Advertisement

SALUD Y MEDIO AMBIENTE: Cientos de trabajadores padecen intoxicación por plomo. ¿Por qué Cal /OSHA no ha intervenido?

SALUD Y MEDIO AMBIENTE: Cientos de trabajadores padecen intoxicación por plomo. ¿Por qué Cal /OSHA no ha intervenido?
Bharat Dungrani, un especialista en salud ambiental en el Departamento de Salud del Condado de Los Angeles, extrae la humedad de las muestras de suelo recolectadas en Commerce. (Mel Melcon / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

La intoxicación por plomo se señala con frecuencia como un peligro para los niños. Pero también los adultos expuestos a la neurotoxina sufren graves y humillantes consecuencias.

Cuando un hombre que había trabajado en una planta de reciclaje de baterías en Los Ángeles me dijo: "El plomo actúa como una bola de demolición en el cuerpo" me relató los temblores crónicos, cambios de humor, debilidad y disfunción sexual que padece.

Advertisement

De igual forma, los peligros se extienden más allá de las puertas de la fábrica. Los trabajadores llevan el polvo de plomo a sus casas, donde puede causar más estragos en sus familias.

El mes pasado, el gobernador Jerry Brown vetó el Proyecto ley 2963 de la Asamblea, que habría obligado a dos agencias de California a actuar para reducir la intoxicación por plomo en los trabajadores.

Advertisement

El proyecto de ley habría requerido que el Departamento de Salud Pública alertara a la División de Seguridad y Salud Ocupacional, mejor conocida como Cal / OSHA, cuando los resultados de las pruebas mostraron que cualquier trabajador tiene demasiado plomo en la sangre.

La atención de Cal / OSHA llega con algunas consecuencias: el poder de imponer multas y de exigir soluciones a condiciones inseguras.

Sin embargo, Brown rechazó la idea de que se necesitaba alguna solución. En su declaración de veto, el gobernador dijo que el Departamento de Salud ya envía casos de plomo en el lugar de trabajo a Cal / OSHA "para su cumplimiento y resolverlo caso por caso”.

Esa declaración puede ser técnicamente cierta, pero lo que descubrí después de recopilar datos y examinar miles de registros públicos es que las reglas sobre el plomo en el lugar de trabajo en California son diferentes a las del resto de la nación.

Advertisement

El mayor problema es que  no hay una "línea roja" en la intoxicación por plomo de los trabajadores que señale cuando los funcionarios de salud pública deben remitir al empleador a Cal / OSHA.

La situación es diferente en otros 37 estados que utilizan un estándar federal de OSHA denominado National Emphasis Program on Lead. Bajo esa norma, si un solo trabajador tiene un nivel de plomo en la sangre de 25 microgramos por decilitro o superior, el caso es "considerado de alta gravedad y debe realizarse una inspección".

Según los expertos en seguridad en otros estados, establecer un punto de referencia claro para los niveles de plomo es crucial.

Michael Wood, administrador de OSHA en Oregon, lugar que adoptó la norma federal en 2009, dijo que tener activadas las inspecciones obligatorias automáticamente, ha permitido a su agencia identificar situaciones peligrosas antes de que empeoren.

"El uso de un marcador relativamente preciso nos permite identificar las sobreexposiciones que ocurren, para que podamos tomar las medidas apropiadas en nombre de los trabajadores", dijo Wood.

Brown tenía más de 1,200 proyectos de ley para considerar al cierre de la última sesión legislativa. Ese volumen significa que el gobernador tiene que confiar en agencias y asesores para ayudarlo a decidir qué firmar y qué vetar. En el caso de AB 2963, el Departamento de Salud Pública de California parece haberle empujado a seguir con el mismo procedimiento.

La semana pasada revisé las notas previas al veto de un analista del Comité de Salud del Senado estatal; un funcionario de salud pública le dijo que el departamento no ve a los trabajadores con niveles elevados de plomo en la sangre como una situación en la que es "imperativo tomar medidas inmediatas".

El funcionario de salud describió el enfoque como "fluido" y "caso por caso" con la preferencia para trabajar en colaboración con las empresas –las mismas palabras s utilizadas por el gobernador al hacer su veto.

Advertisement

El funcionario de salud provenía de una división poco conocida del Departamento de Salud Pública llamada Programa de Prevención de Envenenamiento por Plomo Ocupacional. Su función principal es educar a las empresas sobre la intoxicación y hace un buen trabajo al respecto.

Sin embargo, OLPPP también es el custodio de los resultados de las pruebas de plomo en todo el estado, y esos datos, que estudié, mostraron inequívocamente a un departamento extraordinariamente reacio a remitir los casos de envenenamiento por plomo a Cal / OSHA.

Considere lo que sucedió en la antigua planta de reciclaje de baterías de Exide Technologies en Vernon.

Exide es culpable de haber contaminado alrededor de 10,000 hogares y patios cercanos con niveles de plomo inseguros para los niños. Mientras se desarrollaba ese lento desastre, resulta que el Departamento de Salud Pública de California sabía que cientos de trabajadores de Exide estaban intoxicados crónicamente con plomo.

Sin embargo, entre 2000 y 2014, cuando la planta se cerró como parte de un acuerdo para evitar cargos penales federales, el departamento nunca remitió a Exide a OSHA para su cumplimiento. Ni una sola vez.

Tampoco parece que Cal / OSHA o el Departamento de Salud Pública han aprendido algo de esa debacle.

Actualmente, el Departamento de Salud Pública está al tanto de docenas de compañías en California, incluidos los campos de tiro bajo techo y las compañías de construcción, cuyos trabajadores recientemente tuvieron niveles de plomo que podrían provocar una inspección automática en estados como Texas, Arkansas y Oregón.

En 2017, otra planta de reciclaje de baterías en el área de Los Ángeles, Quemetco, tenía 111 trabajadores con niveles de plomo que podrían causar un aborto espontáneo o una enfermedad cardíaca con una exposición prolongada, incluidos varios lo suficientemente altos como para activar inspecciones de cumplimiento obligatorias en otros lugares.

De hecho, el Departamento de Salud Pública ha estado registrando niveles elevados entre los empleados de Quemetco durante décadas, pero nunca ha llamado a Cal / OSHA.

Brown todavía puede ayudar a arreglar este problema. California necesita de manera más inmediata una comunicación efectiva entre la salud pública y los funcionarios de Cal / OSHA, y un acuerdo de que cuando los niveles de plomo alcanzan un punto crítico, Cal / OSHA se haga cargo del caso.

Si Brown presionara a Cal / OSHA para que adoptara las normas federales contenidas en el Programa Nacional de Énfasis en el Plomo, como lo ha hecho con los productos químicos en las fundiciones de metal y el polvo de sílice, esos problemas se resolverían.

El estado siempre puede aprobar medidas más estrictas en el futuro, pero mientras tanto, los trabajadores no deben quedar en peligro por las brechas en este sistema de "caso por caso".

Advertisement

*Joe Rubin es un reportero de investigación con sede en Sacramento y miembro del Centro de Informes de Salud de la USC. Sus informes sobre intoxicaciones de plomo en el lugar de trabajo en California han aparecido en Capital & Main.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement