Advertisement

SU SALUD: Qué pasa cuando una mujer quiere un aborto pero no puede conseguirlo

SU SALUD: Qué pasa cuando una mujer quiere un aborto pero no puede conseguirlo
Un asistente médico obtiene  una muestra de sangre a una mujer durante una consulta. Cuando las mujeres que buscan abortos no pueden obtenerlos, a los niños les va peor. (Molly Hennessy-Fiske / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Cuando a las mujeres se les niega el aborto, no solo se afecta sus vidas, también afecta las vidas de los niños, según un estudio publicado en el Journal of Pediatrics.

El nuevo trabajo encuentra que los niños pequeños de madres a las que se les impidió el acceso al aborto, tienen menos posibilidades de desarrollo a lo largo de su vida y tienen más posibilidades de vivir en la pobreza que los niños de madres que se realizaron un aborto.

Advertisement

"La investigación aquí es clara", dijo Diana Greene Foster, demógrafa de la Universidad de California en San Francisco, quien dirigió el trabajo. "Restringir el acceso al aborto no solo perjudica a las mujeres. También perjudica a sus hijos".

Investigaciones anteriores han demostrado que el 60% de las mujeres en EE.UU. que han tenido un aborto tienen otros hijos, señalaron los autores del estudio.

Advertisement

Además, aproximadamente un tercio de las mujeres que buscan un aborto dicen que quieren interrumpir su embarazo para poder cuidar mejor a los niños que ya tienen.

Para averiguar si esto tiene un impacto negativo en la capacidad de cuidar a un niño, los autores recurrieron a los datos recopilados por un único estudio longitudinal de cinco años conocido como el Estudio Turnaway.

El Estudio Turnaway fue diseñado por Foster para ayudar a los investigadores a comparar dos grupos de mujeres: las que querían un aborto y se hacían uno, y las que querían un aborto y fueron rechazadas porque habían superado el límite gestacional.

Las participantes mayores de 15 años fueron reclutadas en 30 clínicas de aborto en todo el país. Para el nuevo estudio, los autores analizaron los datos recopilados por mujeres que tenían más hijos durante el momento en que buscaron un aborto.

Advertisement

Las mujeres fueron entrevistadas seis meses después de haber ido a la clínica y luego cada seis meses durante cinco años.

Como parte de la encuesta, se hicieron preguntas sobre el desarrollo infantil, la salud infantil, el bienestar socioeconómico y la cantidad de tiempo dedicado al cuidado de niños menores de 5 años en el momento en que buscaron un aborto.

Al final pudieron recolectar información de 55 niños cuyas mamás no pudieron abortar y de otros 293 niños, cuyas madres pudieron terminar con el embarazo no deseado.

Los autores encontraron que ambos eran grupos de niños sanos y que ambos grupos de madres reportaron haber pasado iguales cantidades de tiempo cuidando de sus hijos.

Pero hubo algunas diferencias. Los hijos de mujeres a quienes se les negó un aborto, tenían menos probabilidades de alcanzar los hitos del desarrollo que aquellas madres que si tuvieron un aborto.

Específicamente, aquellas en el grupo de cambio de turno colocaron el 73% de sus hitos de desarrollo, en promedio, en comparación con un promedio del 77% para los niños cuyas madres no fueron rechazadas. Aunque es pequeña, la diferencia es demasiado grande para ser debido al azar, según el estudio.

"Es sorprendente encontrar alguna diferencia significativa", dijo Foster. "Esto demuestra que el hecho de tener o no un aborto, sí afecta el desarrollo de su hijo".

Los autores también encontraron que los hijos de las mujeres a las que se les negó el aborto, tenían más posibilidades de vivir en la pobreza que aquellos cuyas madres pudieron realizarse un aborto (72% contra 55%) y de vivir en una casa en la que no existe suficiente dinero para cubrir las necesidades básicas, como alimentos, vivienda y transporte (87% contra 70%).

Advertisement

"Es caro tener un nuevo bebé", dijo Foster. "Y te saca de la fuerza laboral por un período. De repente, una familia tiene menos dinero para cuidar a más personas".

La nueva investigación es la última de unas 40 que van a ser publicadas utilizando información del Estudio Turnaway.

Trabajos anteriores han demostrado que tener un aborto no conduce a problemas mentales a largo plazo, pero no tenerlo cuando se quiere, si puede llevar a problemas de ansiedad y depresión.

Otro estudio más mostró que no tener un aborto cuando lo requerían reducía sus posibilidades de planear un embarazo deseado en el futuro.

Foster dijo que los investigadores aún tienen más que aprender del Estudio Turnaway sobre cómo las mujeres y sus familias se ven afectadas por el hecho de que puedan acceder a un aborto.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement