Anuncio

El mejor consejo para los tres problemas más comunes de pareja causados por el coronavirus

El aislamiento puede reducir nuestra "tolerancia a la angustia"
El aislamiento puede reducir nuestra “tolerancia a la angustia”, lo que lleva a una mayor fricción en las relaciones.
(Ross May / Los Angeles Times; Getty Images)

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, muchos de nosotros hemos pasado 40 horas extra a la semana en casa con nuestras parejas. Eso son 2.400 minutos adicionales en el espacio del otro. Hemos recogido 97 de las latas de soda vacías de nuestro cónyuge y conjugado cientos de verbos en francés para nuestros hijos, ya que la escuela está cerrada y ahora nosotros estamos en la escuela. ¿Pero quién está contando?

Nosotros. Y ese conteo, ya sea el número de veces que lavo la ropa o cuántas reuniones de Zoom fueron interrumpidas por un niño en calzoncillos pidiendo galletas Goldfish, enciende la llama que puede reducir una relación a cenizas.

Los Centros Nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen consejos sobre cómo podemos defender nuestros cuerpos, pero ¿qué va a proteger la salud de nuestras relaciones? El jabón y el agua no funcionarán: las solicitudes de divorcio han aumentado en China, y ahora estamos viendo informes similares en la ciudad de Nueva York. Nos estaríamos engañando a nosotros al pensar que esto no va a extenderse por toda la nación, incluso a medida que los estados empiecen a reabrir. Necesitamos tomarnos la protección de nuestras relaciones y familias tan en serio como nos tomamos la protección de nuestra salud física.

Existen al menos tres tipos principales de problemas en las relaciones que están surgiendo ahora mismo, y reconocerlos puede ser nuestra mejor protección contra las rupturas y el divorcio.

Anuncio

Primero, están las pequeñas cosas que han estado hirviendo entre una pareja durante años y ahora se han incrementado en el aislamiento. Los hábitos molestos de su pareja, como masticar fuerte o no saber distinguir una cápsula de jabón Tide de una planta en maceta, o escuchar la música de Lizzo a todo volumen en su sala de estar en lugar de salir con sus amigas, se amplifican. El aislamiento puede reducir nuestra tolerancia a la angustia, y podemos encontrarnos cansados más rápido por problemas relativamente mínimos a largo plazo que ahora son inevitables.

Luego hay problemas específicos de la pandemia. De repente, nos enfrentamos a graves preocupaciones financieras, discrepancias en la forma en que las parejas quieren practicar la seguridad por COVID-19 o la rapidez con la que quieren regresar al mundo, junto con una profunda falta de privacidad. Una encuesta reciente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría indica que el 40% de los estadounidenses están ansiosos por enfermarse gravemente o morir a causa de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Las llamadas a las líneas telefónicas de salud mental han aumentado. Sabemos que los problemas personales de salud mental inevitablemente se extienden a las relaciones, gravando aún más a las parejas.

Un artículo reciente en la revista Lancet señala que los humanos tienen una larga historia de descomposición emocional durante las cuarentenas y pandemias. Los síntomas de la angustia inducida por el aislamiento pueden incluir el desapego emocional de los demás, la irritabilidad y el agotamiento. Todo esto puede envenenar las relaciones. “Quiero salir de aquí” es algo que la psicóloga clínica de la ciudad de Nueva York, Stephanie Newman, y otros que tratan parejas dicen que están escuchando de los pacientes. Sintiéndose atrapados por una pandemia aparentemente ineludible e interminable, muchos de nosotros hacemos un deslizamiento conceptual a, “si sólo pudiera escapar de esta relación”.

¿Qué puede hacer al respecto? En primer lugar, saber que la angustia en las relaciones es común en circunstancias extraordinarias puede ayudarle a reformular los factores de estrés imposibles como problemas temporales que pueden disminuir o al menos sentirse más manejables a medida que la vida vuelve a una apariencia de normalidad. Darse un pase de 60 días, un plazo en el que no toma grandes decisiones sobre su relación, puede reducir los sentimientos de estrés y la urgencia de hacer algo con respecto a los problemas, aparte del abuso (que no puede ni debe posponerse). Demasiadas personas asumen que los servicios de salud mental no están disponibles en este momento y que estas experiencias, junto con el efecto negativo en las relaciones, son inevitables. Pero la mayoría de los profesionales de la salud mental están ofreciendo visitas de telepsiquiatría que puede realizar desde la privacidad de un paseo a un parque cercano o mientras está sentado en su automóvil.

Anuncio

Los autores del artículo de Lancet encontraron algunos factores importantes que protegieron la salud mental de las personas durante los encierros pasados. El primero: es asegurarse de que se está accediendo a información precisa sobre la salud. El segundo: es vital mantener una conexión personal. Sin embargo, probablemente deberían haber mencionado que todo esto no puede provenir de su pareja.

Muchos estadounidenses esperan que sus cónyuges les proporcionen todo el apoyo que necesitan en general y aún más durante el encierro. Pero no es realista creer que una pareja pueda satisfacer todas sus necesidades sociales y emocionales en cualquier momento, según la terapeuta de parejas Michele Scheinkman y otros expertos. “Necesitamos separación para poder estar juntos en una situación de confinamiento. La separación significa tener espacio para trabajar, hacer ejercicio, tener una rutina y mantener relaciones con los demás, de manera que uno mantenga su personalidad como persona”, agregó Scheinkman.

El distanciamiento físico es importante, pero no debe significar aislamiento social solo con su pareja. Asegúrese de programar llamadas telefónicas regulares con sus amigos. Planifique una hora feliz de Zoom. Salga a caminar y hable con su hermana por teléfono. Los seres humanos son prosociales y afectivos. Somos una especie gregaria y no estamos hechos para interactuar con una sola persona. De hecho, las investigaciones nos dicen que tener más amistades de apoyo está asociado con matrimonios más satisfactorios, incluso entre aquellos que se sienten contentos con el apoyo que reciben de su pareja.

Un tercer tipo de problema que grava a las parejas son los fantasmas de las relaciones pasadas. Tenga en cuenta que cuando habla con su pareja, los miembros de la familia y las parejas anteriores también pueden estar en la habitación, simbólicamente hablando. Es común que la hostilidad hacia las personas de su pasado o los patrones de antes en su vida surjan en una pelea. Durante el confinamiento, sin salidas de tensión y distracciones como pasear con amigos, es aún más probable.

Anuncio

¿Le molesta irrazonablemente que su pareja esté usando su teléfono celular cuando habla con él? Tal vez le recuerde a su anterior pareja que usó su celular para ignorarlo deliberadamente o incluso traicionarlo. O su padre, que se quedaba hasta tarde en el trabajo y luego tomaba llamadas telefónicas en casa hasta la noche en lugar de jugar Monopoly con usted, haciéndolo sentir no querido e indigno.

Dicho esto, es malo estar usando su teléfono celular todo el tiempo, tanto para usted como para su pareja. Durante la cuarentena, pasamos mucho tiempo juntos, pero una gran cantidad de nosotros no pasamos ese tiempo juntos intencionalmente. Esto puede reducir a su pareja a un ser humano que ama menos y a más como a un mueble ruidoso que deja platos sucios en el fregadero. Asegúrese de reservar tiempo todos los días para conectarse. Considere la posibilidad de implementar unas pocas horas sin teléfono celular cada noche en las que se miren a los ojos y hablen sobre su día.

Todos vamos a estar estresados individualmente y como parejas a medida que la pandemia se prolongue y luego con un retorno modificado a la “normalidad”, así que las relaciones serán inevitablemente tensas. Las latas de soda se van a apilar, y puede que se encuentre gritando sobre lo fuerte que respira su pareja. Recuerde cuidar de su propia salud mental, pase algún tiempo intencionalmente con su pareja y evite poner todas sus necesidades y expectativas sociales en una sola persona. Es posible que usted y su relación salgan mejor parados que antes. Aunque éste puede ser un período de intenso riesgo en la relación, también es un lapso de gran oportunidad para la misma.

Martin (@wednesdaymartin) tiene un doctorado con enfoque en antropología y es el autor del best-seller del New York Times “Primates of Park Avenue” y “Untrue”. Turban (@jack_turban) es un psiquiatra residente de niños y adolescentes en el Hospital General de Massachusetts en Boston.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio