Anuncio
Share
Vida y Estilo

¿Publicas algo en línea y luego lo eliminas? Muchos sitios de redes sociales lo guardan de todos modos

facebook

Espiar los mensajes no publicados de los usuarios no es un territorio nuevo para muchas compañías, incluido Facebook. 

(Patrick Sison / Associated Press)

Cuando un usuario de Facebook comienza a publicar una foto, pero luego decide no hacerlo y la cancela, la red social aún conserva una copia, guardando una memoria de algo que una persona decidió no compartir o quiso olvidar.

El hecho sorprendió a los usuarios a mediados de diciembre, cuando Facebook anunció que no solo había guardado esas fotos, sino que, para hasta 6 millones de usuarios, las había expuesto inadvertidamente a un gran grupo de aplicaciones de terceros.

No es solo Facebook que se aferra a los fantasmas de nuestros pasados de Internet. Muchos sitios web comienzan a compartir o guardar el texto, fotos u otra información antes de confirmar con un clic de “Publicar”, “Ingresar” o “Enviar”, y en ocasiones incluso después de que decidimos eliminar.

Muchas personas tienen la sensación general de que están siendo rastreados en línea: una huella de larga duración de las cookies del navegador, los inicios de sesión en los sitios web y los historiales de búsqueda que pueden seguirlos en la web. En general, esos datos pueden ayudar a acelerar la navegación web y permitir que los sitios web realicen un seguimiento más preciso de una persona con fines de búsqueda o publicidad.

Anuncio

Algunos sitios web van un paso más allá, al permitir que la empresa vea lo que sus usuarios están escribiendo en esos momentos. LiveAgent, un servicio de chat en línea que las empresas utilizan para el servicio al cliente, ofrece una “vista de lo que se teclea en tiempo real” de todo lo que un cliente escribe antes de presionar “Enviar mensaje”, diciendo que eso le permite al representante comenzar a preparar una respuesta más rápido. “Los clientes apreciarán sus respuestas rápidas y precisas”, dice el sitio web de la compañía.

David Cacik, un funcionario de Quality Unit, que desarrolla LiveAgent, dijo que las empresas pueden elegir si desean alertar a las personas de que se está viendo lo que están escribiendo, y que “depende de ellos informar a sus usuarios”.

Pocas personas saben de este tipo especial de datos “no muertos”, descartados por el usuario pero aún guardados por el sitio. Y los expertos dicen que las empresas no están haciendo lo suficiente para educar a los usuarios interesados en la privacidad, que ya están ansiosos por lo que están dejando atrás.

La gente “no se da cuenta de que las aplicaciones pueden rastrear no solo lo que se publica, sino también cualquier actividad en la aplicación”, dijo Tiffany Li, miembro del Information Society Project de la Escuela de Derecho de Yale. “Y si las personas no conocen los riesgos, no han sido bien informadas. Eso es responsabilidad de las compañías”.

Anuncio

Estos datos pueden ayudar a los diseñadores e ingenieros a identificar qué pudo haber causado que un usuario se distrajera, se desanimara o se molestara lo suficiente como para no terminar su trabajo. Pero también abre la posibilidad de que los usuarios ofrezcan sin pensar información que no están dispuestos a compartir por completo, en la creencia de que nadie más podría verla.

Es difícil saber cuántos sitios web guardan estas cosas. Pero los investigadores de la Universidad de Princeton encontraron en 2017 que cientos de sitios web registraron todos los movimientos del mouse de un usuario y el texto escrito, sin decirle que lo estaban haciendo, con tal detalle que un sitio podría “reproducir” todo lo que un usuario había dicho o hecho.

Este tipo de software se encontró en los sitios web de WordPress, Spotify, LiveJournal y muchos otros, aunque su presencia no significaba que todo estaba siendo grabado, y los sitios web tenían la opción de guardar los datos. El seguimiento, escribieron los investigadores, podría exponer las condiciones médicas de los usuarios, los detalles de las tarjetas de crédito, las contraseñas y otra información confidencial expuesta a estafas y robos de identidad.

Facebook dijo el 14 de diciembre que había guardado las fotos que los usuarios abandonaron antes de enviarlas en caso de que los usuarios quisieran terminar de publicarlas más tarde. Y los servicios de correo electrónico como Gmail de Google y los sitios de redes sociales como Twitter guardan automáticamente los “borradores” de lo que las personas escribieron para enviar o eliminar más tarde.

Pero los funcionarios de Instagram y Twitter dicen que no suben mensajes, fotos o videos a sus servidores hasta que se publican. Los borradores se guardan localmente en el teléfono de la persona y solo son vistos por ellos. (Instagram, que es propiedad de Facebook, también dice que no se vio afectado por ese error de Facebook).

Durante años, los sitios web minoristas también han almacenado datos similares en carritos de compras en línea abandonados, en momentos en que los usuarios dijeron que querían comprar algo pero terminaron no realizando la compra. Los sitios a menudo enviarán correos electrónicos de recordatorio para que los usuarios intenten cerrar el trato. (“¡¿Por qué me dejaste?!”, dice uno de esos correos electrónicos de BlackMilk, una tienda de ropa en línea).

No todas las empresas almacenan los datos de sus usuarios. Snapchat, la aplicación para compartir videos en la que la mayoría de los mensajes se autodestruyen, carga el contenido como un archivo cifrado en sus servidores una vez que alguien comienza un mensaje. Pero si ese usuario tiene dudas antes de enviarlo, las claves para descifrarlo nunca se crean, y el mensaje no enviado se elimina dentro de las 24 horas.

Espiar los mensajes sin publicar no es un territorio nuevo para muchas compañías, incluida Facebook. En 2013, dos trabajadores compilaron datos de 4 millones de usuarios sobre lo que llamaron “autocensura de último minuto”: actualizaciones de estatus, publicaciones o comentarios que se escribieron y luego se eliminaron.

Anuncio

Encontraron que alrededor del 70% de los usuarios monitoreados se habían autocensurado de esa manera durante un período de aproximadamente dos semanas, y esa tasa cambió en función de muchos factores, incluida la composición de sus grupos de amigos. Pero el enfoque de la investigación era todo negocio: con demasiada autocensura, escribieron, la red social “pierde valor por la falta de generación de contenido”.

Incluso si los usuarios leen las políticas de privacidad, algo raro, ya que muchas son terriblemente largas y técnicamente complejas, las políticas no siempre dejan tan claro que sus pensamientos no publicados se guardarán y almacenarán.

La política de datos de Facebook dice: “Recopilamos el contenido, las comunicaciones y otra información que nos proporciona cuando usa nuestros Productos”, pero no menciona específicamente las fotos o los mensajes no enviados.

Los usuarios pueden eliminar sus cuentas, pero no hay manera de entrar y volver a eliminar lo que ya han eliminado. “Almacenamos los datos hasta que ya no sea necesario proporcionar nuestros servicios y Productos de Facebook, o hasta que se elimine su cuenta, lo que ocurra primero”, dice la política.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio