Anuncio
Share

8 precauciones para el COVID que puede dejar atrás en esta temporada festiva

Illustration shows a person getting a vaccine, two people taking a selfie and a person outside
Con las vacunas y más conocimiento sobre el coronavirus, ya no tenemos que preocuparnos por pequeñas cosas.
(Beth Walrond / Para The Times)

Nuestra segunda temporada festiva bajo la sombra del COVID-19 está a la vuelta de la esquina. Y, aunque la pandemia no ha terminado y todavía es importante tomar precauciones, este año muchos están vacunados, por lo que estamos en una mejor situación que el año pasado.

Atrás quedaron los días en que no sabíamos nada sobre el coronavirus y, por lo tanto, necesitábamos estar atentos a todo.

Ahora sabemos que la principal forma en que las personas se infectan es a través de la exposición a los fluidos respiratorios que transportan virus infecciosos. Esto significa:

• Inhalar aire que contiene el virus

Anuncio

• El virus siendo exhalado en sus membranas mucosas (como cuando alguien tose sobre usted)

• Tocar pequeñas gotas o partículas del virus con las manos y luego tocarse la nariz, los ojos o la boca

¿Qué significa eso para las cosas que solíamos hacer y que quizá ya no tengamos que realizar? ¿Las cosas a las que les teníamos miedo y que ya no nos dan tanto?

Es hora de reiniciar nuestro medidor de preocupación por el COVID-19, así como de una palabra de aliento para mantenerse al día con los últimos anuncios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), sus funcionarios de salud locales y profesionales médicos de confianza, para que preocuparse menos pueda suceder más de una vez al año.

Ocho cosas de las que podemos dejar de preocuparnos

1. Limpiar todas las superficies al menos una vez al día

¿Recuerda cuando pensábamos que necesitábamos usar toallitas Lysol para desinfectar alimentos empaquetados y recipientes para llevar?

Desde entonces, hemos aprendido que el coronavirus no sobrevive bien en las superficies, por lo que existe un bajo riesgo de propagación a partir de productos alimenticios o envases. Los CDC indican que probablemente no sea necesario realizar ninguna desinfección adicional en general, a menos que alguien que haya estado en su hogar en las últimas 24 horas tenga una infección confirmada por coronavirus. Si continúa limpiando su casa con regularidad, el jabón y los detergentes regulares eliminan la mayoría de las partículas del virus en las superficies sin problemas.

Pero si alguien en su hogar tiene más probabilidades de enfermarse gravemente por COVID-19, no está de más limpiar con mayor frecuencia. También asegúrese de lavarse las manos frecuentemente.

2. Usar guantes

¿Recuerda cuando usábamos guantes para utilizar la bomba de gasolina, ya que imaginábamos que cientos de personas posiblemente infectadas la habían tocado antes que nosotros?

Los CDC ahora señalan que para el público en general, los guantes no son necesarios a menos que esté limpiando o cuidando a alguien enfermo. La mejor manera de protegerse de los gérmenes después de salir es lavándose las manos con regularidad o usando un desinfectante para manos.

Pero continúe usando sus lindos guantes negros en su paseo a la hora del almuerzo, porque hace frío en California cuando estamos a ¡menos de 70 grados!, y debemos evitar el trastorno afectivo estacional ahora que oscurece a las 5 p.m.

3. Apretones de manos

¿Recuerda cuando pensábamos que nunca más nos daríamos la mano?

Aún es cierto que, si alguien tiene una infección por coronavirus, tose y le da la mano, y luego pone la mano cerca de la nariz, los ojos o la boca, es posible que se contagie. Pero si no está infectado, o no tose en la mano, o si se lava las manos antes de frotarse las manos por toda la cara, entonces debería estar bien.

Pero no se sienta presionado a comenzar a estrechar la mano nuevamente si pensaba que el golpe con el codo era fantástico.

4. Cubrebocas puestos al aire libre

En general, las actividades al aire libre son más seguras que las realizadas en entornos interiores porque un mayor flujo de aire significa que es menos probable que encuentre concentraciones del virus en el ambiente.

De acuerdo con las pautas de los CDC, no es necesario que use un cubrebocas en la mayoría de los entornos al aire libre, especialmente si continúa practicando el distanciamiento social. La excepción es si se encuentra en un área donde las tasas de transmisión del coronavirus son altas, o si participa en actividades en las que estará en contacto cercano con otras personas que no están completamente vacunadas o si se encuentra en una gran multitud.

Algunos oficiales de salud pública, como el del condado de Santa Clara, todavía recomiendan el uso de mascarillas sanitarias si se encuentra en áreas concurridas en general. El condado de Los Ángeles exige el uso de cubrebocas al aire libre en eventos con 10.000 o más individuos y las recomienda en algunas otras situaciones al aire libre. También vale la pena recordar que la mayoría de los niños pequeños todavía no están completamente inoculados, y que las personas que tienen el sistema inmunológico debilitado deben tomar todas las precauciones recomendadas para aquellos que no están vacunados.

5. Compartir comida

D.E.P. Souplantation, pero ¿fue una exageración ahora que entendemos que los bufets y compartir comida al estilo familiar no son grandes riesgos de contraer COVID-19?

Comer juntos puede ser riesgoso, especialmente si está en interiores y no se ha vacunado, porque el acto de masticar puede propagar los coronavirus a través de gotitas respiratorias y aerosoles. Pero actualmente no hay evidencia de que el COVID-19 se transmita a través de los alimentos. Entonces, si ya decidieron comer juntos, está bien dividir un postre sin preocuparse por tener platos separados.

Se pueden transmitir muchos otros gérmenes al compartir alimentos. Pero esta no es una historia sobre otros gérmenes.

6. Actividades acuáticas

¿Recuerda cuando avergonzamos a la gente por ir a la playa?

Ahora no solo sabemos que es más seguro estar afuera que en interiores, sino que también entendemos que el virus no se propaga a través del agua. Eso incluye piscinas, jacuzzis y parques acuáticos.

Si se acerca lo suficiente para que alguien infectado le respire en un jacuzzi, eso es una cosa. Pero si está nadando a varios pies de alguien que tiene COVID-19, probablemente esté bien.

7. Ahorro de cubrebocas de buena calidad para los trabajadores sanitarios

¿Recuerda cuando pensábamos que necesitábamos hacer mascarillas sanitarias con calcetines, pañuelos o ropa interior para poder guardar los cubrebocas N95 para los trabajadores de la salud?

Los trabajadores de la salud ahora cuentan con mascarillas sanitarias y, esperemos, que se mantenga de esa manera. Así que siéntase libre de comprar KN95s y otros cubrebocas desechables de alta calidad. Los CDC también recomiendan mascarillas sanitarias con dos o más capas de tela lavable y transpirable que se ajustan cómodamente a su cara.

8. Largas filas (u obstáculos imposibles) para obtener citas para vacunaciones

¿Recuerda cuando usó sus habilidades para obtener entradas para conciertos de BTS al conseguir que sus familiares y amigos de edad avanzada recibieran esas codiciadas citas de vacunaciones? ¿Y luego tuvieron que esperar una hora en la fila para ser inoculados?

Ahora puede ir a la mayoría de las farmacias y clínicas para recibir el antígeno contra COVID-19, incluso sin una cita. Todas las personas mayores de 5 años, en este momento, son elegibles para recibir una vacuna. California también recomienda dosis de refuerzo para quienes las deseen, a fin de brindar protección adicional a las personas antes de los viajes por las festividades, así como las reuniones, y esas citas también son fáciles de hacer.

Si usted y todos los demás en su círculo están inoculados, preocuparse menos podría convertirse en su nueva normalidad.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio