Share
Vida y Estilo

En las autopistas alemanas, ‘Geschwindigkeitsbeschraenkung’ es una palabra que no tiene límites

Alemania

Sin límites de velocidad en la mayoría de las áreas, las autopistas alemanas son auténticas pistas de carreras para aquellos que pasan por las autopistas a 150 mph o más rápido. 

Sin límites de velocidad en la mayor parte del país, las autopistas alemanas son auténticas pistas de carreras para algunos que pasan por ellas como si fueran pistas de aterrizaje tan rápido, o más rápido, que un avión de pasajeros al despegar.

También son una fuente preocupante de aumento de las emisiones de carbono para un país que se cree líder en la lucha contra el cambio climático.

Algunos alemanes que se oponen a las autopistas de libre velocidad han estado poniendo de relieve las mayores emisiones de carbono, los peligros inherentes y los poderosos grupos de presión de los automóviles que silenciosa y eficientemente se las arreglan para mantener el statu quo.

Pero el derecho a conducir tan rápido como pueden ir los autos es considerado sagrado por muchos alemanes, y hablar de quitar ese derecho con límites de velocidad es visto como una blasfemia.

Las tensiones entre las dos partes volvieron a estallar en las últimas semanas después de que se filtraran las conclusiones preliminares de un grupo de expertos gubernamentales de bajo nivel que estudiaba ideas para reducir las emisiones de carbono. Una de las propuestas, la de introducir un límite de velocidad de autopista de 80 mph, o Geschwindindigkeitsbeschraenkung, fue inmediatamente condenada por los omnipresentes opositores de un límite.

“El debate en Alemania es totalmente irracional”, dijo Cem Oezdemir, un líder del Partido Verde a favor del medio ambiente y blanco regular de la ira. “Para algunas personas, pedir un límite de velocidad en Alemania parece como si el estado estuviera pidiendo algún tipo de decreto oficial para limitar tu virilidad”.

En parte debido a las altas velocidades, las emisiones de carbono de los vehículos de motor de Alemania han incrementado un 6% desde 2010. La nación había prometido en el Acuerdo sobre el Clima de París que para 2020 reduciría sus emisiones totales de dióxido de carbono en un 40% desde 1990.

Alemania no alcanzará ese objetivo, en parte debido a la falta de avances en la reducción de las emisiones del transporte.

La Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania ha pronosticado que la reducción de la velocidad a un máximo de 75 mph reduciría las emisiones de dióxido de carbono de los automóviles en las autopistas en un 9%, es decir, en 3 millones de toneladas al año.

La creencia generalizada de que todos en Alemania deberían poder pisar el pedal del acelerador en la autopista, sin ninguna interferencia del gobierno, ha sido impermeable a los argumentos sobre las emisiones de carbono, o sobre los accidentes.

Alrededor de 400 personas mueren cada año en accidentes de autopista que, si bien se producen a un ritmo comparativamente bajo, teniendo en cuenta el número de millas recorridas, y a diferencia de lo que ocurre en otros países de Europa, son a menudo más espantosos.

En un horrible accidente en 2004, un conductor de pruebas de Mercedes que estaba fuera de servicio y que iba a 135 millas por hora siguió de cerca a una madre soltera de 21 años que perdió el control de su Kia; la mujer y su hija de 2 años murieron.

Los líderes de la policía han dicho que aproximadamente una de cada cuatro muertes y algunas de las 5,000 lesiones graves sufridas cada año podrían prevenirse con un límite de velocidad.

“Algunas personas manejan legalmente de 120 mph a 150 mph en este país”, dijo Michael Mertens, vicepresidente del sindicato de la policía nacional, en una entrevista reciente con el periódico Suddeutsche Zeitung. “Eso es una locura. A esas altas velocidades, nadie puede controlar su coche si ocurre algo inesperado”.

Debido a las altas velocidades, el miedo es una constante para muchos conductores de autopistas.

“Mucha gente sufre ataques de pánico en la autopista”, relató Alexandra Baerike, psicóloga e instructora de conducción en Colonia. “Las enormes diferencias de velocidad pueden ser intimidantes”.

“Hay algunos conductores desagradables que se comportan mal, que siguen de cerca y tratan de forzar a otros a salir de sus carriles con solo encender las luces y acercarse demasiado”, dijo Baerike, cuya próspera práctica especializada ha ayudado a unos 3,000 conductores alemanes a superar su fobia a las autopistas. “Necesitas una piel gruesa para sobrevivir”.

Incluso Tom Hanks encontró que las velocidades de las autopistas alemanas eran desalentadoras, como él mismo explicó una vez. “No importa lo rápido que conduzcas en Alemania, alguien está conduciendo más rápido que tú”, dijo Hanks a David Letterman en 2012.

Pero para algunos, esa es la idea.

“El principio de libertad ha demostrado su valor. Cualquiera que quiera manejar a 75 mph puede manejar a 75 mph. Aquellos que quieran conducir más rápido deberían poder hacerlo”, dijo el Ministro de Transportes Andreas Scheuer en una entrevista reciente en el periódico Bild am Sonntag.

“¿Cuál es el punto de decirle a la gente qué hacer todo el tiempo? Las autopistas alemanas son las más seguras del mundo. Ya tenemos límites de velocidad en un tercio de las autopistas. El sistema que tenemos ahora funciona muy bien”, afirmó Scheuer.

El Club General de Automovilistas Alemanes, conocido por sus iniciales ADAC, el mayor club automovilístico nacional de Europa, ha dejado su impronta en el tema. Y con más de 20 millones de miembros de ADAC, una cifra que representa casi la cuarta parte de la población de Alemania y que cubre a la mayoría de los propietarios de automóviles, esa influencia es considerable.

El grito de batalla de ADAC, “Viaje libre para gente libre”, apareció por primera vez en las campañas electorales de Alemania Occidental durante la era de la Guerra Fría para tratar de intimidar a los políticos para que no pidieran límites de velocidad. Pero aún resuena entre los de línea dura que se oponen visceralmente a que el gobierno les diga lo rápido que pueden conducir.

Defender la libertad de conducir a velocidades vertiginosas en las carreteras construidas por primera vez en la década de 1930, aparentemente para la era venidera de los viajes en automóvil en masa, pero en realidad más para el ejército de Hitler, está cargado de un bagaje histórico.

“Ha sido un tema muy emotivo en Alemania durante mucho tiempo”, comentó Claudia Kemfert, profesora de economía de la energía en el DIW Berlin, el Instituto Alemán de Investigación Económica. “Somos el único país del mundo sin límite de velocidad”.

Cerca de dos tercios de las 8,100 millas de autopistas de Alemania no tienen límites de velocidad; las encuestas de opinión muestran que cerca de la mitad de los alemanes, y la mayoría de los partidos políticos, quieren que siga siendo así. Una encuesta reciente de la cadena de televisión ARD encontró que el 51% de los encuestados quería un límite de 80 mph, y el 47% se opuso.

Los que se oponen a los límites han sido generalmente más vocales.

“Hay fuerzas de cabildeo muy poderosas contra los límites de velocidad”, dijo Carsten Brzeski, economista jefe del banco Ing Diba en Frankfurt. “Es como el control de armas en Estados Unidos porque casi ningún político se atreve a acercarse al tema de los límites de velocidad”.

Los alemanes se preguntan por qué Estados Unidos no puede avanzar en la reducción de la violencia armada, dijo Oezdemir, mientras que los extranjeros se preguntan por qué los alemanes no pueden avanzar en la imposición de límites de velocidad en las autopistas.

“Cada país tiene su punto ciego”, dijo Oezdemir. “Y hace que la gente pierda la cabeza”.

Las autopistas son vistas como un terreno de pruebas sagrado para los fabricantes de automóviles como Porsche, BMW, Mercedes y Volkswagen, que construyen sus coches para las presiones de alta velocidad en Alemania y cuentan con esa imagen de rendimiento para ayudar a vender los vehículos en el extranjero.

Los gerentes y sindicatos de esas empresas de primera línea temen que los límites de velocidad de las autopistas empañen su reputación y cuesten puestos de trabajo. Hay grupos de turistas de lugares tan lejanos como China y Estados Unidos que viajan a Alemania solo para conducir a máxima velocidad.

“Nos hemos convencido a nosotros mismos de la idea de que la gente no comprará autos alemanes si hay un límite de velocidad aquí. No es cierto”, dijo Ferdinand Dudenhoeffer, analista de la industria automotriz alemana del Centro de Investigación Automotriz de la Universidad de Duisburg-Essen.

Señaló que una vez trabajó como gerente en Porsche, donde muchos se preguntaban por qué tantos estadounidenses compran el auto deportivo a pesar de los límites de velocidad de 55 mph en Estados Unidos.

“Es como si la gente en Estados Unidos dijera que no se sentirá libre sin armas”, dijo. “Todo el mundo sabe que eso no tiene sentido. Lo mismo sucede en Alemania con los límites de velocidad. Es un mito”.

Pero el argumento que se ha extendido durante décadas no muestra signos de disminuir.

En un intento fallido de detener el debate recientemente, el portavoz de la Canciller Angela Merkel, Steffen Seibert, señaló que había mejores maneras de combatir el cambio climático a través del sector del transporte que limitando a los conductores en las autopistas de Alemania.

“El gobierno”, dijo, “no planea introducir un límite de velocidad general”.

Kirschbaum es un corresponsal especial.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.