Anuncio

Cuidado: Muchos de los autos dañados en las inundaciones de California podrían estar llegando a un concesionario cercano

Las aguas atraviesan un barrio de Merced, California, el 10 de enero.
(Noah Berger / Associated Press)
Share

Es el olor lo que lo delatará.

“Será mejor que acerques la cara al auto”, exhorta Ivan Drury, de Edmunds, el servicio de información automovilística.

“Ese olor asqueroso y a humedad”, dijo Drury, “es una gran señal de alarma”.

Una alarma que significa que lo más probable es que el vehículo haya estado en una inundación. Pronto, estos pueden ser los peligros de la compra de un coche usado en California.

Anuncio

Esto se debe a que cientos, si no miles, de vehículos se inundaron durante la serie de tormentas que azotaron gran parte del estado en enero. Generaron el tipo de inundación que puede causar estragos en los automóviles: Suelo oxidados, sistemas electrónicos anegados y motores descompuestos

En los próximos días y semanas, un complejo ecosistema de compañías de seguros, casas de subastas, concesionarios de automóviles y otros procesarán estas bajas automotrices. Muchos volverán a ponerse a la venta. Y al menos algunos de ellos serán compras arriesgadas.

Kenneth Potiker, propietario de Riteway Auto Dismantlers, sabe qué consejo darle a la gente que se plantea comprar un vehículo así.

Anuncio

“Les diría que no compraran un coche así: ése sería el mejor consejo”, afirma Potiker, cuya empresa de San Bernardino vende piezas de automóvil usadas. “Si se inunda dentro de un coche, los daños por agua son uno de los peores tipos de daños”.

Muchos vehículos inundados serán declarados siniestro total por las compañías de seguros, lo que suele ocurrir cuando el coste de las reparaciones necesarias es igual o superior al valor del vehículo. El Departamento de Vehículos a Motor de California retitulará estos coches con la designación de “salvage” o “chatarra”, que alerta a los consumidores de los daños u otros problemas que han sufrido. A continuación, un gran número de ellos se venderán en subastas organizadas por empresas como Copart y Insurance Auto Auctions, con sede en Dallas y Westchester, Illinois, respectivamente.

Numerosos licitadores competirán por los vehículos mojados, algunos de los cuales pueden tener intenciones poco honestas de revenderlos. Y eso importa, porque los coches que han sufrido daños por agua podrían ser peligrosamente inseguros, tanto física como tecnológicamente, aunque no lo parezcan, dijo Drury, director de insights de Edmunds.

Anuncio

“Número uno, el sistema eléctrico: un coche tiene muchos componentes electrónicos, ahora más que nunca. Los sistemas tecnológicos evitan que tengas un accidente, y ahora corres más peligro”, dijo. “Y está el deterioro físico del vehículo con el paso del tiempo”.

Tras el devastador paso del huracán Ian por Florida y los estados vecinos en septiembre, Carfax, la empresa de datos de vehículos, advirtió a los consumidores de los riesgos de comprar coches usados con daños causados por el agua. La empresa también estimó que las inundaciones provocadas por el huracán podrían haber dañado hasta 358.000 vehículos.

“Estamos viendo cómo estos coches aparecen por todo el país, poniendo en peligro a compradores desprevenidos”, declaró en octubre Emilie Voss, portavoz de Carfax. “Cosméticamente estos coches pueden tener un aspecto estupendo, pero si no sabes qué buscar, es casi imposible saber que están literalmente pudriéndose de dentro hacia fuera”.

Anuncio

Antes del huracán, Carfax calculaba que en 2022 había unos 400.000 vehículos en circulación con daños por inundaciones en su historial, según declaró Voss a The Times.

Es probable que un ecléctico grupo de compradores compita por los vehículos dañados en las tormentas de enero en California. Muchos coches serán adquiridos en subasta por empresarios y enviados al extranjero, donde podrían revenderse. Algunos serán adquiridos por concesionarios que los reacondicionarán y venderán como coches usados. Los adquirirán compradores particulares, que podrán pujar en determinadas subastas. Y otros serán comprados por empresas de desguace que desmontarán los vehículos en busca de piezas y revenderán sus restos utilizables.

Potiker es uno de estos empresarios, y espera ver los coches inundados apareciendo en las subastas en aproximadamente un mes. Pero no tiene previsto ser uno de los principales pujadores.

Anuncio

“Compraré unos cuantos, seguro, pero me mantendré alejado de muchos”, dice, explicando que puede ser difícil saber el alcance de los daños antes de pujar. También hay competencia de pujadores con intereses en el extranjero, que a menudo pagarán más de lo que él está dispuesto a pujar.

Racer Yoemans tiene una perspectiva similar. Es presidente de la empresa de software de datos de piezas de recambio BidCall, con sede en Seguin (Texas), y también se dedica a la compraventa de piezas usadas.

“Para serte sincero”, dice, “no compro vehículos que han estado en inundaciones”.

Anuncio

Un giro para el mercado de coches usados

La introducción de miles de vehículos adicionales en el mercado de coches usados de California supondría un problema más durante un tramo extraño para el sector.

Los precios de los coches usados se dispararon durante los dos primeros años de la pandemia del COVID-19, ya que una serie de circunstancias únicas impulsaron el negocio. El colapso del mercado de coches de alquiler en 2020 durante la primera parte de la pandemia, los graves problemas de producción en el sector de los automóviles nuevos y las oleadas de compradores con cheques de estímulo pusieron patas arriba la economía de los coches usados, provocando una escasez de existencias que disparó los precios.

Anuncio

Aunque el negocio se ha estabilizado en los últimos meses -los precios empezaron a bajar hacia el otoño pasado-, un diluvio de coches inundados podría ser un acontecimiento bienvenido para los concesionarios que soportaron un inventario escaso en los últimos años.

Damaged cars parked on a subterranean level of a Hancock Park condo building’s garage.
Autos estacionados en un nivel subterráneo del garaje de un edificio de apartamentos de Hancock Park resultaron dañados durante una inundación de las instalaciones el 9 de enero en medio de fuertes lluvias en Los Ángeles.
(Daniel Miller / Los Angeles Times)

Es legal vender un vehículo con un título de “salvage” o “chatarra”, siempre que se declaren los daños. Y las principales empresas de subastas proporcionan a los posibles postores información detallada sobre sus ofertas.

Anuncio

Por ejemplo, Insurance Auto Auctions, que opera un mercado global en línea para la venta de vehículos siniestrados, dañados y de bajo valor. La empresa, que subasta coches en nombre de sus clientes -entre ellos compañías de seguros y de alquiler de coches-, revela datos que serían cruciales para un comprador potencial. Sus listados en línea incluyen datos como la titularidad del vehículo, el kilometraje, la facilidad de conducción y el tipo de daños sufridos. También incluyen varias fotografías y una imagen de 360 grados.

No obstante, los comerciantes especializados en la compra y reventa de coches inundados suelen asumir grandes riesgos que conllevan márgenes de beneficio potencialmente elevados. Mientras tanto, los consumidores pueden sentirse atraídos por estos coches, que suelen tener precios sorprendentemente bajos. Según Drury, los coches dañados por las inundaciones suelen comprarse con un descuento de entre el 40% y el 70% sobre las valoraciones del Kelley Blue Book.

Según los expertos, la gran cantidad de vehículos que se subastarán podría suponer una gran oportunidad para los operadores sospechosos. Según Potiker, la razón es sencilla: “La gente puede arreglarlas sin que nadie se entere. Así es como funciona”.

Anuncio

Según Drury, los daños causados por el agua son un problema difícil de detectar. Un coche siniestrado en la inundación de este mes puede haber pasado uno o dos días sumergido en el agua, de modo que todos los componentes estaban saturados, o puede que sólo se haya estropeado el interior debido a una junta defectuosa en el techo solar.

“Varía mucho entre lo que está realmente destruido y lo que se puede salvar”, explica. “Ahí es donde realmente debes tener a alguien de confianza si estás buscando comprar uno”.

Cuidado compradores

Anuncio

Para evitar comprar un coche gravemente dañado por las inundaciones, hay varias cosas que los consumidores pueden hacer para protegerse de una desastrosa adquisición en un concesionario o a un particular.

En primer lugar, según los expertos, los posibles compradores deberían consultar un servicio como Carfax para comprobar el historial de un coche; estos productos mostrarán el estado del título de propiedad de un coche y podrían incluir otra información pertinente.

“Los malos cuentan con que la gente no lo haga”, afirma Drury. “A veces, los compradores se limitan a decir: ‘Lo quiero’”.

Anuncio

Al considerar la compra de un vehículo a un particular, los expertos recomiendan pagar para que lo inspeccione un profesional. Drury considera que una inspección de este tipo, que detectaría daños por agua, es “imprescindible”.

“Si va a hacerlo usted mismo, ... [debería] ver si hay óxido, olores raros o suciedad en lugares donde no debería estar”, dijo Drury. “¿Hay líneas de agua en la tapicería? Lo mismo ocurre con los cojines de los asientos. Si hay algún problema eléctrico y todo lo demás parece estar bien, es posible que haya algún problema”.

Al final, con los vendedores de coches usados, dice Drury, existe la esperanza de que operen de forma ética.

Anuncio

“Hay vendedores que se especializan en vehículos con título salvage, y es de esperar que tengan una lista de las cosas que han hecho para llevarlo hasta el estado de conducción”, dijo.

Aún así, Drury dijo que los consumidores deben tener cuidado al considerar la compra de cualquier coche usado que haya sido registrado en una ciudad o estado donde ha habido inundaciones. Esto, dijo, hace que esos vehículos sean “sospechosos”.

Esto, por supuesto, ahora incluye Los Ángeles - y California.

Anuncio

El redactor Russ Mitchell ha contribuido a este reportaje.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio