Anuncio

EN EL MISMO BOTE: Historias de la crisis climática

ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 29 de agosto de 2017, agua de la represa Addicks
ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 29 de agosto de 2017, agua de la represa Addicks cubre vecindarios tras el paso de la tormenta tropical Harvey en Houston.
(ASSOCIATED PRESS)
Share

La frustración que siento por la forma en que lastimamos nuestro medioambiente ha estado siempre conmigo. Recuerdo vívidamente el esmog en mi amado Santiago de Chile, que nos impedía ejercitarnos en ciertos días de escuela. Pero la mayor parte del tiempo, el impacto insidioso de la contaminación y el cambio climático era un ruido de fondo para mí, una molestia en el patio de la escuela que no tenía prioridad sobre mi familia, mi comunidad, mi salud, mi educación y mi trabajo.

Eso cambió con un inesperado y estresante viaje en bote. Fue ahí cuando el impacto del cambio climático dejó de ser un problema menor, cuando vi cómo mi vecindario estaba a merced de un planeta cambiante. Mis ojos se abrieron cuando mi familia se encontró en un bote de rescate en medio de una inundación histórica en 2017, en Houston, Texas.

Solo unos momentos antes de que llegaran los rescatistas, corrí a través del agua sucia tratando de preparar a mis hijos. Me dolía el corazón al ver sus rostros confundidos y asustados. Cuando finalmente pude brincar al bote, vi a cientos de personas en botes similares. Me sentí indefensa ante lo que la naturaleza puede hacer con todo lo que consideramos valioso. Entonces, entendí que la forma en que tratamos nuestro medioambiente, la manera en la que contaminamos nuestro aire tiene un impacto en TODO lo que intentamos proteger.

Anuncio

Ese momento me robó algo de lo que siempre me sentí orgullosa: mi capacidad como reportera para mantenerme objetiva, para darle a todos los actores el espacio a fin de explicar su postura en las historias sobre el único planeta que llamamos hogar.

Con el tiempo, sentí que la frustración se iba acumulando dentro de mí y determiné usar el poder de las palabras de una manera diferente. Decidí interpelar a los políticos que afirman que el cambio climático no es real o se niegan a hacer algo para ayudar a que mi comunidad y otras similares, se salven de la próxima inundación.

Como yo, el 80% de los latinos en Estados Unidos han tenido una experiencia con el clima extremo causado por el cambio climático, y el 74% cree que el cambio climático es un problema muy serio. Estos no son solo números, somos personas y el problema no desaparecerá. Debemos actuar, debemos desafiar, debemos presionar a los políticos para que actúen y tomen los pasos necesarios para reducir las emisiones y mitigar el impacto del cambio climático. Todos estamos en el mismo bote, y desafortunadamente no podremos llegar a tierra firme hasta que algo cambie verdaderamente.

Anuncio

Así que hoy, empiezo una columna para traerles las historias de nuestra crisis climática. Siempre he creído en el poder de las palabras, las experiencias compartidas y la comunidad. Con esta columna, espero plantear temas importantes para los latinos cuando se trata de la acción climática y la justicia ambiental. Espero mover corazones, inspirar a otros a hablar y a los legisladores a actuar, especialmente ahora, cuando tienen una oportunidad histórica en la punta de sus dedos, para ayudarnos a limpiar nuestro aire y reconstruir mejor este país mediante la transición a una economía verde.

En general, el 75% de los latinos dice que reducir los efectos del cambio climático “debe ser una prioridad, a fin de garantizar un planeta sustentable para las generaciones futuras”, y aunque a veces me pregunto si alguien realmente nos está escuchando … la verdad es que ahora más que nunca tenemos que alzar nuestras voces. Líderes comunitarios, activistas y organizaciones latinas han estado alzando la voz y liderando la lucha por estos temas durante años, y humildemente quiero unirme ahora a ellos y hacer eco de esos esfuerzos, desde este bote; mi bote; nuestro bote.

*Antonieta Cádiz es actualmente la directora general de asuntos latinos para Climate Power. Anteriormente, trabajó como corresponsal nacional para La Opinión y fue redactora política nacional para Univision.


Anuncio