Anuncio
Share
Vida y Estilo

Alec Baldwin habla de los mayores bebedores de ‘Match Game’ y de renunciar a su papel de Trump en ‘SNL’

Alec Baldwin

Alec Baldwin en el set de “Match Game” de ABC. 

 

(Heidi Gutman / ABC)

Por cuarto año consecutivo, el actor Alec Baldwin estará de vuelta en ABC para una temporada de “Match Game” que comenzará esta noche, 12 de junio. Baldwin empuña el delgado micrófono que hizo famoso el presentador fundador del programa de Goodson-Todman Productions, Gene Rayburn, en la década de 1970, mientras que los panelistas, celebridades invitadas, han mantenido el ambiente de borrachera y subida de tono del programa original. Le preguntamos a Baldwin, de 61 años, por qué una estrella nominada al Oscar querría dar premios en efectivo y renunciar a ser el presidente Trump en “Saturday Night Live”.

Revelación completa: Estaba en un taxi en el centro de Manhattan cuando te vi en la calle y te dije lo mucho que me gustaba “Match Game”.

Lo recuerdo y me alegré de ir acompañado de seguridad ese día.

Es divertido. La primera vez que lo hice, pensé: “¿Qué diablos estoy haciendo?” Porque a menudo buscaba trabajos como los comerciales de Capital One y Amazon Echo y cosas para financiar mi organización benéfica [Fundación Hilaria y Alec Baldwin]... Lo hice el primer año y me divertí tanto que seguí regresando. Es algo que espero cada año.

Anuncio

¿La gente pregunta a menudo por qué un actor consumado como tú es anfitrión de un programa de concursos clásico?

Toda mi vida, quizá hasta el extremo, no me ha importado cómo se ve algo. Siempre estoy buscando trabajos donde pueda quedarme en casa. Me he vuelto a casar y tengo cuatro hijos pequeños. La gente venía a mí con proyectos muy valiosos y me decía: “¿Vas a ir a Nuevo México por cinco meses o a Vancouver por seis meses para hacer una miniserie de ocho partes?” Un montón de oportunidades que habría aprovechado hace años. Todo lo que hago ahora, intento lo mejor posible por quedarme en casa, y esta ha sido una gran oportunidad en ese sentido.

Alec B 2

Alec Baldwin haciendo su imitación del presidente Trump en el segmento “Weekend Update: Summer Edition” de “Saturday Night Live” en 2017.

 



(Rosalind O’Connor)

¿Eras un fanático de los programas de concursos?

Anuncio

Cuando era niño, hubo un período en mi vida en el que tenía 10 ó 12 años y no tenía ganas de ir a la escuela. Le dije a mi madre que no me sentía bien, y ella literalmente no me obligó a ir a la escuela. Me dijo: “Está bien, quédate en casa”. Tal vez estaba sola, no lo sé. Y me tumbaba en el sofá y veía todos los ridículos programas de televisión.

Me convertí en un conocedor de “The Galloping Gourmet”. Siempre me daba cuenta cuando Graham Kerr bebía demasiado. Veía programas de entrevistas: Virginia Graham y Dinah Shore. Estos son programas que van conmigo. Veía programas de concursos. “What’s My Line?”, “To Tell the Truth”, “Match Game”, y “Password” con Allen Ludden. Los devoraba porque eran graciosos, eran muy ingeniosos.

También eran vanguardistas para esa época.

En ese entonces, esos programas tenían mucho talento del teatro musical de Broadway. Charles Nelson Reilly, Robert Q. Lewis, Peggy Cass. Gente con sede en Nueva York que se iniciaron en el teatro en vivo y la comedia musical y que siempre tuvo una sincronización impecable. Pensé que tenía ese aire a fiesta, quiero ir a pasar el rato y cenar con esta gente.

¿Tenías un panelista favorito?

Pensé que Charles Nelson Reilly era imparable. Siempre fue gracioso. Cuando Whoopi Goldberg hizo “Hollywood Squares” estuvo fantástica. Podría ser graciosa y no cruzar la línea. No puedes ser demasiado cruel cuando haces estos programas. Y realmente amaba a Kitty Carlisle. Ella era esa maravillosa mujer recta, no era muy graciosa. Me encantó que los paneles estuvieran equilibrados así.

Kitty Carlisle trajo clase a esos programas.

Sí, ahí lo tienes. No tenemos a nadie así en nuestro programa. No tenemos clase en nuestro show. Necesitamos encontrar refinamiento para agregarlo en nuestro programa, así que gracias por esa referencia.

Anuncio

El consumo de alcohol fue un ingrediente muy importante en la versión de 1970 de “Match Game”. ¿Qué panelista bebe más en tu programa?

Es un empate, hay seis o siete de ellos que realmente se divierten. Tenemos un bar allí. Hay algunos amigos, compañeros de la comedia. Todo el mundo se siente libre y quiere pasar un buen rato. Luego te das cuenta que se han tomado tres o cuatro cócteles y tienen que salir a grabar un programa de televisión. Hay un par de ellos que han estado extremadamente alegres al inicio del show.

Este trabajo requiere que interactúes con los concursantes. ¿Cómo aprendiste a hacer eso?

La gente de Fremantle, que dirige el programa, especialmente Scott St. John, el productor minuto a minuto del programa, fue muy amable al enseñarme sobre los pequeños matices. Queremos que ganen los concursantes. Cuando los concursantes ganan $25.000, cuando llegan hasta el final, es un gran programa... y trato de mantener el enfoque en el juego. Se supone que es gracioso, pero $25.000 pueden hacer una gran diferencia en sus vidas. Podrían pagar la matrícula de sus hijos.

¿Hay una biblia de Goodson-Todman que dice lo que puedes y no puedes hacer en este formato?

Tenemos una metodología para asegurarnos de que todos estén jugando, especialmente los panelistas famosos. Todos los programas de concursos funcionan bajo un ligero toque del clásico escándalo de la prueba de preguntas y respuestas. De hecho, hemos dejado de grabar en el programa cuando alguien cambia muy inocentemente su respuesta después de insertar la tarjeta: la sacan y la vuelven a hacer. La voz desde arriba les dice: “Bien, detente”. Nos detenemos y las instrucciones se dan al actor de nuevo. Quieren que todo sea legal. Es tanto un concurso como un programa de entretenimiento.

En el antiguo “Match Game”, la televisora tenía una lista de palabras que los panelistas no podían usar en absoluto. ¿Hay una respuesta hoy que te haya sorprendido por salir al aire?

No puedo recordar eso. Pero sé que tenemos un collage de tarjetas en la pared de la sala verde, y esas son todas las tarjetas de las cosas absolutamente asquerosas y vulgares que los panelistas han puesto como respuestas y que terminaron siendo borradas y eliminadas del programa. Hemos tenido muchas, muchas de ellas.

Anuncio

Hace poco dijiste que ya no planeas imitar al presidente Trump en “Saturday Night Live”. ¿El productor ejecutivo Lorne Michaels ha intentado persuadirte para que vuelvas?

Lorne es mi querido amigo y si me pidiera que continuara haciéndolo según mi disponibilidad, lo haría. No sé cuán disponible voy a estar, porque realmente tengo que trabajar a tiempo completo. Mi esposa y yo tuvimos un bebé en mayo pasado y me tomé mucho tiempo libre el año pasado. No he trabajado en nada sustancial. Ahora, este otoño, eso va a terminar. Tengo un montón de cosas preparadas. Probablemente, la próxima primavera, terminaré haciendo algo que es un gran compromiso en cuanto a la televisión.

Pero me canso de toda esa cultura de [la imitación de Trump]. ¿Qué está cambiando? ¿Qué es lo que está logrando? Soy alguien que tiene una mentalidad bastante política y me pregunto en qué otras cosas podría estar poniendo mi energía.

¿Debería estar trabajando por el registro de votantes? ¿Debería volver a las campañas de candidaturas reales? ¿Qué debo hacer con mi tiempo?

La mayor parte del trabajo que mi esposa y yo hacemos con mi organización benéfica está relacionado con las artes. En los últimos años hemos donado una cantidad considerable de dinero a organizaciones relacionadas con las artes y me he retirado en gran medida de este tipo de política partidista.

Haciendo el papel de Trump, hay días en los que me pregunto: “¿Qué logro con esto?”.

Por último, me gustaría cuestionarte algo en forma de una pregunta de “Match Game”. “Si el presidente Trump es reelegido en 2020, probablemente voy a tener que __________”.

Aprende a hablar francés.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio