Anuncio

No podemos permanecer en casa para siempre: cómo podría terminar el encierro por el coronavirus

Caution tape on a playground
Una zona de juegos cerrada en el Centro de Recreación de Central Park en South Los Ángeles.
(Gina Ferazzi/Los Angeles Times)

El coronavirus cambió nuestras vidas. Los expertos en salud discuten cómo podríamos volver a la normalidad.

El coronavirus no puede mantenernos atrapados en nuestros hogares para siempre.

Algún día nuestros hijos volverán a la escuela, volveremos al trabajo, y las familias y amigos se reunirán una vez más para cumpleaños, días festivos, bodas y funerales.

Veremos películas en los cines, nos emborracharemos en bares abarrotados y gritaremos imprudentemente en estadios deportivos repletos

Pero, ¿cómo vamos a llegar a eso? ¿Cómo será el reingreso a la vida normal? ¿Cómo vamos a confiar en el coronavirus, nuestro enemigo invisible, para no infectarnos en cada oportunidad?

Anuncio

Bajo un puente muy concurrido en el centro de Hong Kong, las mujeres de los santuarios tradicionales usan pantuflas y ladrillos para alejar la mala suerte de los disturbios políticos, el declive económico y el coronavirus.

Como con la mayoría de las cosas relacionadas con el coronavirus, todavía hay muchas incógnitas.

Este virus solo ha estado circulando en la población humana durante aproximadamente cuatro meses. Todos los días, los científicos aprenden más sobre cómo se propaga, cómo nos enferma y cómo podríamos protegernos de la infección.

Nadie puede decir con certeza exactamente cómo será nuestro retorno a la normalidad, o cuánto tiempo llevará llegar allí, pero los expertos pueden ofrecer algunas conjeturas.

Anuncio

En California, los funcionarios de salud pública dijeron que las políticas de distanciamiento social probablemente seguirán vigentes durante meses, y advierten que levantar las reglas estrictas demasiado pronto podría empeorar la crisis de salud.

También advierten que es probable que los casos de coronavirus aumenten cuando las órdenes de quedarse en casa se relajen.

Julie Swann, jefa del Fitts Department of Industrial and Systems Engineering en North Carolina State University en Raleigh, dijo que espera que se levanten las estrictas órdenes de quedarse en casa antes de encontrar una vacuna, un esfuerzo que podría tomar al menos un año más. .

“Si aumentamos la capacidad de nuestros hospitales para tratar con personas que están enfermas, aumentamos las pruebas para saber quién está enfermo y quién se ha recuperado, y si hay un tratamiento que acorta el tiempo de hospitalización, entonces no tendremos que ser tan drásticos como estamos ahora ”, dijo ella.

Anuncio

Swann y otros expertos en salud pública hablaron con el Times sobre cómo podría ser una transición segura de nuestra extraña realidad del coronavirus a la vida normal que anhelamos.

¿Cómo decidirán los funcionarios de salud pública cuándo es el momento de aflojar las restricciones de quedarse en casa?

Los funcionarios de salud pública querrán ver una reducción drástica en el número de nuevas infecciones por coronavirus confirmadas cada día antes de que comiencen a relajar las restricciones actuales, dijeron los científicos.

Sin embargo, antes de que puedan sentirse seguros de que realmente ha ocurrido una caída, la capacidad de realizar pruebas debe aumentar dramáticamente.

Anuncio

“En muchos estados, la capacidad de prueba todavía está significativamente por detrás de la demanda, por lo que es probable que el número de casos confirmados reportados esté muy por debajo de los números reales”, dijo Pinar Keskinocak, director del Centro de Salud y Sistemas Humanitarios de Georgia Tech en Atlanta.

Una vez que se realizan pruebas generalizadas, los funcionarios pueden comprender mejor cuántos casos nuevos realmente hay, dónde están y si realmente estamos en una tendencia a la baja, dijo.

¿Qué tan bajos deberán ser los casos diarios nuevos para que las restricciones se relajen?

En California, que tiene una población de casi 40 millones de personas, es probable que las restricciones para quedarse en casa no se relajen hasta que el número de casos nuevos en todo el estado caiga por debajo de 10, dijo Chunhuei Chi, director del Centro para la Salud Global en la Universidad del Estado de Oregon en Corvallis.

Anuncio

“Entonces el estado podría hacer algo como lo está haciendo Taiwán ahora: no reanudar totalmente la actividad regular, sino mantener un alto nivel de actividad regular mientras se ejerce la precaución”, dijo.

En Taiwán, las escuelas y las empresas aún están abiertas, pero se requiere que las personas usen mascarillas en el transporte público y dentro de áreas cerradas como escuelas y centros comerciales. Las reuniones en interiores no deben exceder las 100 personas, y las reuniones en exteriores no pueden superar las 500.

¿Entonces no hay posibilidad de que las cosas vuelvan a la normalidad de una vez?

Un regreso seguro a la vida normal será incremental.

Anuncio

Una vez que haya habido una caída significativa en los casos nuevos, los gobiernos locales podrán reabrir lentamente las escuelas, tiendas y restaurantes, dijo Chi.

Sin embargo, es posible que se requiera que las tiendas y restaurantes reduzcan la cantidad máxima de personas que atienden a la vez para que los clientes puedan mantenerse a una distancia segura el uno del otro.

Swann dijo que probablemente viviremos en una realidad híbrida durante varios meses, no en condiciones de encerramiento, pero no en condiciones normales.

“Podemos esperar que se abran algunos servicios, pero no todos”, dijo. “Estamos entrando en un mundo nuevo”.

Anuncio

¿Llevaremos mascarillas por mucho tiempo?

“Absolutamente”, dijo Swann. “Es posible que las mascarillas se conviertan en los nuevos cinturones de seguridad”.

El beneficio principal de las mascarillas no es proteger al usuario de enfermarse, sino evitar que las personas asintomáticas transmitan accidentalmente la enfermedad.

“Creo que veremos un mayor porcentaje de estadounidenses con una mascarilla incluso después de la fase aguda de esta crisis”, dijo.

Anuncio

Chi estuvo de acuerdo.

“La gente debería usar mascarillas hasta que estemos seguros de que ya no hay propagación comunitaria de este virus”, dijo.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS: Aquí está por qué los suministros de seguridad médica son escasos, y lo que puede hacer para ayudar a los hospitales y a los primeros en responder que necesitan equipo.

Señaló que una nueva investigación sugiere que hasta el 30% de las personas infectadas con el coronavirus son asintomáticas, mientras que otro 40% a 50% tienen síntomas leves que podrían confundir con la gripe.

Anuncio

“No sabes quién está infectado porque se ven saludables y normales”, dijo. “Esa es la parte más complicada de este virus, y es por eso que usar una mascarilla es aún más crítica”.

Después de que las restricciones disminuyan, ¿se nos pedirá que nos refugiemos en casa nuevamente?

Eso depende en gran medida de cuándo se levantan las restricciones.

“Si reanudamos la vida normal demasiado pronto, las posibilidades de ver una segunda ola son mayores”, dijo Keskinocak.

Anuncio

Es probable que los casos aumenten después de que se aflojen las restricciones, dijo Chi.

Sin embargo, las autoridades sanitarias locales pueden controlarlos rastreando cuidadosamente a todas las personas con las que una persona infectada entra en contacto, analizando el virus y poniéndolos en cuarentena si están enfermos.

“Si el gobierno está rastreando, probando y poniendo en cuarentena meticulosamente a las personas, entonces es seguro encontrarse con un amigo para tomar una copa”, dijo.

¿Esta pandemia solo termina con una vacuna?

Anuncio

No necesariamente.

Finalmente, las pandemias terminan cuando un porcentaje suficiente de la población tiene inmunidad a una enfermedad, ya sea porque ya la tuvieron y se recuperaron o porque reciben un tratamiento médico que las hace inmunes, como una vacuna.

Joey Camp, un cocinero de línea de Waffle House, fue la primera persona en Georgia en ser aislada en un sitio de cuarentena especial después de recibir un diagnóstico de coronavirus. Ahora que está fuera, no puede entender el gran problema.

Sin embargo, nuestras vidas anteriores podrían reanudarse en gran medida antes de que eso suceda.

Anuncio

“La disponibilidad de un tratamiento efectivo, que reduciría no solo los síntomas sino también la posibilidad de complicaciones, ciertamente ayudaría en términos de volver a la normalidad”, dijo Keskinocak.

Un tratamiento liberaría camas de hospital y ventiladores, y reduciría la presión sobre el personal sanitario.

“La combinación de la disponibilidad generalizada de pruebas diagnósticas y serológicas junto con tratamientos efectivos nos ayudaría a volver lentamente a la normalidad”, dijo Keskinocak.

Chi estuvo de acuerdo en que la vida debería regresar a algún tipo de normalidad antes de encontrar una vacuna.

Anuncio

“La mayoría de los expertos predicen que tomará entre ocho y 12 meses recibir una vacuna”, dijo. “No deberíamos tener que esperar tanto”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio