Anuncio
Share

Si el costo es una barrera, aquí hay alternativas gratuitas y de bajo costo a la terapia

Piggy bank with coins falling into it
Las alternativas gratuitas y de bajo costo a la terapia son abundantes.
(Micah Fluellen / Los Angeles Times; Getty Images)

La terapia puede ser estupenda. También puede ser cara.

La Ley de Cuidado de Salud Asequible incluye un mandato para que las aseguradoras cubrieran la atención de salud mental como un servicio esencial. Pero los consumidores pueden descubrir un gran abismo entre lo que está técnicamente cubierto por su plan y lo que pueden pagar. Si su plan tiene un deducible elevado, puede que tenga que pagar cientos o incluso miles de dólares de su bolsillo antes de que la cobertura entre en vigor. O puede que no encuentre terapeutas en su zona que acepten su seguro. En algunas partes del país, no hay suficientes profesionales de la salud mental para tratar al número de personas que lo necesitan. Además, dependiendo de su cultura, puede haber un estigma en torno a la búsqueda de una terapia tradicional.

“En muchos círculos y comunidades, especialmente en las comunidades de color y en las de inmigrantes, no se comparte que se reciba ayuda fuera de casa”, dijo Curley Bonds, médico y psiquiatra y director médico del Departamento de Salud Mental del Condado de Los Ángeles.

Parte del estigma de la terapia puede provenir de no saber qué es o para quién es realmente. La idea de “acudir a un terapeuta” puede evocar la imagen mental de una persona rica y decadente acostada en un sofá quejándose de su madre. O de un completo desconocido en una habitación con poca luz que le pide que le cuente sus secretos más oscuros y luego le da un puñado de medicamentos. Pero ninguno de esos estereotipos refleja la realidad, dijo Katrina DeBonis, psiquiatra y profesora clínica asociada en UCLA.

Anuncio

“Mucha gente piensa que la terapia es un capricho y no un tratamiento eficaz”, expuso. “Pueden pensar que la terapia es solo para las personas ricas. Una parte de ello es darse cuenta de que eso no es cierto. Y puede ser en combinación con medicamentos o en lugar de medicamentos”.

Antes de abandonar por completo la idea de la terapia, DeBonis recomendó que se asegurara de tener los detalles correctos sobre lo que cubre su plan. Llame al número que figura en el reverso de su tarjeta de seguro o visite el sitio web de su seguro y averigüe qué cobertura de salud mental se ofrece. Agregó que varios planes contratan con plataformas de telesalud u otras terapias virtuales.

Si eso no está disponible, o si prefiere seguir otra vía de tratamiento, todavía hay muchas alternativas gratuitas o de bajo costo a la terapia tradicional.

Si necesita ayuda ahora mismo

Si actualmente está sufriendo una crisis de salud mental, existen formas gratuitas de obtener ayuda por teléfono y mensajes de texto. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible en el (800) 273-8255; también está disponible para los hispanohablantes en el (888) 628-9454 y para las personas sordas o con problemas de audición.

Si no puede o no quiere hablar por teléfono, la Línea de Texto para Crisis tiene consejeros de crisis disponibles a través de mensajes de texto (envíe “HOME” al 741741), WhatsApp y Facebook messenger.

Alternativas gratuitas a la terapia

Su lugar de trabajo, escuela o lugar de culto: Consulte a su empleador para saber si su trabajo ofrece un Programa de Asistencia al Empleado. Estos programas suelen cubrir varias sesiones gratuitas con un consejero.

Si es un estudiante, pregunte acerca de un consejero escolar.

En ambos casos, las sesiones están sujetas a las restricciones de confidencialidad estándar. En otras palabras, la persona con la que hable no acudirá a sus padres u otros miembros de la familia para contarles lo que ha hablado. DeBonis dijo que pregunte sobre esos límites de privacidad para que esté completamente informado de sus derechos.

Muchas iglesias, templos y otros lugares de culto ofrecen apoyo y asesoramiento confidencial de forma gratuita.

Líneas de emergencia: Las líneas directas son generalmente para personas en crisis. Si no está en una situación de crisis, pero necesita a alguien con quien hablar, los condados de Los Ángeles y Orange ofrecen lo que se llama “líneas de emergencia” o “warmlines”, donde puede charlar o desahogarse sobre lo que le preocupa, como la ansiedad, el abuso de sustancias o la soledad. Más allá de la ayuda inmediata, la persona con la que hable puede ofrecerle consejos y referencias a otros recursos si los necesita. La línea de emergencia del condado de Los Ángeles está disponible de 10 p.m. a 6 a.m. en el teléfono (855) 952-9276. La línea de emergencia del condado de Orange está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en el (714) 991-6412.

Recursos locales a través del 211: Llamar al 211 desde cualquier lugar de Estados Unidos lo conectará con alguien que conozca los recursos locales para todo tipo de necesidades, como la salud mental, la asistencia para el alquiler y la hipoteca, el transporte, el cuidado de niños y ancianos y la capacitación laboral. El 211 está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en California. Llame al 211 y pregunte qué ofrece su gobierno local para las necesidades de salud mental.

Grupos de apoyo: La mayoría de los lugares que ofrecían grupos de apoyo en persona antes de la pandemia siguen recurriendo a la vía virtual. La National Alliance on Mental Illness of Urban Los Angeles ofrece grupos semanales de apoyo entre pares a través de Zoom, dirigidos por facilitadores capacitados para personas que viven con enfermedades mentales o alguno de sus familiares lo padece. Self-Help and Recovery Exchange tiene un calendario actualizado regularmente de grupos de apoyo dirigidos por voluntarios, incluyendo varios que se reúnen en Zoom o en persona en lugares de Culver City y el centro de Los Ángeles. Los temas de los grupos incluyen el abuso de sustancias, la adicción, el duelo y la pérdida, el manejo de la ira y una variedad de condiciones de salud mental.

Apoyo en línea entre pares: El condado de Los Ángeles ofrece apoyo entre pares las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a través de la plataforma iPrevail de forma gratuita. Debe estar físicamente en el condado de Los Ángeles para registrarse en la cuenta gratuita. Otras ciudades y condados también ofrecen apoyo gratuito o subvencionado de iPrevail; si su área no lo ofrece, cuesta $9.99 al mes. 7 Cups ofrece apoyo gratuito entre pares las 24 horas del día, los 7 días de la semana, con la opción de pasar a un terapeuta con licencia por $150 al mes.

Grupos y foros de apoyo mutuo en las redes sociales: Hay muchos lugares en Reddit y grupos en Facebook donde la gente comparte sus problemas y experiencias y busca apoyo para una amplia gama de problemas de salud mental. En Facebook, puede escribir cualquier problema con el que esté lidiando y buscar los grupos disponibles. En Reddit, busque subreddits basados en condiciones o experiencias concretas, o empiece en lugares más generales como r/findareddit, r/KindVoice y r/internetparents.

Debido a que las personas con las que está hablando no son profesionales capacitados, sus conocimientos y su experiencia pueden variar, dijo Bonds: “Hay que tener cuidado con las cosas que no están administradas por organizaciones profesionales. Puede haber distintos niveles de calidad”.

Recursos específicos para la pandemia: El Departamento de Salud Mental del Condado de Los Ángeles ha publicado información y recursos orientados a las personas que experimentan ansiedad, pánico, dolor, estrés, frustración, depresión u otros problemas de salud mental como resultado de la pandemia. El departamento también se unió con la Asociación Pública para el Bienestar de UCLA para ofrecer una guía de recursos específicamente para los trabajadores de primera línea, los empleados del condado y los trabajadores educativos y de atención.

Meditación: “¿Ha intentado meditar?” puede parecer trillado, pero en realidad, los expertos dicen que debería probarlo. “Practicar la atención plena puede ser útil”, dijo DeBonis. “Es gratuito y está basado en la evidencia para muchas condiciones de salud mental. No todo el mundo lo adopta de inmediato, pero vale la pena intentarlo”.

Las meditaciones guiadas y el desarrollo de prácticas de atención plena pueden ser herramientas poderosas para apoyar la salud mental. Aplicaciones como Calm y Headspace ofrecen pruebas gratuitas y luego versiones de pago. Si está en el condado de Los Ángeles, Headspace sigue siendo gratuita. También hay videos gratis en YouTube, meditaciones gratuitas disponibles a través de Spotify, y una serie de podcasts disponibles en los muchos lugares donde se pueden escuchar podcasts.

Alternativas de bajo costo a la terapia

Clínicas de escala móvil: Es posible que haya terapeutas o clínicas en su zona que ofrezcan servicios a precios más bajos en función de su capacidad de pago. Busque en Google “terapía de escala móvil cerca de mí” para ver qué hay disponible.

Escuelas de posgrado y hospitales universitarios: Si hay una universidad o un hospital universitario en su área, es posible que ofrezcan sesiones de terapia a precios reducidos con médicos que aún están en formación. Póngase en contacto con ellos y pregunte qué ofrecen.

Aplicaciones de terapia: Aplicaciones como Talkspace y BetterHelp ofrecen terapia por mensaje de texto, teléfono o video, generalmente por menos del precio promedio de las sesiones en persona. Cobran una cuota por sesión, mensual o anual, a menudo con ventas adicionales de sesiones o servicios.

Otras aplicaciones de salud mental: Si busca aplicaciones adecuadas para una enfermedad, problema o tipo de tratamiento en particular, puede consultar más de 200 en la base de datos de One Mind PsyberGuide. Puede especificar que busca aplicaciones orientadas a cosas como “dolor crónico”, “terapia conductual dialéctica”, “TEPT”, “trastorno límite de la personalidad”, “productividad” y más. Haga clic en el nombre de una aplicación de la base de datos para ver el costo (algunas son gratuitas), la credibilidad, la experiencia del usuario y la investigación basada en el tipo de tratamiento utilizado.

Libros y cuadernos de trabajo: La biblioterapia es una subdisciplina propia de la terapia. Pero no es necesario contar con un biblioterapeuta titulado para encontrar valor en los libros o cuadernos de trabajo.

“Puede hacer muchos progresos por su cuenta si está motivado y puede acceder a un libro de la biblioteca o de Amazon”, dijo DeBonis.

DeBonis y Bonds ofrecieron algunas recomendaciones. Ambos mencionaron “Wherever You Go, There You Are”, de John Cabot Zin, y “The Feeling Good Handbook”, de David Burns, que, según DeBonis, adopta un enfoque similar al de la terapia cognitiva conductual. Bonds dijo que “The Courage to Heal” de Ellen Bass era bueno para las personas con traumas. También recomendó “Overcoming Depression”, de Lawrence Shapiro, y la antología “Black and Buddhist: What Buddhism Can Teach Us”, editada por Cheryl Giles y Pamela Ayo Etunde.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio