Anuncio

Por qué las ventas de plantas aumentan, incluso en viveros cerrados por el coronavirus

A sign advises customers they must wear a mask at the Marina del Rey Garden Center
El Marina del Rey Garden Center se mantuvo abierto, siguiendo los requisitos de mantener el distanciamiento social y el uso de cubrebocas.
(Claire Hannah Collins / Los Angeles Times)

Esta ha sido una primavera sobresaliente para la venta de plantas en el sur de California, pero nadie está celebrando. Están muy ocupados tratando de mantener la demanda de los jardineros en medio del coronavirus.

Ha sido una primavera excepcional para las ventas de plantas en el sur de California, aunque nadie tiene tiempo para celebrar mucho. Todos están demasiado ocupados intentando satisfacer la demanda de los jardineros atrapados en sus casas debido al coronavirus.

“Es un poco abrumadora la cantidad de pedidos que recibimos todos los días”, comentó Greg Kuga, gerente de la tienda de plantas Sunset Boulevard Nursery, en East Hollywood. “El año pasado para esta misma época, la mayoría de nuestros clientes venían los fines de semana; había entre 300 y 500 personas un sábado o domingo. Pero ahora hay 200 pedidos al día, durante toda la semana. Hemos tenido que aumentar nuestro personal porque la situación nos exige mucho y es un poco estresante”.

Una gran cantidad de viveros más pequeños, incluido el de Kuga, prohibieron las visitas en persona a mediados de marzo debido al distanciamiento impuesto por el coronavirus, y comenzaron a ofrecer ventas en línea o por teléfono. El sitio web de Sunset Boulevard Nursery era bastante modesto a principios de marzo, pero a una semana del cierre de actividades la tienda listó todo su inventario en la web y creó un formulario para pedidos en línea.

El negocio también acepta compras telefónicas, pero buena suerte si quiere intentarlo. Los clientes que piden en línea enfrentan una demora de varios días antes de poder recoger sus pedidos.

Anuncio

Según Kuga, su vivero comenzó a permitir visitas sólo con reservación previa desde la semana pasada, pero las vacantes se llenaron de inmediato, por lo cual suspendieron la opción. La tienda tiene tal diversidad de artículos que no puede poner todo en línea, agregó; ahora esperan reabrir de forma ilimitada a principios de junio. Nada más se permitirá el ingreso de 10 a 15 personas a la vez; además, colocaron letreros para observar el distanciamiento social en todo el sitio, de modo de ayudar a la gente a mantenerse a seis pies entre sí, y todos -visitantes y personal- deberán usar cubrebocas, precisó el gerente.

Las 29 tiendas de Armstrong Nurseries, propiedad de los empleados, cerraron inicialmente a los clientes en pos de la seguridad de todos y comenzaron a ofrecer ventas en línea y telefónicas exclusivamente, comentó Desiree Heimann, vicepresidenta de marketing. Pero el mes pasado empezaron a reabrir las tiendas a los visitantes, aceptando unas pocas personas a la vez. Los números son limitados, señaló Heimann, y todos deben usar máscaras faciales. Las tiendas incluso ofrecen cubrebocas desechables para los clientes que llegan sin uno. “Fue una especie de enfoque gradual, para asegurarnos de que la tienda estuviera lista”, comentó. “Este es un entorno difícil para cualquier negocio, porque algunos individuos piensan que el mundo está bien y no quieren utilizar máscaras, y otras tienen miedo de salir de sus casas. Estamos tratando de mantener las cosas equilibradas”.

L.A. Times video journalist Claire Hannah Collins shops for herbs at the Marina del Rey Garden Center
La videoperiodista del L.A.Times -y flamante jardinera- Claire Hannah Collins compra hierbas en Marina del Rey Garden Center, el 16 de mayo.
(Claire Hannah Collins / Los Angeles Times)

Entonces, ¿cómo se le dice a un cliente que debe usar un cubrebocas? “Lo hacemos con amabilidad”, remarcó Heimann. “Tratamos de recordarles que no sólo nos preocupamos por nosotros sino por quienes nos rodean, por lo cual todos debemos ser aún más pacientes y cordiales entre nosotros”.

Anuncio

Otros viveros importantes, como Roger’s Gardens en Corona del Mar, Marina del Rey Garden Center y Parkview Nursery y Louie’s Nursery, ambos en Riverside, implementaron reglas de distanciamiento social, pedidos remotos y retiro de artículos en la acera, pero optaron por mantener sus puertas abiertas. “Notamos un aumento de las entregas en la acera”, comentó la gerente de Louie’s Nursery, Mary Kannor, “pero tenemos un espacio muy abierto aquí, de alrededor de 2.5 acres. Exigimos el uso de máscaras para clientes y empleados, y limitamos la cantidad de personas que ingresan al edificio, aunque la mayor parte de nuestro negocio es al aire libre”.

Otros pequeños viveros, como Two Dog Organic Nursery, en la zona de Mid-Wilshire, y Fig Earth Supply, en Mount Washington, cerraron a los clientes sin cita previa a mediados de marzo y no tienen planes de reabrir. “El virus no se ha ido a ningún lado, ¿cierto?”, comentó el propietario de Fig Earth Supply, Conor Fitzpatrick. “Aunque los lugares están reabriendo, las cosas no cambiaron, por lo cual, para la seguridad de nuestro equipo y clientes, mantenemos todo como está”.

Fig Earth Supply también sumó empleados para satisfacer la demanda en línea, y las ventas han aumentado, “pero no hay mucha alegría por ello”, comentó Fitzpatrick. “Es realmente un infierno, para ser honesto. Nuestros proveedores dan mil vueltas porque no tienen suficientes productos. Esos pobres proveedores que nos traen nuestras plántulas trabajan como locos para ponerse al día”.

Las ventas más fuertes son de plantas vegetales, “y no sólo de vegetales sino también de árboles frutales, bayas... cualquier cosa comestible”, señaló Kannor. “Hemos visto un gran interés en la jardinería orgánica, nuestras ventas de suelos orgánicos se han disparado, y la gente parece menos consciente del precio en este momento porque es algo que les apasiona hacer y les genera entusiasmo”.

Anuncio

Muchos viveros reportaron un aumento de jardineros nuevos; con varias de estas tiendas cerradas, ha sido un desafío responder preguntas de los clientes novatos. Muchos agregaron blogs de preguntas y respuestas a sus sitios web, y Fitzpatrick, de Fig Earth Supply, y la gerente de su tienda, Samantha Dargis Torres, ofrecen clases en línea además de su serie ‘Afternoon Coffee with Conor y Sam’ en YouTube y Facebook, donde le piden a los clientes que envíen sus dudas por correo electrónico.

La muerte está golpeando al país de manera desigual, y Trump cuenta con una respuesta polarizada y fragmentada para evitar que el peaje se hunda en su presidencia.

La preocupación por el bienestar de los empleados hizo que algunos propietarios de viveros estén abiertos a opciones de trabajo más flexibles. La dueña de Two Dog Organic Nursery, Jo Anne Trigo, comentó que ella y su esposo Alex trabajan prácticamente sin parar para cubrir pedidos. “Nuestro negocio está en auge; hay un 50 por ciento más de ventas del nivel habitual, aunque nuestro equipo está ligeramente reducido. Nos levantamos a las 6 de la mañana y nos acostamos a la medianoche”.

El inventario de la tienda se agota tan rápido que no pueden mantener un suministro normal, añadió. El vivero cultiva muchas de sus plantas a partir de semillas, y Trigo se alarmó cuando fue a comprar más semillas de vegetales de estación cálida y descubrió que estaban agotadas. “Así que, hace dos semanas, pasé cinco horas en línea y encargué semillas por valor de $1.000 para los jardines de otoño [clima frío]”, anticipó, “porque lo último que necesito ahora es quedarme sin ellas”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio