El algoritmo sabe que estás embarazada y lo que TikTok te muestra es aterrador

Illustration of a pregnant woman standing on a phone in the sea. Play buttons circle her like shark fins.
(Kiersten Essenpreis / For The Times)
Share

Sensitive content warning

Este artículo aborda temas que pueden resultar molestos para los futuros padres o para otros lectores. También incluye vídeos incrustados en las redes sociales en los que se tratan esos temas.

Cuando Adriana López se enteró de que estaba embarazada, uno de los primeros lugares a los que acudió fue TikTok.

Inmediatamente, empezó a buscar publicaciones sobre las náuseas matutinas y otros efectos secundarios, recuerda López. Era el primer embarazo de esta residente de Stockton y quería estar preparada.

Pero la aplicación pronto empezó a llevarla hacia una dirección que la hacía sentir incómoda. Durante su primer trimestre, dice, su página -el feed de TikTok donde el algoritmo aparentemente “psíquico” de la aplicación, selecciona una serie de contenidos cada vez más personalizados- se llenó de vídeos sobre abortos. En el segundo trimestre, la página cambió a vídeos sobre trastornos genéticos y mortinatos.

Anuncio

“Empiezan con fotos del bebé y contenido muy dulce, que hace que lo veas”, dijo López, que ahora tiene 31 años. “Y luego, hacia el final del vídeo, se revela que [el] bebé nació muerto”.

Adriana Lopez at her home in Stockton.
Adriana López en su casa de Stockton. Después de recibir una avalancha de vídeos de TikTok sobre abortos espontáneos y nacimientos de bebés muertos, “tenía miedo de que mi bebé fuera a morir”, dijo.
(Max Whittaker / For The Times)

Empezó a sentir la paranoia de que algo fuera a salir mal en su propio embarazo. Intentó utilizar el botón “No me interesa” de la aplicación para indicar que no quería ver más vídeos alarmantes sobre el embarazo, pero seguían apareciendo en su feed; calcula que en su tercer trimestre, constituían más de la mitad de todos los vídeos que le mostraba TikTok. Tres amigas suyas, todas ellas también embarazadas por primera vez, le dijeron que estaban pasando por lo mismo.

No estaban solas. En todo el país y en todo el mundo, las mujeres embarazadas se ven inundadas en las redes sociales con un vídeo tras otro sobre los aspectos más aterradores del embarazo.

Una mujer dijo que encontró su cuenta de Instagram inundada de publicaciones sobre defectos de nacimiento y anomalías cromosómicas.

Otra dijo que le seguían mostrando vídeos “intrusivos” de YouTube sobre abortos espontáneos.

Anuncio

Adriana López muestra su feed de TikTok.
(Max Whittaker / For The Times)

Una tercera dijo que Facebook se volvió “un poco loco” a medida que se acercaba la fecha del parto; parecía querer que viera vídeos sobre el riesgo de morir en el parto.

El Times entrevistó a 13 mujeres, recibió declaraciones de otras nueve y revisó las publicaciones en las redes sociales de otras 62 que han luchado con alguna versión de este problema. Algunas pudieron filtrar los contenidos no deseados de sus canales ajustando concienzudamente sus hábitos de visualización o haciendo uso de las funciones de seguridad de las aplicaciones; muchas tuvieron que elegir entre abstenerse de las redes sociales y ver estos vídeos hasta que tuvieron a sus bebés.

Aunque otras apps también parecen susceptibles de sufrir este problema, las mujeres con las que habló The Times citaron de forma abrumadora tres canales de redes sociales específicos como responsables de su ansiedad: El feed “Para ti” de TikTok; el imitador de TikTok, Reels, de Instagram; y la página Explorar de Instagram.

En particular, los tres dependen en gran medida de los algoritmos para elegir las publicaciones que se muestran a los usuarios. Aunque otras plataformas importantes, como Twitter, Facebook y Reddit, animan a los usuarios a seleccionar sus feeds de diferentes maneras, TikTok, Reels y Explore funcionan con un modelo más pasivo, utilizando datos de comportamiento para reunir contenidos que los usuarios nunca habrían buscado por sí mismos. El subtexto parece ser que las máquinas entienden lo que queremos mejor que nosotros mismos.

La experiencia que López y muchas otras mujeres embarazadas relataron -ser identificadas como embarazadas por su comportamiento en línea, sin haber ofrecido explícitamente esa información, y luego recibir contenidos centrados en las últimas cosas en las que las mujeres embarazadas quieren estar pensando- puede ser lo que suceda cuando ese sistema de autoconducción se salga de control.

Incluso en las mejores circunstancias, el embarazo puede ser un momento vulnerable. Parijat Deshpande, autora de “Pregnancy Brain: A Mind-Body Approach to Stress Management During a High-Risk Pregnancy”, dijo en una entrevista que el embarazo cambia el perfil hormonal e inmunológico de la mujer de forma que puede aumentar el riesgo de estrés.

Aunque la depresión posparto es más conocida, también es común que las mujeres se depriman durante el embarazo, dijo Vivette Glover, profesora de psicobiología perinatal del Imperial College de Londres. La ansiedad y la depresión afectan a un 15% de las mujeres en torno a la fecha del parto, dijo, “y son igualmente comunes en el embarazo y en el posparto”.

Las mujeres embarazadas son también un grupo demográfico especialmente lucrativo para las plataformas web, ya que la llegada de un bebé supone un nuevo gasto en todo tipo de productos, como chupones y monitores. Esto las convierte en un objetivo privilegiado para los anuncios comerciales.

Anuncio

¿Por qué, entonces, estos sistemas ofrecen a las usuarias embarazadas tantos contenidos que dicen odiar? Aunque los propios algoritmos son en gran medida cajas negras, los incentivos que guían a sus empresas matrices son bastante claros: una economía de la atención construida para mantener a los usuarios comprometidos y en línea.

Frances Haugen at Stanford University in March.
Frances Haugen denunció a su antiguo empleador, Facebook, en 2021, revelando miles de páginas de documentos internos de la empresa.
(Carlos Avila Gonzalez / San Francisco Chronicle)

“La realidad es que la gente se siente atraída por el contenido extremo”, dijo Frances Haugen, la gerente de producto de Facebook quien ayudó a revelar hasta qué punto la compañía de Mark Zuckerberg ha sido consciente de sus efectos sociales negativos.

Para las empresas de redes sociales, atender a las preferencias “reveladas” de los usuarios -es decir, su comportamiento- en lugar de sus preferencias “expresadas” o declaradas suele producir un compromiso más redituable en forma de tiempo invertido, likes y comentarios.

Los usuarios “no quieren ver necesariamente la muerte de bebés, abortos o lo que sea”, dice Haugen, que ha trabajado en algoritmos de clasificación de contenidos en Facebook y otras plataformas. “Pero no pueden apartar la vista”.

La madriguera del conejo

Todo lo que Kelsey Versteeg quería ver eran animales bonitos.

Kelsey Versteeg estuvo luchando contra el insomnio durante su embarazo.

Kelsey Versteeg had been struggling with insomnia during her pregnancy
“Definitivamente causa mucha ansiedad tener ese tipo de cosas en tu pantalla todo el tiempo”, dijo Kelsey Versteeg.
(Dan Bress)

Durante su embarazo tuvo problemas de insomnio y se encontraba despierta en mitad de la noche viendo Reels sobre mascotas. Pero, de alguna manera, la aplicación también se dio cuenta de que la residente de Oakland, de 39 años, iba a tener un bebé pronto, y empezó a ponerle un vídeo tras otro sobre embarazos.

Anuncio

Algunas de las publicaciones, aunque no son realmente lo suyo, eran bastante inofensivas: vídeos sobre fiestas de revelación del sexo o familias con gemelos y trillizos, dijo. Pero muchos de ellos eran “contenido sombrío de bebés”. Al igual que con López en TikTok, Instagram había empezado a orientar a Versteeg hacia historias sobre mortinatos, bebés extremadamente prematuros y bebés con problemas de salud graves.

“Los reels siempre comenzaban con las cosas de gatos y cachorros que realmente quería ver, y luego esto era empujado a mi feed”, dijo. “Intentaba apartarlo para no verlo, pero parecía que realmente intentaban introducirlo”.

Las exploraciones fetales y los análisis de sangre que las mujeres embarazadas tienen que hacer todo el tiempo son lo suficientemente estresantes, dijo Versteeg, sin tener que absorber constantemente el trauma médico de otras mujeres en línea. Pero le resultaba difícil evitar los vídeos; muchos de ellos empezaban de forma inocua, pero al final giraban hacia la tragedia. La ponían nerviosa.

Kelsey Versteeg con su hijo.
(Dan Bress)

Versteeg no buscaba este contenido, dijo, y no seguía ninguna cuenta centrada en él. Incluso trató de pasar por alto todo lo que parecía remotamente relacionado con los bebés. Sin embargo, el contenido de pesadilla siguió apareciendo.

“Creo que cuando estás embarazada sientes curiosidad por lo que puede salir mal”, dice. “Pero parece muy poco saludable llevar a alguien por ese camino”.

“Como mujer embarazada, puede dar mucho miedo recibir toda esta información negativa y todo este material casi de miedo”, dijo Kayla LaTour, de 23 años, que tiene poco más de siete meses en su primer embarazo.

LaTour tiene cuidado de no dar “me gusta” a los vídeos sobre mortinatos, abortos espontáneos y traumas en el parto que ahora llenan su feed, ni de seguir a la gente que los hace. Sin embargo, a veces los ve cuando aparecen.

“Tienen esa forma de engancharte para que lo veas todo”, dice. “En el fondo de tu cabeza piensas: ‘Oh, esta mujer tenía pocos riesgos para todo y aun así su bebé salió con graves defectos de nacimiento’ o ‘Su bebé nació muerto’. Y te asustas; como, ‘Oh, Dios, ¿y si eso me va a pasar a mí?’”.

Al responder a los vídeos de esta manera, es probable que anime a la aplicación a mostrarle más videos, aunque odie verlos.

Anuncio

Haugen, la denunciante, dijo que el tiempo que alguien pasa viendo un vídeo es uno de los factores que TikTok utiliza para decidir qué más mostrarle. La empresa también ha dicho que las recomendaciones se basan en señales como los gustos y los comentarios de un usuario; los documentos filtrados indican que el tiempo de permanencia en la aplicación y la retención de los usuarios son métricas clave para la empresa.

Mientras tanto, Instagram dice que su algoritmo Explore considera las publicaciones anteriores que le han gustado a un usuario, las que ha guardado o a las que ha respondido con el fin de ofrecer nuevos contenidos con los que es probable que siga participando; y que Reels se centra “específicamente en lo que podría entretener” a alguien, como se predice en base a factores como las publicaciones con las que ha participado previamente y lo popular que es un determinado creador de contenido.

El hecho de que estas señales parezcan capaces de averiguar con tanta facilidad si una mujer está embarazada podría tener una gran importancia si el Tribunal Supremo anula el caso Roe vs. Wade, como parece que va a hacer. Si los datos en línea de una mujer indican que está embarazada pero nunca da a luz, señaló recientemente Zeynep Tufekci, del New York Times, esto podría marcarla como un objetivo de investigación en los muchos estados en los que el aborto pronto podría ser ilegal.

Un portavoz de TikTok dijo a The Times que la plataforma no rastrea el estado de embarazo de las usuarias. En una entrada del blog en diciembre, la compañía escribió que estaba “trabajando para reconocer si nuestro sistema puede estar recomendando inadvertidamente sólo tipos muy limitados de contenido que, aunque no violan nuestras políticas, podrían tener un efecto negativo”, como el contenido sobre la pérdida de peso o la soledad.

Un portavoz de Meta, la empresa matriz tanto de Facebook como de Instagram, dijo en un correo electrónico que “los padres utilizan Instagram para obtener consejos, compartir sus experiencias y buscar apoyo de otros padres, incluso cuando sus hijos tienen necesidades especiales. Nuestras recomendaciones permiten que las personas de esa comunidad se encuentren entre sí, pero siempre pueden hacernos saber en la aplicación si no están interesados en algo que se les recomienda”.

La empresa también es partidaria de una regulación que establezca normas claras en el sector sobre este tema, dijo el portavoz.

La voz de alarma

En 2015, Owen, el hijo de Ana Vick, nació muerto. Fue una tragedia que cambiaría el curso de su vida para siempre.

Ana Vick
“Esto es como un grito silencioso”, dijo Ana Vick sobre el contenido que hace en las redes sociales centrado en el mortinato. “Necesito sacarlo de mi cuerpo”.
(Joshua Vick)

La pérdida llevó a Vick a implicarse en la defensa de la prevención de la mortinatalidad con la esperanza de poder evitar a otras madres el dolor que ella experimentó. El año pasado ayudó a fundar el grupo de defensa sin ánimo de lucro PUSH for Empowered Pregnancy, cuyo objetivo es acabar con los mortinatos evitables; más recientemente se ha involucrado en Count the Kicks, un grupo centrado en la concienciación sobre cómo el seguimiento de los movimientos fetales puede ayudar a prevenir los mortinatos.

Anuncio

Pero para muchas mujeres embarazadas, Vick no es tan conocida como activista, sino como influenciadora en las redes sociales, aunque en un ámbito muy específico. Vick publica en TikTok e Instagram bajo el nombre de “Still My Son” (Todavía mi hijo), y hace vídeos sobre su trabajo de defensa, sobre lo que supuso perder un hijo y sobre cómo las espectadoras pueden evitar que nazca su propio hijo muerto.

“Muchas de nosotras ni siquiera conocemos la palabra ‘mortinato’ hasta que nos sucede”, dijo Vick. “Es muy importante para mí (...) asegurarme de que estas madres sientan que saben que no es su culpa y que no están solas”.

En uno de esos TikTok -subtitulado “Pregnancy advice I wish I was given before our son was unexpectedly #stillborn & our whole world was shattered"- Vick anima a las mujeres embarazadas a seguir el patrón de las patadas de su bebé y, si algo parece estar mal, buscar ayuda médica. “No querrás tener ningún remordimiento por no haber sabido que tu bebé estaba en peligro”, advierte Vick a sus espectadores. “Por favor, mantén a tu bebé a salvo”.

El vídeo ha sido visto más de 337.000 veces. Entre esos espectadores estaba López; como tantos otros vídeos de este tipo, había aparecido en su feed de TikTok.

Vídeos como el de Vick mantenían a López despierta por la noche preocupada por su hijo que aún no nacía. “No podía dormir pensando que algo iba mal”, dijo. “Especialmente durante el día, sacudía mi vientre múltiples veces porque pensaba que [mi] bebé no se movía”. Incluso la convencieron para que se comprara su propio Doppler fetal, algo que los expertos y la Administración de Alimentos y Medicamentos desaconsejan.

El argumento de que estos vídeos son menos educativos que inducen a la ansiedad es algo que Vick ha oído muchas veces antes, y que no le convence. Debajo de sus TikToks, las mujeres comentan a veces que la aplicación las asusta o que no quieren que les sigan mostrando vídeos de mortinatos mientras atraviesan su propio embarazo. “¡¡¡Esto hace que muchos padres estén ansiosos!!!”, escribió una mujer bajo el mismo vídeo que vio López. "¡Entiendo la concienciación, pero es muy agobiante! Me disgustan mucho estos vídeos”.

Vick cree que es un precio aceptable para difundir la información sobre los mortinatos.

“Desgraciadamente, sí, puede hacer que [los padres] se sientan un poco preocupados o ansiosos”, dijo, pero las mujeres que han perdido un hijo “habrían preferido saberlo y poder luchar por su hijo que no saberlo y verse sorprendidas”.

“No se puede tener un mortinato por ver un mortinato”, dijo. “No es contagioso”.

Anuncio

Allie Felker is a PUSH for Empowered Pregnancy volunteer
“Me pilló completamente por sorpresa”, dijo Allie Felker sobre la pérdida de su hijo. “Nunca había oído la palabra parto de mortinato, hasta que me ocurrió a mí".
(Alexandra Felker)

Allie Felker, otra voluntaria de PUSH for Empowered Pregnancy que hace TikToks sobre su propia experiencia con la mortinatalidad, está de acuerdo.

“Una de las principales cosas que me dicen es que estoy metiendo miedo”, dijo Felker. “Y a eso sólo digo: Somos fuertes. Nos enfrentamos a cosas realmente dolorosas y difíciles todo el tiempo”.

“No quiero que las mujeres embarazadas se sientan ansiosas; yo me sentí ansiosa durante todo el embarazo. Pero realmente creo que, si estás informada, eso puede quitarte la ansiedad”.

Sin embargo, aunque mujeres como Vick y Felker piensen que es importante hacer este tipo de contenidos, debe haber ciertos límites.

Después de dar a luz, dice Vick, pasó un tiempo fuera de las redes sociales; le parecían demasiado estresantes.

“Ya tenía suficiente miedo”, dice. “No necesitaba saber más formas en las que mi hijo pudiera morir”.

Buscando alternativas

Para algunas mujeres, la única forma de escapar de estos vídeos parece ser desconectarse.

Sarah Zeilinger, una madre primeriza de Austria, dijo que una vez que Instagram pasó de mostrarle “inocentes” Reels sobre el embarazo a otros que, en cambio, se centraban en los mortinatos, los abortos espontáneos y la muerte infantil, borró la aplicación.

Sarah Zeilinger, a first-time mother in Austria
“Soy una persona con ansiedad”, dijo Sarah Zeilinger por correo electrónico. Los vídeos de Instagram sobre mortinatos, abortos y muertes infantiles “dispararon” sus temores sobre su propio embarazo.
(Christian Zeilinger)
Anuncio

Los modelos de inteligencia artificial que se utilizan para orientar los contenidos son persistentes, y empezar de nuevo con una cuenta nueva es la única manera de no tener que hacer recomendaciones basadas en comportamientos anteriores, dijo Haugen, la denunciante. Pero eso no debería ser necesario, dijo: “Deberíamos tener la posibilidad de decir: ‘No quiero seguir viendo eso”.

LaTour dijo que le gustaría que TikTok pusiera de forma más sistemática advertencias sobre el contenido de los vídeos perturbadores sobre el embarazo. La aplicación tiene un mecanismo para difuminar el contenido sensible y exigir a los espectadores que hagan clic antes de verlo, pero dijo que nunca había visto esa función aplicada a una publicación sobre el embarazo. Sin embargo, el Times encontró algunas publicaciones que sí lo hacían.

Otras mujeres dijeron que les gustaría que las advertencias de activación se utilizaran con más frecuencia para marcar este contenido como potencialmente angustioso. (Vick se opuso a esto cuando se trata de vídeos de mortinatos: “Cualquier familia que haya sufrido la pérdida, no diría que es necesaria una advertencia”).

Y dos mujeres sugirieron que las aplicaciones añadan botones de “Haga clic aquí para obtener más información” debajo de las publicaciones relacionadas con el embarazo para poner las cosas en un contexto verificado médicamente, de forma similar a como las plataformas han promovido la verificación de información del COVID-19 durante la pandemia.

Brooke Koines, de 33 años, de Torrance, que está embarazada de su segundo hijo, dijo que empezó a ver TikToks de mortinatos y defectos de nacimiento casi inmediatamente después de saber que iba a tener otro bebé. Pero, al igual que un puñado de mujeres a las que The Times ha oído, empezó a marcar que no le interesaba ver esos vídeos, y en una semana habían casi desaparecido de su feed.

Brooke Koines, 33, of Torrance, who’s currently pregnant with her second child
“Internet te hace pensar que todas esas cosas que dan miedo son muy, muy comunes”, dijo Brooke Koines.
(Angela Kim Photography)

“Creo que TikTok debería dar esos consejos y trucos a sus usuarios”, dijo Koines, en lugar de dejar que sean ellos los que se eduquen entre sí, como lo hizo otro TikToker por ella.

(López y LaTour dijeron que el botón “No me interesa” de TikTok no tuvo un efecto claro en los tipos de vídeos que se les muestran. Otras mujeres dijeron tener el mismo problema con la función equivalente de Instagram).

TikTok ofrece un “Modo Restringido” que recorta las publicaciones “que pueden no ser apropiadas para todas las audiencias”, pero esa herramienta no permite un bloqueo más fino. La compañía también dice que está desarrollando una función que permitiría a los usuarios bloquear palabras o hashtags específicos: por ejemplo, #stillbirth. Instagram está en “las primeras etapas de exploración” de una herramienta similar, dijo un portavoz.

Pero hay quienes se muestran escépticos sobre la posibilidad de reformar estas aplicaciones.

Anuncio

Michelle Kennedy, fundadora y directora ejecutiva de la red social para mujeres Peanut, dijo que su aplicación no rehúye albergar conversaciones sobre las partes sensibles, incluso “sangrientas”, de la feminidad. Pero como el embarazo es un elemento central en el diseño de la aplicación -las usuarias se clasifican como mujeres que intentan concebir, embarazadas, madres o menopáusicas- y como Peanut no optimiza el tiempo invertido como métrica, esas conversaciones tienden a ser más satisfactorias, dijo.

“Internet trata de vender a las mujeres, de polarizar el pensamiento, de crear burbujas, de crear un círculo vicioso”, afirma Kennedy. “Puedo decirte: '¿No sería estupendo que otras cadenas hicieran lo mismo que nosotros?’ Pero no lo harán... porque el dólar de la publicidad es muy importante; porque cuanto más tiempo pases, más probable es que veas un anuncio de Pampers”.

Para López, al menos, el problema acabó resolviéndose solo. El 8 de febrero dio a luz a una niña sana. No mucho después, los TikToks del embarazo, empezaron a desaparecer.

Adriana Lopez with her 3-month-old daughter, Diana, at her home in Stockton.
Adriana López con su hija de 3 meses, Diana, en su casa de Stockton.
(Max Whittaker / For The Times)

Pero con la maternidad llegó una nueva amenaza. En lugar de los vídeos de mortinatos, dijo López, su canal de alimentación ahora publica otros sobre el síndrome de muerte súbita del lactante.

“Primero tenía miedo de que mi bebé muriera en mi estómago”, dijo. “Ahora tengo miedo de que mi bebé muera en la cuna”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí