Advertisement

El asteroide, Ultima Thule, está revelando los secretos del sistema solar

El asteroide, Ultima Thule, está revelando los secretos del sistema solar
Ochenta días después de que la nave espacial New Horizons de la NASA sobrevolara Ultima Thule, los científicos están aprendiendo más sobre este extraño e inesperado objeto que se encuentra a 4.500 millones de kilómetros del sol. (NASA) (NASA)

La nave espacial New Horizons de la NASA, sobrevoló con éxito el mundo más distante jamás explorado por humanos el Día de Año Nuevo pasado. Ahora, una imagen más clara del objeto de 22 millas de largo conocido como Ultima Thule está comenzando a tomar forma y ​​tiene a los científicos desconcertados.

"Nunca hemos visto nada como esto", dijo Alan Stern, investigador principal de la misión New Horizons. "Es un misterio."

Advertisement

La nave espacial New Horizons pasó cerca a Ultima Thule el 1 de enero pasado a una velocidad de 32.000 mph y recolectó los datos a medida que avanzaba. Al momento del acercamiento más próximo, se encontraba a unas 2.200 millas de la superficie del pequeño mundo, o lo que representa la distancia de Los Ángeles a Washington, DC.

Ultima Thule, es tan pequeño y está tan lejos del sol que, antes de que New Horizons lo pasara, los científicos tenían una idea muy pobre de cómo se vería. La nave espacial reveló lo que se conoce como un objeto binario, lo que significa que está hecho de dos lóbulos distintos que se fusionaron hace mucho tiempo.

Advertisement

"Parece que hay dos cosas pegadas, lo que es exactamente un binario de contacto", dijo Stern.

Las primeras imágenes enviadas por New Horizons sugirieron que se parecía a un muñeco de nieve, pero a medida que más datos se filtraban desde la nave espacial, la impresión inicial cambió.

El equipo de New Horizons ahora piensa que, Ultima Thule, se parece más a un muñeco de nieve que ha sido inclinado de costado y aplastado. Imagínese si un niño hiciera dos bolas de arcilla, las pegara una al lado de la otra y luego las presionara con la palma de su mano.

"Son cuerpos tridimensionales, pero no son esferas", dijo William McKinnon, un investigador de New Horizons de la Universidad de Washington en St. Louis. "Y están pegados de una manera muy específica, de principio a fin".

Advertisement

Los investigadores también han determinado que el lóbulo más grande conocido como Ultima es significativamente más plano que el lóbulo más pequeño: Thule.

"Todavía no sabemos por qué, pero estamos trabajando en ello", dijo McKinnon.

Parte de lo que hace a Ultima Thule tan fascinante para los científicos es su condición original. Está a 4.1 billones de millas de la Tierra y recibe tan poca luz y calor del sol que su química y estructura se han mantenido congeladas en el tiempo desde que se formaron hace 4.5 billones de años, dijo Stern.

Además, es parte de la región del sistema solar, poco poblada y de lento movimiento, conocida como Cinturón de Kuiper, donde los impactos son poco frecuentes y suaves cuando ocurren.

Ese entorno, de baja frecuencia y baja intensidad, ha ayudado a garantizar que Ultima Thule se haya mantenido intacto y esencialmente sin cambios durante miles de millones de años.

"Proporciona un tesoro de información sobre el nacimiento de los planetas", dijo Stern.

Las características geográficas de Ultima Thule, incluida la falta de fracturas en su superficie, indican que los dos lóbulos estaban en órbita alrededor uno del otro y se unieron suavemente a una velocidad de no más de 7 mph, según los científicos.

Creen que los dos objetos estuvieron una vez en órbita uno alrededor del otro, pero esa órbita se contrajo hasta que los dos cuerpos distintos se unieron formando uno solo.

Advertisement

Tanto Ultima como Thule tienen superficies de aspecto abultado que se asemejan al pan de mono, que está hecho por bollos pegados unos a otros. De hecho, el equipo de New Horizons, cree que los dos pueden haberse formado de manera similar con las rocas espaciales individuales pegadas, al igual que la forma en que se ponen bolas de masa individuales una al lado de la otra en una sartén para formar el pan de mono.

Los científicos también han determinado que la superficie de Ultima Thule es extremadamente oscura y roja. Las áreas más oscuras reflejan solo el 7% de la luz solar débil que recibe, mientras que las áreas más brillantes reflejan aproximadamente el 14% de esa luz.

Parece estar compuesto por hielo de agua, compuestos orgánicos y metanol, su topografía incluye colinas, canales y pozos.

"Es un mundo pequeño con una geología muy interesante", dijo Kirby Runyon, miembro del equipo científico de New Horizons del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Laurel, Md.

La nave espacial New Horizons continuará enviando datos de su encuentro cercano a Ultima Thule durante al menos otro año. Los científicos esperan encontrar, entre esos datos, evidencia de un satélite alrededor de Ultima Thule, lo que les ayudaría a resolver la densidad del objeto.

"Sabemos que el 35% de los objetos fríos clásicos del cinturón de Kuiper tienen satélites", dijo Stern. "No hemos visto uno todavía, pero aún tenemos más cielo alrededor de este objeto por explorar".

Mientras tanto, el equipo de esta misión, ya está pensando en lo que New Horizons podría explorar a continuación.

"Estaremos en el Cinturón de Kuiper hasta finales de 2020, por lo que tenemos casi una década para buscar otro objeto, y con suerte, encontrar algo", dijo Stern. "En ese caso estaremos investigando la acumulación no a 4 billones, sino a 5, 6 o 7 billones de millas del sol".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement