las personas simplemente no lo sostienen, y año tras año, las cosas están empeorando para ellos”, dijo Taub, cuyos pacientes estaban entre los participantes. “Entonces, lo que fue realmente emocionante fue que aquí había una estrategia de estilo de vida en la que todo lo que les pedía que hicieran era cambiar el momento de comer”. Lo hicieron y su salud mejoró.

Valter Longo, quien estudia los efectos del ayuno intermitente en USC, dijo que el nuevo estudio “debería ser tratado como un programa piloto prometedor” en lugar de un plan para pacientes y médicos. Los estudios futuros deberían explorar no sólo los beneficios para la salud de una alimentación restringida en el tiempo, sino también los riesgos para las personas que prolongan su ayuno en un intento por obtener más beneficios. Esos riesgos incluyen deshidratación y arritmia cardíaca, así como una mayor probabilidad de cálculos biliares.

Los ensayos también deben investigar el efecto potencial de las rutinas más relajadas de comer y ayunar, que incluyen 12 horas y 12 horas de descanso. “Los efectos de la dosis”, dijo, podrían resultar importantes.

El ayuno diario de doce horas “es muy común entre los centenarios”, señaló. Los ayunos diarios de 16 horas, por el contrario, son un “absolutamente no”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio