Advertisement

La paternidad es la cura contra el patriarcado

La paternidad es la cura contra el patriarcado
(Los Angeles Times)

En los últimos 50 años, los padres se han comprometido mucho más y están más activos con sus hijos. Según una estimación, los padres de ahora pasan siete veces más tiempo con sus hijos que en la década de 1970.

Este cambio en la domesticidad masculina se ha producido sin ningún movimiento formal detrás de él. Casi no hay ninguna teoría que explique el cambio, ni personajes icónicos ni líderes revolucionarios a quien identificar a la cabeza en este cambio de actitud. Apenas hay libros que le dicen a los padres qué hacer; las guías para madres superan con creces a las guías para padres.

Advertisement

Cualesquiera que sean las fuerzas detrás de esta nueva actitud, es probable que los efectos sean saludables. Repensar la paternidad es un paso esencial hacia la creación de la igualdad de género. Las sociedades donde los hombres son padres más comprometidos también tienden a ser más igualitarias.

Tomemos a los hombres de la tribu Aka en África central, que a menudo son descritos como los "mejores padres del mundo". Aunque los padres Aka son en parte famosos por el detalle sensacionalista de que ocasionalmente amamantan a sus hijos, lo que es más extraordinario, en realidad, es que pasan casi el 50% de su día al alcance de sus hijos.

Advertisement

"Para las sociedades cazadores-recolectores en general, los padres brindan una cantidad sustancial de cuidado directo, en comparación con los padres de sociedades agrícolas", me dijo recientemente Barry Hewlett, un antropólogo de la Universidad Estatal de Washington que vivió entre los Aka. Ese contacto físico cercano tiene consecuencias biológicas y sociales. Comparado con otros africanos centrales, dijo Hewlett, los aka son mucho más igualitarios en términos de género.

Este igualitarismo relativo es en parte una función de la práctica del Aka de cazar en comunidad, en la que hombres y mujeres trabajan juntos. Por el contrario, si los hombres no atienden al ganado mientras que las mujeres cuidan a los niños, los niños no están expuestos a los hombres. Su infancia transcurre entre las mujeres, de modo que cuando crecen, llegan a comprender la hombría como el rechazo de la feminidad.

La exposición a los padres disminuye esa fisura de identidad. "Significa que los niños, cuando están creciendo, no tienen que devaluar aquellas cosas que son femeninas para aumentar su masculinidad", dijo Hewlett. "Las niñas, cuando están creciendo, porque están cerca de sus madres, saben íntimamente lo que es ser mujer. Para los niños, es problemático. Pero no entre los Aka ".

Si ser hombre significa no ser mujer, el patriarcado es inevitable. El patriarcado le da al papel del padre una abrumadora dominación política, pero solo como una metáfora. Históricamente, se estableció un padre imaginario como propietario del poder. El presidente es el padre del país. El CEO es el padre de la compañía.

Advertisement

Tales patriarcas son siempre padres distantes. Los padres distantes son padres idealizados; los padres idealizados son padres distantes. Y así, algo irónico, la cura para el patriarcado es la exposición cercana a un hombre.

El padre que está cerca, simplemente elimina la idealización. "El mensaje más importante para mí es 'mantente cerca'", dijo Hewlett sobre el Aka. "El tiempo de calidad, sí, probablemente haya algo de cierto en eso, si no estás cerca de tus hijos muy a menudo. Pero la cantidad de tiempo importa porque tus hijos pueden conocerte íntimamente".

Esto puede ser una buena noticia para muchos padres. Lo más importante es estar allí. No tienes que ser inteligente. No tienes que ser bueno. Solo tienes que estar ahí.

Las sociedades de todo el mundo están descubriendo que el impulso hacia la igualdad debe comenzar con una paternidad positiva y activa. Por ejemplo, el gobierno canadiense ha ampliado el permiso parental a 40 semanas. Canadá está siguiendo el ejemplo de Suecia, donde 60 de 480 días de licencia parental pagada están reservados para el padre. Japón ha comenzado programas para aumentar la presencia de padres en el hogar.

No puedes arreglar la cultura del trabajo hasta que arregles la cultura del hogar, y viceversa. La brecha salarial entre hombres y mujeres podría describirse con mayor precisión como una brecha salarial entre madres y padres. Estudios recientes en los Estados Unidos y Europa han demostrado que la causa más importante de la brecha salarial en el mundo desarrollado es el nacimiento de niños. El salario de las mujeres disminuye precipitadamente cuando tienen hijos. La paga de los hombres no.

La desigualdad de género surge de la estructura familiar y de las respuestas sociales y económicas a la estructura familiar. Surge de la forma en que pensamos sobre las madres y cómo pensamos sobre los padres.

El feminismo se centra en las vidas de las mujeres, naturalmente. Pero la mitad de la revolución de género tiene lugar en la vida de los hombres, y la arena de la revolución masculina es la paternidad.

Cuando la masculinidad es definida por un ser humano real y vivo en carne y hueso, el papel de la virilidad ya no asume el vacío de una idea abstracta e imposible. El padre actual es humano, a menudo demasiado humano. Pero ese es el punto.

Advertisement

Stephen Marche es el anfitrión del podcast "How Not to ... Up Your Kids Too Bad".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement