Advertisement

El apéndice podría desempeñar un papel sorprendente en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson

El apéndice podría desempeñar un papel sorprendente en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson
Los apéndices saludables contienen alfa-sinucleína (que se muestra en rojo), una proteína que es un componente de los cuerpos de Lewy observados en la enfermedad de Parkinson. (B.A. Killinger et al. / Science Translational Medicine)

Por mucho tiempo se ha dicho que el apéndice es un órgano que ha dejado de ser útil en la evolución humana. Pero una nueva investigación sugiere que podría desempeñar un papel activo y perjudicial en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson.

En un hallazgo que extiende el vínculo entre la salud intestinal y cerebral en una nueva dirección sorprendente, los científicos encontraron que las personas a las que se les había extirpado el apéndice tenían un 20% menos de probabilidades de desarrollar el trastorno neurodegenerativo que las personas a las que no se les realizaron apendicectomías.

Advertisement

Además, la extirpación quirúrgica del apéndice parecía impedir la aparición de los síntomas de Parkinson, que incluyen temblores, dificultades de movimiento y signos de demencia.

Entre los pacientes de mayor edad en los que eventualmente se diagnosticó la enfermedad de Parkinson, aquellos a los que se les había extirpado el apéndice experimentaron sus primeros síntomas 3.6 años después, en promedio, que las personas que retuvieron el órgano pequeño.

Advertisement

Los autores del nuevo estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, el 31 de octubre, subrayaron que sus hallazgos no justifican la apendicectomía como una estrategia para prevenir la enfermedad de Parkinson.

Más bien, dijeron, el estudio ofrece nuevas pruebas de una idea que está reuniendo apoyo entre los científicos que exploran los orígenes de la enfermedad de Parkinson: que al menos en algunos casos, las proteínas que se acumulan en el cerebro y detienen la producción de dopamina se incuban en el tracto gastrointestinal, posiblemente por el sistema inmunológico.

Desde allí, los científicos sospechan que esas proteínas, llamadas alfa-sinucleína, migran hacia el norte a lo largo del nervio vago, uno de los nervios más largos del cuerpo. En la enfermedad de Parkinson, estas proteínas de alguna manera se "pliegan" y contribuyen a la formación de grupos llamados cuerpos de Lewy, que invaden y dañan un sitio en el cerebro que ayuda a regular el movimiento.

Aunque lejos de ser definitivo, esta imagen emergente de la enfermedad de Parkinson ha comenzado a centrar a los científicos en las formas en que podrían detectarla e incluso tratarla años antes de que dañe el cerebro. Los síntomas gastrointestinales, como el estreñimiento crónico, a menudo son evidentes en las personas años antes de ser diagnosticados con Parkinson, un hecho que ha fomentado el interés en la conexión del cerebro y el intestino con la enfermedad y en las posibilidades de detección temprana.

Advertisement

Pero todavía hay muchos misterios por desentrañar. Los científicos deben precisar el reparto completo de personajes, incluidos los genes, las toxinas ambientales y las proteínas mal plegadas, implicadas en el inicio y la progresión de la enfermedad. Deben discernir dónde y cómo comienza el proceso de la enfermedad. Y deben comprender la secuencia exacta de eventos mediante la cual estos contribuyentes múltiples interactúan para hacer daño.

Los nuevos hallazgos sugieren que el apéndice debe ser un lugar especial de interés en esta búsqueda.

"Es una pieza del rompecabezas", dijo la doctora Rachel Dolhun, neuróloga y vicepresidenta de comunicaciones médicas de la Fundación Michael J. Fox, una importante financiadora de la investigación de la enfermedad de Parkinson. "Sugiere que el plegamiento incorrecto de proteínas que podría ocurrir en los órganos periféricos podría ser un factor iniciador de la enfermedad, y que el apéndice podría ser un órgano que podría contribuir".

Los científicos observaron por primera vez hace dos décadas que la proteína alfa-sinucleína anormal era evidente en los cerebros de las personas con enfermedad de Parkinson, como un componente de los cuerpos de Lewy. Más recientemente, han descubierto que, en su forma normal, esta proteína alfa-sinucleína estaba muy difundida en los intestinos de personas jóvenes y sanas.

La alfa-sinucleína agregada es visible en las neuronas del apéndice.
La alfa-sinucleína agregada es visible en las neuronas del apéndice. (Instituto de Investigación Van Andel)

Las sospechas recaen cada vez más en el apéndice como un campo de enfermería para las proteínas potencialmente problemáticas. Una protuberancia similar a la del intestino grueso, el apéndice es un sitio común de inflamación aguda, que causa dolor e inflamación en todo el intestino. Los cirujanos lo extraen de manera rutinaria cuando se inflama.

Pero a medida que los científicos han estudiado el diverso ecosistema de microbios del tracto digestivo, han adquirido una apreciación creciente del papel del apéndice en la regulación de las respuestas inmunitarias en el intestino, con repercusiones en todo el cuerpo. Si se crea la alfa-sinucleína allí, o si el apéndice genera las proteínas mal plegadas que son el sello distintivo de la enfermedad de Parkinson, la presencia o ausencia de un apéndice debería hacer una diferencia en la probabilidad de que una persona desarrolle esa enfermedad, razonaron los autores del nuevo estudio.

Era una hipótesis que podrían probar, si pudieran rastrear los registros médicos completos de una gran población durante muchas décadas. En Suecia, un país con un registro meticuloso y un registro nacional de pacientes seguidos desde la cuna hasta la tumba, tenían dos opciones.

Una era una base de datos que contenía registros médicos detallados para 1.6 millones de suecos durante un promedio de 54 años. A muchos de ellos se les realizaron apendicectomías; muchos menos fueron diagnosticados con Parkinson.

Advertisement

El análisis reveló que la extirpación del apéndice en una etapa temprana de la vida se asoció con una reducción de aproximadamente el 20% en el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson.

El efecto fue magnificado en las personas que vivían en áreas rurales. Se ha encontrado que los contaminantes ambientales aumentan el riesgo de Parkinson, y se cree que una mayor exposición a los pesticidas en las áreas rurales explica la mayor prevalencia de la enfermedad allí. En esa población, las apendectomías se asociaron con un riesgo 25% menor de Parkinson.

Cuando los investigadores consideraron el momento de una apendicectomía, encontraron evidencia adicional que sugiere un papel central para el apéndice en la enfermedad de Parkinson.

La disminución en el riesgo de Parkinson fue evidente solo cuando el apéndice (y la proteína alfa-sinucleína contenidas en él) se extirpaba en una etapa temprana de la vida. La eliminación del apéndice después del inicio del proceso de la enfermedad, sin embargo, no tuvo ningún efecto sobre la progresión de la enfermedad, encontraron los investigadores.

Los autores del estudio también analizaron las muestras de tejido del apéndice obtenidas de 48 personas que se habían sometido a una apendicectomía de rutina y que no fueron diagnosticadas con Parkinson más tarde en la vida. Descubrieron que 46 de las muestras contenían altos niveles de grupos de alfa-sinucleína similares a los observados en los cuerpos de Lewy, y que la edad de la persona de la que se les extrajo no parecía importar. En una enfermedad ligada a la edad avanzada, esto fue una sorpresa.

En el laboratorio, los investigadores descubrieron que este tejido extirpado de individuos sanos podía utilizarse fácilmente para formar los cúmulos peligrosos que se observan en los cerebros de las personas con Parkinson.

Todo esto sugiere un modelo en el que especies clandestinas de alfa-sinucleína podrían impulsar la formación de grupos de proteínas mal plegadas dentro del apéndice, escribieron los autores.

Advertisement

Pero eso no significa que el enigma de la enfermedad de Parkinson, descrito por primera vez en 1817 por el Dr. James Parkinson, esté cerca de resolverse. (Casualmente, Parkinson fue el primero en describir la apendicitis aguda, en 1812).

"Podría haber muchos orígenes" de la enfermedad, dijo la coautora Viviane Labrie, neurogenética del Instituto de Investigación Van Andel en Grand Rapids, Michigan. La eliminación del apéndice "parece estar asociada con una reducción del 20% en ese riesgo". Pero si bien ese es un hallazgo sólido, dijo, deja mucho que explicar.

"Este trabajo está bien hecho, y hay mucho poder en el tamaño de la población que estos autores usaron", dijo Anumantha Kanthasamy, investigador de Parkinson en la Universidad Estatal de Iowa en Ames, que no participó en la nueva investigación.

Kanthasamy hizo hincapié en que la asociación encontrada en el estudio no sugiere necesariamente que la extirpación del apéndice redujera directamente el riesgo de los suecos de Parkinson. La relación bien podría ser más compleja: por ejemplo, el ataque de apendicitis que llevó a la extracción del órgano podría ser la clave para la protección de una persona.

"Se suma al concepto de que, en la enfermedad de Parkinson, los cambios que tienen lugar en el sistema nervioso periférico, incluido el intestino, probablemente se produzcan mucho antes de lo que se considera la patología clásica en el cerebro", agregó. "Y se suma a nuestro entendimiento de que el intestino y el sistema nervioso periférico están íntimamente conectados al cerebro".

Si quiere leer este artículo en ingés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement