Advertisement

Emerge una ciudad perdida en una zona rural de Kansas

Emerge una ciudad perdida en una zona rural de Kansas
El profesor Donald Blakeslee en una de las zonas excavadas en Arkansas City, Kansas. (David Kelly / For The Times) (Los Angeles Times)

De todos los lugares para descubrir una ciudad perdida, esta pequeña comunidad parecía un candidato poco probable.

Aquí no hay templos cubiertos de vegetación, ni selvas impenetrables, solo un viejo centro de la ciudad, una farmacia que sirve cerveza de raíz y casas descuidadas a lo largo de filas de calles de ladrillos.

Advertisement

Sin embargo, siempre ha habido algo justo debajo de la superficie.
Los lugareños han recorrido los campos y las riberas de los ríos en busca de puntas de flecha y pedazos de cerámica, acumulando enormes colecciones. Y además, estaban esas lejanas leyendas de una gran ciudad en la zona de Great Plains (Grandes llanuras) y un jefe que bebía de una copa de oro.

Hace unos años, Donald Blakeslee, un antropólogo y profesor de arqueología en la Universidad Estatal de Wichita, comenzó a reunir todos esos detalles. Y lo que ha encontrado ha provocado una reconsideración de las opiniones tradicionales sobre el asentamiento inicial del Medio Oeste y aclara una laguna importante en la historia estadounidense.

Advertisement

Utilizando documentos recién traducidos escritos por los conquistadores españoles hace más de 400 años y una serie de equipos de alta tecnología, Blakeslee ubicó lo que él cree que es la ciudad perdida de Etzanoa, hogar de quizás 20,000 personas entre 1450 y 1700.

Vivían en casas con techo de paja, en forma de colmena, que se extendían al menos cinco millas a lo largo de los riscos y las riberas de los ríos Walnut y Arkansas. Blakeslee dice que el sitio es el segundo asentamiento antiguo más grande en el país, después de Cahokia ubicado en Illinois.

Kacie Larsen de la Universidad Estatal de Wichita sacude la tierra a través de una caja filtrada para ver qué artefactos puede encontrar. David Kelly / For The Times
Kacie Larsen de la Universidad Estatal de Wichita sacude la tierra a través de una caja filtrada para ver qué artefactos puede encontrar. David Kelly / For The Times (Los Angeles Times)

Recientemente, Blakeslee supervisó a un grupo de estudiantes de Wichita excavando una serie de pozos rectangulares. Jeremiah Perkins, de 21 años, cepilló la tierra acumulada en una olla negra medio enterrada.

Otros tamizaron la tierra sobre cajas protegidas, encontrando puntas de flecha, cerámica y raspadores de piedra utilizados para adelgazar las pieles de búfalo.

Advertisement

Blakeslee, de 75 años, se interesó por Etzanoa después de que los académicos de la Universidad de Berkeley, en el 2013, volvieron a traducir los confusos documentos españoles de sus incursiones en lo que ahora es Kansas. Las nuevas versiones fueron más convincentes, precisas y vívidas.

"Pensé, 'wow, las descripciones son tan claras que es como si estuvieras allí'. Quería ver si la arqueología se ajustaba a ellas", dijo. "Cada detalle coincidía con este lugar".

Los conquistadores se asocian con México, pero la sed de oro también los llevó al Medio Oeste.

Francisco Vázquez de Coronado llegó al área central de Kansas en 1541 en busca de un noble fabulosamente rico que dormitaba bajo los árboles entre campanas doradas. No encontró oro, pero sí encontró nativos americanos en un grupo de asentamientos que llamó Quivira.
En 1601, Juan de Oñate condujo a unos 70 conquistadores de la colonia española de Nuevo México hacia el centro sur de Kansas en busca de Quivira con la esperanza de encontrar oro, ganar conversos para la Iglesia Católica y extraer tributo para la corona.

Este acantilado conduce al lugar donde muchos creen que el conquistador español Juan de Oñate se encontró con una delegación de etzanoanos. David Kelly / For The Times
Este acantilado conduce al lugar donde muchos creen que el conquistador español Juan de Oñate se encontró con una delegación de etzanoanos. David Kelly / For The Times (Los Angeles Times)

Según los registros españoles, se toparon con una tribu llamada Escanxaques, quienes les contaron acerca de una gran ciudad cercana donde supuestamente estaba preso un español. Los lugareños lo llamaron Etzanoa.

Cuando los españoles se acercaron, divisaron numerosas casas de hierba a lo largo de los riscos. Una delegación de etzanoanos que llevaba pasteles de maíz los encontró en la orilla del río. Se los describió como personas robustas con rasgos suaves y rayas tatuadas desde los ojos hasta los oídos. Fue un encuentro amistoso hasta que los conquistadores decidieron tomar rehenes. Eso hizo que toda la ciudad huyera.

Los hombres de Oñate recorrieron el asentamiento vacío durante dos o tres días, contando 2,000 casas que tenían de 8 a 10 personas cada una. Jardines de calabazas, maíz y girasoles se extendían entre ellas.
Los españoles podían ver más casas en la distancia, pero temían un ataque y decidieron irse.

Fue entonces cuando fueron emboscados por 1,500 Escanxaques. Los conquistadores los combatieron con armas de fuego y cañones antes de finalmente retirarse a Nuevo México, para nunca regresar.

Advertisement
(Los Angeles Times)


Los exploradores franceses llegaron un siglo después pero no encontraron nada. Es probable que alguna enfermedad aniquilara a Etzanoa y se convirtiera en leyenda.

Blakeslee contó con la ayuda del Servicio de Parques Nacionales, que usó un magnetómetro para detectar variaciones en el campo magnético de la tierra y encontrar algunas características que parecieran hogares, pozos de almacenamiento y hogueras.

Luego, confiando en las descripciones de los conquistadores, descubrió lo que él cree que fue el sitio de batalla en un barrio exclusivo de la ciudad de Arkansas.

Los voluntarios que usaron detectores de metal, encontraron tres bolas de hierro de media pulgada enterradas. Blakeslee dijo que eran cartuchos españoles del siglo XVII disparados con un cañón. También se encontró una uña de herradura española.

El profesor Donald Blakeslee de la Universidad Estatal de Wichita muestra una olla negra desenterrada por el estudiante Jeremiah Perkins, detrás de él. David Kelly / For The Times
El profesor Donald Blakeslee de la Universidad Estatal de Wichita muestra una olla negra desenterrada por el estudiante Jeremiah Perkins, detrás de él. David Kelly / For The Times (Los Angeles Times)

Todo daba credibilidad a los documentos dejados por los conquistadores.

El campo de batalla se encuentra en el patio trasero de Warren "Hap" McLeod.

"Es una gran historia", dijo. "Había una ciudad perdida justo debajo de nuestras narices".

McLeod, de 71 años, ofreció una visita rápida por la zona.

Comenzó en Camp Quaker Haven con vistas al lugar donde Oñate se habría encontrado con los etzanoanos. McLeod luego condujo hasta el club de campo, el punto más alto en la ciudad de aproximadamente 12,500 personas.

"Hemos encontrado muchos artefactos aquí", dijo McLeod.

En 1994, miles de reliquias fueron desenterradas durante la construcción de carreteras. En 1959, el famoso arqueólogo Waldo Wedel escribió en su libro clásico, "Una introducción a la arqueología de Kansas", que el suelo del valle y los acantilados "estaban llenos de tiestos, pedernales y otros residuos" que se extendían a lo largo de varios kilómetros.

"Ahora sabemos por qué", dijo McLeod. "Hubo 20,000 personas viviendo aquí por más de 200 años".

El ranchero local Jason Smith, de 47 años, dijo que ha visto objetos "que te dejarían con la boca abierta".

"Camiones llenos de cosas", dijo. "Herramientas de piedra trabajadas, pedernales. Un hombre tenía 100 cajas en su casa ".

Russell Bishop, de 66 años, trabajó en el club de campo cuando era niño.

"Mi jefe tenía un sótano completo lleno de cerámica y todo tipo de artefactos", recordó.

Bishop, que ahora vive cerca de Denver, tiene latas de café llenas de puntas de flecha. Las extendía sobre el mostrador.

Russell Bishop todavía tiene las puntas de flecha que coleccionó de niño en Arkansas City. David Kelly / For The Times
Russell Bishop todavía tiene las puntas de flecha que coleccionó de niño en Arkansas City. David Kelly / For The Times (Los Angeles Times)

"No creo que nadie supiera qué tan grande era todo esto", dijo. "Me alegra que finalmente estén llegando al fondo".

El arqueólogo del Estado de Kansas, Robert Hoard, dijo que según los documentos españoles y la evidencia de un gran asentamiento, es "plausible" que Blakeslee haya encontrado a Etzanoa.

Aún así, le gustaría más evidencia.

Advertisement

Las 'Grandes Llanuras' (Great Plains) habían sido imaginadas durante mucho tiempo como un vasto espacio vacío poblado por tribus nómadas que seguían manadas de búfalos. Pero si Blakeslee tiene razón, al menos algunas de las tribus eran urbanas. Construyeron grandes ciudades, levantaron cosechas, fabricaron cerámica fina, procesaron bisontes a gran escala y llevaron una existencia urbana. Hubo conexiones comerciales hasta la capital azteca de Tenochtitlán en México.

Así que este no era un lugar remoto. La gente comercializaba y vivía en comunidades enormes", dijo Blakeslee. "Todo lo que pensamos que sabíamos resulta ser incorrecto. Creo que esto necesita un lugar en los libros de texto".

Y eso puede ser solo el comienzo. Blakeslee ha encontrado evidencia arqueológica en los condados de Rice y McPherson de otros asentamientos grandes que se extienden por millas, que cree que existieron alrededor de la misma época que Etzanoa.

Ha publicado sus hallazgos en la revista Plains Anthropologist, y la próxima primavera presentará sus trabajos en la reunión anual de la Sociedad de Arqueología Americana. Una excavación más grande está planeada para el próximo verano.

La Nación Wichita, con sede a tres horas al sur en Anadarko, Oklahoma, está siguiendo este desarrollo con cuidado. Los expertos creen que los etzanoanos fueron sus antepasados.

"Las historias de Oñate y Coronado han sido interpretadas durante años", dijo Gary McAdams, planificador de programas culturales y oficial de preservación histórica para Wichita y Affiliated Tribes. "Está empezando a documentarse, lo que lo hace sentir más real".

Mientras tanto, Arkansas City está tratando de determinar cómo promover estos hallazgos. Etzanoa permanece en su mayoría bajo tierra o en tierras privadas. Sin embargo, eso no ha disuadido el interés.

"Recibimos aproximadamente 10 llamadas por día para ver la ciudad perdida", dijo Pamela Crain, directora de la Oficina de Convenciones y Visitantes. "La visión es tener un centro de visitantes. La otra clave es persuadir a los terratenientes para que permitan que las personas entren a su propiedad ".

La primavera pasada comenzaron a hacer recorridos limitados, centrándose en los principales sitios históricos y arqueológicos. Las autoridades del pueblo esperan la designación del lugar como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

De vuelta en el sitio de excavación, todos los ojos estaban puestos en Jeremiah Perkins mientras levantaba el pesado tiesto negro de tierra.
Blakeslee se dejó caer en el pozo para verla más de cerca. Fue el artefacto más grande encontrado en el verano, quizás 12 pulgadas de alto.

"Es una gran olla de cocina", exclamó.

Sin embargo, muchos misterios permanecen sobre la gente de Etzanoa.

"¿Cómo se organizaron? ¿Cómo cultivaron en los acantilados? ¿Cómo maximizaron los rebaños de bisontes?", preguntó Blakeslee. "Las preguntas siguen y siguen y siguen".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement