Anuncio
Share
Vida y Estilo

Como el monstruo del Lago Ness: los tiburones peregrinos regresan a aguas Californianas

Ryan Lawler vio la aleta dorsal a la distancia, balanceándose lentamente de lado a lado y asumió que era un gran tiburón blanco. Cuando su bote se acercó, vio el macizo hocico del pez saliendo del agua, con la boca abierta.

“Era algo con lo que habíamos estado soñando”, dijo Lawler. El propietario de Pacific Offshore Expeditions se enteró de que los tiburones peregrinos aparecieron recientemente a lo largo de Channel Islands y salieron en busca de uno, como una especie de actividad en la lista personal de cosas por hacer antes de morir.

Con medidas que podrían llegar a más de 30 pies de largo, los tiburones peregrinos son los segundos en tamaño sólo detrás de los tiburones ballena y son completamente inofensivos. Tienen dientes diminutos y se alimentan de copépodos como el krill y el plancton.

Desde principios hasta mediados de la década de 1900, los enormes peces abundaban a lo largo de la Costa Oeste, sumando cientos y posiblemente miles, dijo Heidi Dewar, bióloga investigadora de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Anuncio

Alrededor de la década de 1960, los peces casi desaparecieron, posiblemente porque fueron cazados por sus valiosas aletas e hígados, o se eliminaron después de interferir con la pesca de salmón en Canadá, dijo Dewar.

tibu1

Un tiburón peregrino con la boca abierta se alimenta en la costa de la isla Santa Cruz. (Lotti Keenan / Island Packers Cruises)

(Los Angeles Times)

A partir de 2009, la NOAA incluyó a los tiburones peregrinos en su programa de “especies de interés” y comenzó a pedir la ayuda del público para detectarlos. En los últimos años, sólo ha habido avistamientos ocasionales.

Ahora, este animal parece estar haciendo una reaparición.

Anuncio

Informes recientes indican que grupos de 10 a 20 tiburones han estado nadando en el Canal de Santa Bárbara y los avistamientos individuales también parecen haber aumentado.

Los científicos saben tan poco acerca de los tiburones que les resulta difícil explicar por qué aparentemente han regresado y si van a quedarse.

La emoción comenzó a mediados de abril, cuando un barco de Island Packers Cruises llegó a la isla de Santa Cruz. Los pasajeros que desembarcaron charlaron entusiasmados sobre el avistamiento de un grupo de unos 15 tiburones gigantes, que habían estado nadando perezosamente alrededor de su bote. La NOAA fue notificada de inmediato.

“Estuvieron entusiasmados con eso”, dijo Cherryl Connally, copropietaria de Island Packers Cruises. “La multitud de personas ‘saltaba y gritaba. Había muchos tiburones”.

Recientemente, la gente ha visto a los tiburones en la isla de Santa Cruz cada dos días, dijo Connally. Aunque la mayoría de los avistamientos se han realizado en el Canal de Santa Bárbara, también se ha informado de tiburones peregrinos en las aguas de Ventura, Santa Mónica y Long Beach.

Dan Salas, director ejecutivo y fundador de Harbor Breeze Cruises en Long Beach, dijo que los pasajeros han visto siete u ocho tiburones peregrinos en sus excursiones desde principios de año. Salas dijo que ha visto cinco en su vida y tres de ellos fueron este año.

“Son como el monstruo del Lago Ness”, dijo. “Escuchas historias sobre ellos, pero es realmente difícil poder observarlos”.

Para él, la razón del regreso de los tiburones es clara.

Anuncio

“Las condiciones son perfectas para la vida marina en este momento”, dijo. Las temperaturas se están calentando. Y es posible que el escurrimiento de agua dulce de las lluvias recientes haya drenado nutrientes al océano, haciendo que el plancton crezca, dijo.

Los cambios recientes en los patrones climáticos y las temperaturas del océano han dado lugar a todo tipo de cosas extrañas que suceden en las aguas de la Costa Oeste. En febrero pasado, por ejemplo, los miembros del personal de la UC Santa Bárbara encontraron un pez luna muy raro, Mola tecta, el primero registrado en el hemisferio norte.

En ese caso, dijo el ecologista de NOAA Elliott Hazen, el calentamiento del océano podría ser la razón por la que la especie se movió hacia el norte, al igual que muchas otras criaturas marinas. Lo mismo podría ser para la comida que siguen los tiburones peregrinos, dijo.

Los copépodos también podrían beneficiarse del escurrimiento de agua dulce, aunque a veces puede ser perjudicial porque ayuda a que crezcan algas venenosas, que si se ingieren pueden enfermar o matar a algunos mamíferos marinos. Los expertos creen que ese fue el caso en marzo pasado, cuando los delfines se estaban quedando varados y muriendo en cantidades excesivas en las playas del Condado de Orange.

tibu2

Una imagen de drone muestra el tamaño de un tiburón peregrino en relación con el barco de Ryan Lawler. (Kristin Campell / Pacific Offshore Expeditions)

(Los Angeles Times)

Aunque los científicos están de acuerdo en que el regreso del tiburón peregrino puede tener algo que ver con factores ambientales, dudan en sacar conclusiones porque hay muy poca información de referencia sobre la especie.

“Ojalá tuviera una buena respuesta”, dijo Dewar. “Definitivamente sabemos que el océano está cambiando”.

El problema, dijo Dewar, es que los científicos no saben cómo se comportan los animales incluso en condiciones normales y los cambios recientes en el clima sólo han complicado las cosas.

Anuncio

En 2010 y 2011, cuatro tiburones peregrinos encontrados en aguas de California fueron marcados para estudiar sus movimientos.

Uno fue rastreado hasta Baja California y otro en Hawaii, dijo Dewar. Los científicos creen que el rango de los animales se extiende desde Baja California hasta Canadá, pero sólo tienen esos cuatro tiburones marcados para basar sus suposiciones.

Los científicos también saben que los tiburones peregrinos tienden a nadar en aguas turbias donde es probable que encuentren altas concentraciones de alimentos. Dewar dijo que los animales parecen nadar cerca de la superficie o en las profundidades del océano, siguiendo las corrientes que transportan los alimentos.

Además de eso, poco se sabe sobre sus hábitats.

En general, los tiburones tardan más que otros animales marinos en madurar hasta la edad reproductiva y tienen un pequeño número de descendientes, dijo Ryan Freedman, un investigador que trabaja con NOAA para rastrear a los tiburones peregrinos. Eso podría explicar por qué los animales parecían haber desaparecido de las aguas del sur de California durante tanto tiempo.

Es probable que el aumento en los avistamientos signifique que la población finalmente se está recuperando después de años de ser diezmada, dijo Freedman.

Y eso presenta a los científicos la oportunidad de rastrear e investigar adecuadamente a los tiburones peregrinos.

Freedman marcó dos tiburones más en abril pasado y está listo con cuatro etiquetas adicionales por si se encuentra con otros gigantes gentiles. Las etiquetas están equipadas con tecnología satelital y se adjuntan a la aleta dorsal de un tiburón. Recopilan información sobre la profundidad, la luz y la temperatura para hacer estimaciones sobre dónde se aventura el tiburón.

Después de unos meses, las etiquetas se caen y suben a la superficie del océano, entonces, se transmiten a los científicos más datos de satélite.

“Muchas veces, no sabemos realmente que necesitamos cierta información hasta que es demasiado tarde”, dijo Freedman. Con tecnología avanzada y más protecciones a la fauna marina, dijo, “ahora estamos mucho mejor”.

tibu3

Los pasajeros a bordo de un barco de Island Packers Cruises observan a un tiburón peregrino. (Lotti Keenan / Island Packers Cruises)

(Los Angeles Times)

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio