Anuncio
Share
Vida y Estilo

El terremoto de Ridgecrest tuvo la potencia de 45 bombas nucleares, pero su impacto fue atenuado

bomba1

Karen Byrd, de 39 años, recoge los marcos derribados de la pared de su casa en Trona, California. El terremoto dejó gran parte del interior destrozado, pero no hubo daños estructurales importantes en la casa. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Cuando el terremoto de magnitud 7.1 golpeó en el desierto de Mojave, tuvo la energía de 45 bombas nucleares similares a las que cayeron sobre Hiroshima.

Pero una variedad de factores disminuyeron la potencia y el impacto del que fue el terremoto más poderoso del sur de California en casi dos décadas.

El temblor, es importante notar, ocurrió en una falla cuya dirección noroeste-sureste evitó que la peor sacudida se sintiera en las áreas pobladas.

La zona donde se encuentra Ridgecrest está plagada de fallas - la franja de Corte del Este de California - ha producido algunos de los terremotos más grandes del estado en el registro moderno, como el sismo de magnitud 7.5 Owens Valley de 1872 y el de magnitud 7.3 Landers en 1992.

Anuncio

Pero esta falla en particular tuvo su mayor impacto hacia el Bosque Nacional de Sequoia, al noroeste, o hacia las extensiones deshabitadas del desierto de Mojave. La zona más poblada que sufrió los peores temblores fue la Estación Naval de Armas Aéreas China Lake, que se encuentra justo encima de la ruptura de la falla.

bomba2
(Los Angeles Times)

El norte del condado de Los Ángeles habría experimentado más temblores si el terremoto hubiera ocurrido en una falla con una inclinación diferente. Por ejemplo, una ruptura en la cercana falla de Garlock, una de las fallas de movimiento más rápido de California que corre sobre una alineación noreste-suroeste, sería capaz de enviar sacudidas más fuertes a áreas como Bakersfield y el Condado de Ventura.

“Si este terremoto se hubiera producido en la falla de Garlock, entonces, sí, Bakersfield y las ciudades del desierto de Mojave, se habrían visto afectadas con más fuerza, y en Los Ángeles se habrían sentido sacudidas más fuertes”, dijo el sismólogo de Caltech Egill Hauksson. “Generas energía, se acumula y se dirige hacia el oeste y el sur”.

Anuncio

bomba3
(Los Angeles Times)

Asuntos de dirección

Hay una dirección para los terremotos que se vuelve especialmente pronunciada cuando son grandes - digamos, una magnitud de 6.5 o mayor. Un sismo comenzará en un punto particular bajo la superficie de la Tierra, y luego se moverá a lo largo de una falla. En el caso del temblor del 5 de julio, 30 millas de la falla se movieron - con el terremoto moviéndose en dos direcciones a una velocidad de quizás 1½ a 2 millas por segundo a unas 10 millas al noroeste del epicentro y 20 millas al sureste.

Usted siente lo peor del temblor si está en la dirección del camino del terremoto, esto es muy parecido a escuchar la sirena de un camión de bomberos corriendo hacia usted. “Si el sismo se aproxima, los movimientos de la tierra serán más fuertes... las ondas [del temblor] están muy juntas”, dijo la sismóloga Elizabeth Cochran, del Servicio Geológico de los Estados Unidos (U.S. Geological Survey).

Pero si el terremoto no se dirige en su dirección, las ondas se extienden, “y evita que todas las ondas le golpeen a la vez”, dijo Cochran.

Las peores intensidades de temblor registradas en el terremoto del 5 de julio fueron violentas -nivel 9 en la Escala de Intensidad de Mercalli Modificada, capaz de causar el colapso de edificios- pero ocurrieron en un área relativamente pequeña fuera de las ciudades. Relativamente hablando, Ridgecrest y Trona recibieron un golpe oblicuo, obteniendo sacudidas muy fuertes (nivel 7) y fuertes (nivel 6), respectivamente.

La dirección ha importado en otros sismos históricos de California. El gran terremoto de 1906, por ejemplo, tuvo un epicentro justo al oeste de San Francisco. Luego se rompió en dos direcciones: hacia el noroeste y el sureste.

Lo peor del temblor ocurrió a lo largo de las 300 millas de ruptura. Como resultado, Eureka, a más de 200 millas al noroeste de San Francisco, sintió la sacudida más fuerte que Sacramento, a sólo 75 millas al noreste, pero no cerca del trayecto de la falla de San Andrés.

Anuncio

bomba4

El temblor fue severo o violento a lo largo de las 300 millas de la falla de San Andrés que se rompió durante el gran terremoto de 1906. Eureka, sintió el temblor más fuerte que Sacramento, a sólo 75 millas al noreste, pero no cerca del trayecto de la falla de San Andrés.. (USGS)

(Los Angeles Times)

La dirección será un factor clave en el nivel de daño en futuros grandes terremotos en California, como el temblor de magnitud épica de 7.8 que golpeó la falla del sur de San Andrés en 1857. Un sismo que se dirigiera desde el condado de Monterey hacia el sur de California reduciría la destrucción en Los Ángeles al enviar mucha energía al desierto de Mojave, que está escasamente poblado, dijo Hauksson.

Pero un terremoto que inicie cerca de la frontera mexicana, alrededor del Salton Sea a través de Palm Springs en San Bernardino, sería mucho peor para L.A.

En esa dirección, las olas sismicas irían del Valle de Coachella a la Cuenca de San Bernardino, que atraparía la energía sísmica y la multiplicaría, enviando ese intenso temblor hacia el oeste, a través del Valle de San Gabriel y hacia la Cuenca de Los Ángeles, dijo Hauksson.

bomba5

Sacudidas severas y violentas barrerían franjas del sur de California en un terremoto de magnitud 7.8 en San Andrés que rompería 186 millas de la falla, comenzando desde SaltonSea y terminando en las Montañas de San Gabriel. (USGS)

(Los Angeles Times)

 

Un terremoto menos “agudo”

Hay otras maneras de explicar por qué el sur de California no recibió un impacto tan fuerte durante el terremoto del 5 de julio.

Anuncio

La diferencia es como “si pisaras el acelerador hasta el fondo contra si lo pisas ligeramente”, dijo Hauksson. Ambos enfoques le llevarán a, digamos, 60 mph - como terremotos de la misma magnitud - pero la rapidez con la que se muevan puede determinar cuán dañino puede ser el temblor.

El sismo de Northridge fue como un piloto que pisaba el pedal del acelerador de un coche deportivo. El terremoto del Valle de Searles, por el contrario, se sintió relativamente más como un conductor que reducía su velocidad en una rampa de acceso a la autopista.

“Los movimientos del suelo están ligeramente por debajo del promedio para un terremoto de este tamaño”, dijo el geofísico de investigación del USGS Morgan Page.

bomba6

ROGER SANDOVAL, de 60 años, teme tener que cerrar su gasolinera Shell en Trona, California, que sufrió daños importantes en sus tanques de almacenamiento en el reciente terremoto de magnitud 7.1 que azotó el desierto de Mojave. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Una falla delgada

El sismo del Valle de Searles también se produjo en una falla vertical con la que la mayoría de los californianos están familiarizados, algo que podría parecer una cortina que divide verticalmente dos bloques de tierra bajo nuestros pies. Sólo hay un área de superficie cercana a la línea de falla vertical.

El terremoto de Northridge, por el contrario, ocurrió en una temida falla horizontal, en su mayoría paralela a la superficie de la Tierra, en lugar de perpendicular.

“Y eso lleva a un área más extensa de temblor”, dijo Hauksson.

Lo que más importa es lo cerca que estás del epicentro, aseguró Cochran. En el sismo de Northridge, “había mucha superficie de tierra que estaba más próxima de esa falla”.

La amenaza de las fallas del desierto de Mojave

Las fallas sísmicas en el desierto de Mojave son algo que preocupa a los sismólogos, a pesar de su perfil más bajo comparado con las más conocidas fallas de San Andrés, San Jacinto y Hayward.

La falla de Garlock se extiende a lo largo del límite norte del desierto de Mojave, y las simulaciones del USGS han demostrado que podría producir terremotos de hasta 7.7 grados de magnitud. Tehachapi; Edwards Air Force Base y Lancaster verían un sismo muy fuerte. Incluso Santa Clarita y el Valle de San Fernando sufrirían fuertes sacudidas, y gran parte de la cuenca de Los Ángeles y el Valle de San Gabriel sufrirían temblores moderados, peores de los que sufrió Los Ángeles la semana pasada.

Un terremoto de magnitud hipotética de 7.7 que comenzara en el este del Condado de San Bernardino enviaría un intenso temblor a través de las ciudades del Desierto de Mojave y hacia el Condado de Los Ángeles (USGS).

California es sísmicamente activa porque se encuentra en el límite de dos placas tectónicas gigantes, la del Pacífico y la de América del Norte. Los terremotos ocurren cuando el lado suroeste de California se desliza hacia el noroeste en dirección a Alaska.

Aunque gran parte de ese movimiento resulta en terremotos a lo largo de la falla de San Andrés, las tensiones sísmicas también se alivian en otras líneas de falla, incluyendo aquellas en la Zona de Corte del Este de California.

Karen Byrd, de 39 años, dijo que Trona todavía estaba tambaleándose por el terremoto - la mayoría de los restaurantes seguían cerrados, al igual que el mercado Family Dollar y la oficina de correos.

Pero el agua y la electricidad están de regreso, y aunque su casa estaba llena de escombros -desde frascos de vidrio rotos hasta muñecas de porcelana o una vajilla de incalculable valor-, la familia al menos puede seguir viviendo allí.

“Gracias a Dios que no tenemos grandes daños estructurales”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio