Anuncio

Cómo los nuevos médicos están enfrentando los problemas causados por COVID-19

Medical students make face shields for doctors.
Estudiantes de medicina de UCLA hacen caretas para apoyar a los médicos que atienden a los pacientes de COVID-19.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

El 1 de julio es un gran día en las escuelas de medicina. Es tradicionalmente el día en que los médicos recién graduados comienzan su primer año de residencia. Pero este año es diferente. La transición de la escuela de medicina a los programas de residencia se ha complicado por el coronavirus.

“Todos estábamos muy asustados”, dijo la Dra. Christine Petrin, quien acaba de graduarse de la escuela de medicina en la Universidad de Tulane en Nueva Orleans y está comenzando una residencia combinada en medicina interna y pediatría en el Hospital Universitario MedStar Georgetown en Washington, D.C.

Los estudiantes de cuarto año aprendieron cuales serían sus tareas de residencia en marzo, justo cuando todo se estaba cerrando debido a la pandemia. Después de recibir la noticia de cuáles serían sus deberes, Petrin relató que algunas de sus amigas estaban preocupadas de poder cruzar de un estado a otro, ya muchos habían cerrado sus fronteras. Ellos “actuaron rápidamente”. “Encontraron un apartamento, empacaron el auto y se fueron”.

Petrin dijo que tuvo suerte. Aunque buscó apartamentos en Internet, su hermana, que vive en Washington, pudo revisarlos en persona.

Anuncio

La Dra. Erin Fredrickson no fue tan afortunada. Se graduó en mayo en la Escuela de Medicina Osteopática de la Universidad de Campbell, cerca de Raleigh, N.C., y su residencia en medicina familiar fue asignada en la Universidad de Washington en Seattle.

Ella y su pareja ya estaban planeando un viaje por carretera a través del país con su perro, pero resultó ser muy diferente al tranquilo viaje que habían previsto.

"Íbamos a visitar amigos en diferentes lugares a lo largo del camino”, comentó Fredrickson. “Planeabamos acampar, pero muchos lugares para acampar estaban cerrados. Terminamos quedándonos en casas de huéspedes de Airbnb” en un esfuerzo por minimizar el contacto con cualquier otra persona.

El Dr. Janis Orlowski, jefe de salud de la Asociación de Colegios Médicos Americanos, está de acuerdo en que este ha sido un año como ningún otro. Entre otras cosas, a los graduados que viajan desde estados que son o han sido puntos graves de la infección, se les pide que entren en cuarentena durante 14 días después de su llegada. Eso ha requerido más flexibilidad que la habitual de los administradores de las residencias acostumbrados a iniciar los programas en un momento exacto.

Anuncio

“Ha sido un verdadero desastre”, reveló Orlowski. “Pero parece que ya se está componiendo”.

En algunos casos, los estudiantes de medicina que se gradúan este año -varios de los cuales terminaron temprano para ayudar en los hospitales adjuntos a sus escuelas de medicina- casi desde el comienzo del brote, los alumnos de tercer y cuarto año que normalmente pasaban mucho o todo el tiempo en el hospital fueron excluidos para evitar la exposición al coronavirus. Incluso los médicos recién graduados fueron generalmente mantenidos alejados de los pacientes de COVID-19.

Las restricciones estaban destinadas no sólo a su propia seguridad, dijo Orlowski, sino también a ayudar a proteger a los pacientes.

“Si tienes un paciente con COVID, no necesitas que 14 personas entren en la habitación”, señaló. “Queríamos reducir el tamaño del equipo”.

Anuncio

La escasez de equipo de protección personal también hizo que se necesitaran grupos de cuidado más pequeños.

Pero para los estudiantes de tercer año, el tiempo de salida del hospital será más difícil de recuperar a medida que la pandemia se prolongue y continúe propagándose. Por el momento, a la mayoría de los alumnos también se les prohíbe trabajar en otros hospitales que no sean el suyo, una opción que normalmente permite a los estudiantes ampliar sus horizontes.

Además, aquellos alumnos de cuarto año que pronto deberían estar viajando por todo el país para entrevistarse para las residencias, en su lugar estarán haciendo visitas virtuales. El martes, por ejemplo, las seis facultades de medicina del sistema de la Universidad de California anunciaron que todas las entrevistas para las residencias en el año académico 2020-2021 se realizarán de forma virtual.

Es una verdadera lástima, dijo Petrin, porque estar en el lugar físicamente “cambió mi percepción para bien o para mal”.

Anuncio

Pero ahora todo tiene que ver con la seguridad, enfatizó Orlowski.

“Estamos tratando de evitar cualquier viaje”, dijo. “Pero también intentamos que sea justo. No queremos que algunos estudiantes tengan entrevistas en persona y otros no”.

Para los que empiecen la residencia esta semana, una de las cosas más difíciles será hacer todas las cosas pendientes en estos días, ya que después no tendrán tiempo.

“Me mudé a otro estado, y necesito una nueva licencia de conducir y placas”, comentó Fredrickson. “Y el DMV sigue cerrado”.

Anuncio

Rovner es el principal corresponsal en Washington de Kaiser Health News, un servicio de noticias sin fines de lucro que cubre temas de salud. Es un programa editorial independiente de la Fundación de la Familia Kaiser y no está afiliado a Kaiser Permanente.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio