Anuncio

L.A. Affairs: No estaba tratando de ponerla celosa. ¿O sí?

A man sits on a couch chatting up a woman -- while another woman looks on from behind plants.
Dijo que solo quería salir con tipos altos, pero soy bajo.
(Illustration by Carlos Zamora / For The Times)

No tenía ninguna posibilidad con Libby. Era una hermosa bailarina rubia. Soy bajito y uso gafas. Cuando intenté decirle lo que sentía por ella, me rechazó (gentilmente).

Acababa de romper con una mujer después de salir con ella durante dos años. A sus padres les agradaba, pero discutíamos a menudo y teníamos gustos y disgustos diferentes. Por ejemplo, a mí me gustaba salir a bailar, pero a ella no.

También acababa de cambiar de trabajo, dejando un gran bufete de abogados en el que trabajaba muchas horas y comencé como abogado interno en una corporación, donde las horas de trabajo eran mucho más razonables. Con todo mi nuevo tiempo libre, decidí tomar clases de baile.

Escuché sobre un restaurante y club nocturno en Century City que ofrecía clases de baile los miércoles por la noche. Así que salía de mi oficina en el centro de Los Ángeles, conducía hasta allí, me deleitaba comiendo una hamburguesa y una cerveza de hora feliz y luego tomaba una clase de baile. Había bastantes estudiantes en las clases, muchos de nosotros todavía con nuestros trajes de negocios. Fue divertido y empecé a ir todas las semanas.

Pronto me hice amigo de los otros bailarines, así como de la profesora y Libby la asistente de la profesora. Libby me llenó de una sensación de asombro. Era alta y de piernas largas, con cabello rubio y ojos verdes, y muchos admiradores.

Anuncio

Un grupo de nosotros, incluyendo a Libby, salíamos a bailar varias noches a la semana. (Nos saltábamos las noches de los viernes y sábados cuando la pista de baile se llenaba de borrachos). Con el tiempo, a medida que fui conociendo mejor a Libby, no pude evitar notar que teníamos los mismos gustos y disgustos. Me di cuenta que ella también era inteligente. Y había otras similitudes. Nuestras madres nos prohibieron ver a los Tres Chiflados mientras crecíamos.

Pero ella estaba fuera de mi alcance. Una vez me dijo que le gustaba salir con tipos más altos que ella. (¿Mencioné que soy bajito y uso gafas? Siempre pensé que mi novia ideal sería asiática, como yo... y una pulgada más baja que yo).

Libby me ayudó a salir de un apuro unas semanas después cuando mi prima llegó de fuera e iba a pedirme prestado mi automóvil para recorrer la ciudad, hasta que nos dimos cuenta que no sabía cómo manejar mi auto estándar. Libby se ofreció a cambiar de automóvil conmigo, ya que el suyo era automático. Me pareció un gesto amable y considerado. Me di cuenta de que empezaba a ver a Libby como algo más que una amiga.

Anuncio

Decidí arriesgarme y decirle lo que sentía.

Su cumpleaños se acercaba, así que la invité a un picnic y a un concierto en el Hollywood Bowl. Empaqué una canasta con golosinas: queso y galletas, pollo y verduras a la parrilla, brownies y una botella de vino. Metí una tarjeta de cumpleaños y un par de pendientes azules que elegí por la forma en que su cabello rubio los haría resaltar.

En la tarjeta de cumpleaños, escribí que mis sentimientos por ella se resumían mejor en la letra de una canción de Cole Porter: “Me haces algo, algo que simplemente me desconcierta... tienes el poder de hipnotizarme…

Al desempaquetar la canasta de picnic, encontró su regalo y la tarjeta.

Anuncio

La miré con nerviosismo mientras leía las palabras que escribí.

Sonrió y me dio las gracias.

Y luego dijo que deberíamos seguir siendo amigos.

“Claro”, le dije, lo entiendo. Y lo hice, intenté manejar mis expectativas. Había tenido mi parte de decepciones románticas a lo largo de los años.

Anuncio

De camino a casa, hablamos de nuestros planes para el fin de semana, y le dije que iría a Santa Bárbara a un torneo de voleibol de playa con mi amiga, Pauline. “¿Quién es ella?” preguntó Libby. “Solo una vieja amiga de la facultad de derecho”, respondí. Pauline es filipina, como yo, le expliqué, y nuestros amigos y familiares habían intentado juntarnos durante años, sin suerte.

La semana siguiente, Libby pasó por mi casa para cenar. Me había ofrecido a cocinar porque tenía pollo y maíz que quería asar. Pero cuando llegó, algo era diferente. Esa noche, nos encontramos hablando de nuestras vidas, nuestras familias, nuestras metas, nuestras esperanzas y nuestros sueños. Incluso hablamos de hijos: cada uno quería dos, un niño y una niña. Hasta hablamos de nuestros nombres favoritos para niños.

Libby confesó que mientras yo miraba voleibol y pasaba el rato con Pauline, ella había pasado parte del fin de semana quejándose con sus amigas de que yo estaba “¡tan obviamente tratando de ponerla celosa!”

Anuncio

Luego pasó el resto del fin de semana enojada consigo misma porque funcionó; se dio cuenta de que estaba celosa.

Seguimos hablando hasta que salió el sol y tuvimos que irnos a trabajar.

Compartimos nuestro primer beso esa noche.

Un mes después, nos comprometimos.

Anuncio

¿Y Pauline? Fue la madrina de la boda.

El autor es abogado en el centro de Los Ángeles y ha estado casado durante 28 años. Él y Libby tienen dos hijos, un niño, Seth, y una niña, Remi, ahora ambos mayores.

Heterosexual, gay, bisexual, transgénero o no binario: L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores, y queremos escuchar su historia. La historia que cuenta tiene que ser verdadera y debe permitir que su nombre sea publicado. Pagamos $300 por cada ensayo que publicamos. Envíenos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com Puede encontrar las directrices de suscripción aquí.

Si quiere leer este artículo en inglés,haga clic aquí


Anuncio