Advertisement

La vez que pagué por mi propia cena de ruptura

La vez que pagué por mi propia cena de ruptura
Me sentía más confiado, así que le subí el volumen. (Daniel Zalkus)
A veces, cuando estoy realmente ansioso antes de una cita, lo cual es todo el tiempo, rapeo con la música de Notorious B.I.G. en mi carro. Me ayuda a olvidar lo nervioso que me pongo cerca de las mujeres. Y aunque había logrado comenzar a salir con una chica que realmente me gustaba, estábamos teniendo dificultades. Así que escuchaba mucho a Biggie.

Le estaba contando todo esto a mi terapeuta en North Hollywood. Le dije que estaba tratando de mejorar en mis citas de amor, que estaba tratando de tener más confianza con las mujeres.

Advertisement

Mi terapeuta escuchaba pacientemente. Luego señaló una pluma y me dijo que tratara de levantarla.

Así que extendí la mano y tomé el bolígrafo. Ella alzó las cejas significativamente.

Advertisement

“¿Viste eso?” preguntó. “No intentaste recoger el bolígrafo. Simplemente... lo recogiste”. Y asintió lentamente con un profundo silencio.

Advertisement

Obviamente, era hora de cambiar de terapeuta.

La chica con la que necesitaba ayuda, llamémosla E., tenía flequillo, usaba cardigans y escuchaba a Belle & Sebastian. Después de conocernos en la fiesta de cumpleaños de un amigo mutuo en el 1739 Public House en Los Feliz, comenzamos a salir. Comimos hamburguesas en Hollywood y hablamos sobre Los Beatles y los "científicos del cielo" en el Observatorio Griffith. Tocamos guitarra juntos, nos gustaban los mismos libros y nos contábamos chistes.

Entonces, ¿por qué mientras yo me estaba enamorando de ella, ella parecía estar cada vez más distante?

Advertisement

Habíamos estado saliendo casualmente durante aproximadamente un mes, y quería que fuera mi novia. Pero en vez de acercarse, parecía estar pasando lo contrario. Sus besos eran más como besos de piquito, sus mensajes de texto eran cada vez más cortos, y cuando colocaba mi brazo alrededor de ella, podía sentir que su cuerpo se ponía rígido.

Quizás necesitaba ser más romántico. Ideé un plan. Cocinaría una comida extraordinaria, enfriaría la botella de vino perfecta, y mientras observábamos el reflejo de las velas parpadeantes en los ojos del otro, sería imposible no proclamar nuestro amor.

Pero me sentí nervioso conduciendo por Hyperion para recoger comestibles en Trader Joe's. ¿Por qué estaba actuando E. tan distante? ¿Estaba siendo neurótico? Ojalá no hubiera despedido a mi terapeuta. Bueno, si ella no podía ayudarme, tal vez Biggie podría. Puse una canción favorita y comencé a rapear.

"Todo fue un sueño, solía leer la revista Word Up".

Funcionó. Me sentía más confiado, así que le subí el volumen. Rapeé más fuerte. Recliné mi asiento, sacudí mi cabeza al ritmo de la música y comencé a decir cosas como, "¡Relájate hombre, eres un jefe!"

El bajo cayó en la siguiente canción y realmente me metí en ello. Puse todo mi cuerpo en la música, rapeando más fuerte que nunca, y en mi entusiasmo choqué contra el coche de al lado.

Nos detuvimos a un lado de la carretera, y aunque fue una raspadura menor, íbamos despacio y nadie resultó herido, el tipo en el otro automóvil estaba enojado. Con voz enardecida, exigió saber qué había sucedido.

Fue mi culpa, pero estaba alterado debido a Biggie, así que dije: "¿Por qué no me lo dices tú?"

Advertisement

Respondió que parecía que estaba bailando en mi auto y me desvié hacia su carril.

Lo miré a los ojos y con todo el coraje que pude reunir... lo llamé "señor" y le dije que eso era exactamente lo que había sucedido y que lo sentía mucho.

Intercambiamos la información de nuestros seguros y me fui al supermercado.

De vuelta en casa, estaba dando los toques finales a un pollo de romero cuando E. apareció. Se miró los zapatos y dijo que sabía que yo quería cocinar, pero que había un lugar de Pho calle abajo que se moría por probar. ¿Me importaba si íbamos allí?

No me gustó, pero así como me pongo nervioso por tener citas con mujeres, también me pongo nervioso por preguntar si están rompiendo conmigo.

Fuimos al Pho Cafe en Sunset. No tiene un letrero en el frente, por lo que todos piensan que es un secreto. E. no paró de moverse inquietamente durante toda la cena y, finalmente, le pregunté si algo andaba mal. Murmuró que sí, algo estaba realmente mal: a ella le gustaba alguien más.

"Oh", murmuré.

Llegó la cuenta y ella insistió en pagar, pero cuando le ofreció su tarjeta de crédito al mesero, él le dijo que el pago era solo en efectivo. E. se estremeció cuando me dijo que solo tenía una tarjeta de crédito. Así que puse el dinero para pagar por mi propia cena de ruptura.

De vuelta en su auto, nos sentamos frente a mi casa. "Sabes que realmente me gustas", dije.

"Bueno, todavía podemos ser amigos", ofreció.

Pero no quería ser su amigo. Quería ser su novio, su amante, su hombre. Estaba a punto de decirle, sí todavía podemos ser amigos, pero algo me detuvo.

Un pensamiento se coló en mi mente. ¿Qué haría Biggie?

"No", dije, finalmente. "No podemos ser amigos".

Salí de su auto y caminé por delante de mi carro recientemente abollado. Entré y puse mi canción favorita de Biggie.

El autor vive en Los Ángeles. Está en Twitter @theogreenly y su sitio web es theogreenly.com

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores. Si tienes comentarios o una historia real que contar, envíanos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement