Advertisement

La ópera azteca ‘El Circo Anahuac’, una leyenda de amor en un momento místico de México

La ópera azteca ‘El Circo Anahuac’, una leyenda de amor en un momento místico de México
Sheena Castillo actúa en “El Circo Anahuac”, una producción multimedia de música clásica y teatro que cuenta la historia del nacimiento de los volcanes gemelos fuera de la Ciudad de México, Popocaltepetl e Ixtlacihuatl. (María Alejandra Cardona)

El olor a salvia quemada entraba en la pequeña habitación en el cuarto piso de LA Plaza de Cultura y Artes, mientras el sonido de los grillos y el croar de las ranas llenaban el aire. Un percusionista comenzó a golpear un patrón rítmico en un bombo, unido por un tambor y una tuba, mientras una pareja enmascarada apareció a la vista para expresar una declaración de amor.

La música se convirtió rápidamente en una alegre melodía de circo, cuando cuatro bailarines saltaron de los laterales, con sus cabezas adornadas con flores y plumas, sus rostros cubiertos con pintura fluorescente que brillaban bajo la luz negra de tonos púrpuras.

Advertisement
Rosa Evangelina Beltrán canta en “El Circo Anahuac”.
Rosa Evangelina Beltrán canta en “El Circo Anahuac”. (María Alejandra Cardona)

Esta es la primera escena de "El Circo Anahuac: An Aztec Opera", una producción que toma una leyenda de amor trágico de siglos de antigüedad y la vuelve a contar con un toque contemporáneo.

La ópera se basa en el mito de origen náhuatl de los volcanes gemelos fuera de la Ciudad de México, Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Según la leyenda, un líder azteca ofreció la mano de su hija, Iztaccíhuatl, al guerrero Popocatépetl si regresaba victorioso de la batalla. Mientras estaba fuera, otro pretendiente celoso le dijo a Itza que Popoca había muerto. Asolada por el dolor, se suicidó. Cuando Popoca regresó y encontró a su amada, llevó su cuerpo fuera de la ciudad, donde él también murió de tristeza, su amor por siempre inmortalizado como los dos picos.

Advertisement

Es la historia que inspiró la imagen ubicua del guerrero azteca que acuna el cuerpo de su amor perdido, que adorna innumerables calendarios de taquería en Los Ángeles.

A pesar de sus temas eternos de amor, "El Circo Anahuac" comenzó con orígenes mucho más mundanos.

"Teníamos una vieja lavadora. Hacía un patrón rítmico de pa-pa, pa-pa, pa-pa..." dice David Reyes, el compositor y músico que escribió la música para la producción. El patrón tenía una sensación de circo, por lo que comenzó a escribir una obertura con un tema de circo. Reyes luego lo compartió con María Elena Yepes, una productora teatral y de entretenimiento, a la que se le encomendó escribir el libreto.

"Comencé a investigar circos y nada me llamó la atención hasta que vi un artículo sobre artistas aéreos indígenas que bajaban de un poste", dice Yepes. "Comencé a investigar eso, y antes de que te dieras cuenta, estaba leyendo sobre los aztecas y me encontré con la historia de los volcanes gemelos fuera de la Ciudad de México".

Advertisement
La bailarina Sheena Castillo actúa en “El Circo Anahuac”.
La bailarina Sheena Castillo actúa en “El Circo Anahuac”. (María Alejandra Cardona)

Al escribir el libreto, Yepes se inspiró en la poesía nahua, especialmente la obra de Nezahualcoyotl, gobernante de Texcoco en el siglo XV. Además de ser un líder, también fue un verdadero hombre del Renacimiento, "poeta, filósofo, arquitecto y bibliotecario", dice Yepes.

Apropiadamente, el libreto es trilingüe, incorporando español, inglés e incluso algo de náhuatl, lo que resultó ser un desafío emocionante para Reyes al escribir la música.

"Para mí, el inglés y el español fueron fáciles, pero el náhuatl fue un poco complicado, porque tiene eles justo después de las (letras) te", dice Reyes. "Llamaría a María Elena y le preguntaría '¿cómo pronuncias esta palabra?'"

La producción que recientemente completó cuatro espectáculos con entradas agotadas en La Plaza, toma la leyenda y la envuelve en una ópera posmoderna que fusiona el canto clásico, el baile alegre y atrevidos vestuarios. Debido a la demanda popular, se agregaron dos shows adicionales el 3 y 4 de noviembre.

Dos cantantes interpretan a los amantes, mientras que un tercero es un maestro de ceremonias que narra la acción. Cuatro bailarines adoptan los personajes de "animales espirituales" para la pareja, quienes los guían y protegen, como Monarca, la mariposa y Quetzal, el ave.

La música en vivo es proporcionada por un conjunto, similar a una banda de circo ambulante.

El artista y caricaturista Lalo Alcaraz es el diseñador principal, basándose en audaces motivos aztecas para los tocados y accesorios, que luego fueron fabricados por Daniel González, quien anteriormente creó piezas para el director de ópera dínamo Yuval Sharon.

Aunque recibieron algunos fondos de varias fuentes, incluida la Eastside Arts Initiative en asociación con LA Plaza, "El Circo Anahuac" es un asunto escueto, lo que los obliga a estirar su presupuesto y recursos. Ciertas escenas no se pudieron reproducir adecuadamente con su espacio limitado en el escenario, por lo que González creó animaciones basadas en los diseños de Alcaraz que se proyectaron en una pantalla detrás de los artistas. Ciertas canciones tuvieron que quedarse fuera de esta versión apretada de 40 minutos, que los productores esperan restaurar en futuras interpretaciones.

Advertisement
“El Circo Anahuac” cuenta la historia del nacimiento de los volcanes gemelos fuera de la Ciudad de México.
“El Circo Anahuac” cuenta la historia del nacimiento de los volcanes gemelos fuera de la Ciudad de México. (María Alejandra Cardona)

"No puedo esperar para llevar esto a un gran teatro", sonríe Alcaraz con entusiasmo. "Cada vez que veo la obra, tomo notas".

Con su origen en el mito nahua, "El Circo Anahuac" puede ser considerado como parte de un movimiento creciente para "descolonizar" las artes, aunque su fusión de fuentes occidentales e indígenas apunta a una síntesis más compleja. Janelle Gonzales, la coreógrafa del programa, dijo que se basó en su entrenamiento en el ballet posmoderno, así como en la danza azteca y el zapateado, un grupo de estilos de danza mexicana que involucran el trabajo de pies.

"En el ballet, estamos entrenados para levantar, no para sonar como elefantes", dijo a la audiencia después de la presentación del sábado, "pero aquí quiero que sientan el piso".

La primavera pasada, Yepes y Reyes llevaron una versión preliminar de "El Circo" a una escuela preparatoria en Los Ángeles. "Los estudiantes de preparatoria son un público muy difícil", dice Yepes, "pero les encantó. Estaban haciendo muy buenas preguntas". Los estudiantes llenaron cuestionarios, lo que les ayudó a desarrollar el trabajo.

La cantante Rosa Evangelina Beltrán actúa en “El Circo Anahuac”.
La cantante Rosa Evangelina Beltrán actúa en “El Circo Anahuac”. (María Alejandra Cardona)

Durante una sesión de preguntas y respuestas realizada el 20 de octubre por la noche, una maestra preguntó cómo podía llevar la producción a su escuela. "Mis alumnos no saben que hay personas que se parecen a ellos que cantan ópera", dijo, a lo que Alcaraz gritó desde el fondo de la sala: "¡La representación importa!"

Para Yepes, esta representación incluye no solo a los que están en el escenario, sino también a las narraciones que representan. "Para mí, la idea es mostrar que otras culturas tienen algo en las bellas artes para contribuir, que sus historias son historias de valor".

"El Circo Anahuac: An Aztec Opera"

Dónde: LA Plaza de Cultura y Artes en el centro de Los Ángeles

Cuándo: Sábado, 3 de noviembre, 7 p.m. Y domingo, 4 de noviembre, 5 p.m.

Precio: $30 - $50, boletos disponibles en Eventbrite.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement