Anuncio
Share
Vida y Estilo

Las aerolíneas buscan formas más crueles de hacer miserables a los pasajeros

asientos

En una reciente exposición de la industria, Aviointeriors de Italia mostró su asiento minimalista de ESP, a la izquierda, y sus asientos de pie “Skyrider”, que cuenta con una silla de montar en bicicleta y un respaldo vertical. (Aviointeriors)

(Los Angeles Times)

Las noticias de esta semana sobre que Delta Air Lines está probando asientos con menor reclinación deberían de ser suficientes para confirmar los temores de los pasajeros de que las cosas sólo empeorarán antes de que, casi seguramente, empeoren.

Pero hay que darle crédito a Delta: al menos todavía está proporcionando asientos.

Un vistazo de lo mal que se podrían poner las cosas pudo verse en la feria comercial Aircraft Interiors Expo 2019 en Hamburgo, Alemania.

El evento incluyó muchas innovaciones destinadas a hacer que los viajes en avión sean más cómodos para aquellos que pueden pagar los mejores asientos de primera clase y clase de negocios con muchas comodidades.

Anuncio

Y luego estaba el fabricante de asientos italiano Aviointeriors, que mostraba la última versión de su “asiento permanente” de Skyrider. Es una idea que la compañía dio a conocer hace aproximadamente una década y sigue refinándola para hacerla más atractiva para las aerolíneas.

Imagine un asiento de bicicleta con una pieza de plástico vertical ligeramente acolchada para apoyarse.

Eso es más o menos el Skyrider, que Aviointeriors espera que sea el boleto más popular para los transportistas que buscan acomodar más asientos en cabinas de clase económica, especialmente para vuelos más cortos.

“Skyrider es la base conceptual de una nueva forma de viajar en rutas de corta distancia”, declara la compañía en un inglés aceptable en su sitio web. “La innovación está impulsando a Aviointeriors a desarrollar un nuevo concepto de un grupo de asientos económicos”.

Anuncio

Me puse en contacto con Aviointeriors por correo electrónico para ver qué tipo de interés han mostrado las aerolíneas al Skyrider y si se han recibido pedidos. No obtuve una respuesta.

Pero teniendo en cuenta que Aviointeriors ha estado modificando constantemente el diseño para cumplir con los requisitos de los transportistas y las normativas, estoy pensando que se tomarán en serio el hecho de llevar este producto al mercado de la aviación.

Lo que me hace sentir cómodo (y esa no es una palabra que en otra circunstancia se aplique a esta columna) al creer que sólo es cuestión de tiempo antes de que comencemos a ver, si no el Skyrider, entonces alguna otra variación de un aparato tipo cámara de tortura escueto que será ofrecido como una bendición para los pasajeros con presupuesto limitado.

“No tengo ninguna duda”, coincidió Kate Hanni, fundadora de FlyersRights.org, un grupo de defensa de los consumidores. “Si las aerolíneas pueden seguir adelante incorporando más asientos en un vuelo, lo harán”.

En cuanto a los asientos de Skyrider, dijo, “tiene que haber interés” entre las aerolíneas. “Y no hay forma de que no estén interesados en algo como esto”.

En el caso de Delta, la aerolínea está probando asientos de reclinación reducida en toda su flota de A320. La idea, insiste Delta, no es poner más asientos en la cabina económica.

“Se trata de proteger el espacio personal de los clientes y minimizar las interrupciones de la multitarea en el vuelo”, dijo Savannah Huddleston, una portavoz de la compañía, en un comunicado.

Lo que ella quiere decir con ese positivismo es que al restringir la inclinación de los asientos, se protege el poco espacio que tiene cada persona, de modo que los pasajeros pueden escribir en una computadora portátil o leer un libro, y no tener el asiento frente a ellos tocando su barbilla.

Anuncio

Huddleston dijo que limitar la distancia de los asientos es parte de los “esfuerzos continuos de Delta para hacer que la experiencia en el vuelo sea más agradable”.

Esto es a lo que se refiere: hacer en gran medida que todos estén inmóviles para no infringir el poco espacio que se le da a cada pasajero. Esa es la nueva definición de “viaje aéreo más agradable”.

Cuando se habla de asientos de una aerolínea, todo se trata de “inclinación”. Esa es la distancia desde un punto en un asiento hasta el mismo punto en el asiento anterior. Esto es lo que define no sólo el espacio delante de su torso, sino también la cantidad (poca) de espacio que se le asigna para las piernas.

Muchos transportistas se esfuerzan por lograr un asiento de clase económica de 29 a 32 pulgadas.

La propuesta del Skyrider es - espérelo - de 23 pulgadas.

Marcia Alexander-Adams, una portavoz de la Administración Federal de Aviación, me dijo que no podía comentar sobre diseños de asientos específicos.

“Pero en general”, dijo, “cualquier diseño de asiento debe cumplir con las regulaciones de certificación aplicables de la FAA”.

Esos reglamentos incluyen una serie de normas relacionadas con la seguridad, como el diseño de asientos “para que una persona que haga un uso adecuado de estas instalaciones y no sufra lesiones graves en un aterrizaje de emergencia”, por lo que no habrá “objetos perjudiciales dentro del radio de impacto sobre la cabeza”.

Anuncio

Lo que las regulaciones no incluyen son los mínimos para el tamaño del asiento o la inclinación -no es un requisito que un asiento sea lo suficientemente ancho para acomodar a un ser humano común, que haya suficiente espacio para las piernas y evitar el tener que hacer actos de contorsión.

En otras palabras, los asientos de la aerolínea pueden ser tan desafiantes como lo desee un transportista, dependiendo de sus niveles de avaricia y sadismo.

Qué se puede decir, ni siquiera tienen que ser asientos, lo que es una buena noticia para Aviointeriors y sus sillitas para bicicletas Skyrider. Los registros se refieren a los “amarres”, que dan un elemento de ambigüedad en la definición de a lo que se te atará.

En la exposición de Hamburgo, Aviointeriors también estaba promocionando lo que él llama sus asientos ESP, como en “plataforma económica delgada”.

Estos son un poco más asientos tradicionales, ya que tienen, ya sabes, asientos reales. Pero de lo contrario, son una experiencia tan minimalista como puedas imaginar.

Aviointeriors dice online que los asientos de ESP cumplen con los “mejores estándares internacionales de explotación del espacio”, que es una forma elegante de decir: “Así es como realmente puedes ‘transportarlos’”.

Sin embargo, increíblemente, estos no se consideran los peores asientos. Conde Nast Traveler viene a dar el remate con las patentes presentadas de otras experiencias verdaderamente espeluznantes de las aerolíneas. Éstas incluyen:

  • Una propuesta de Airbus, la potencia de la aviación europea, presenta un artilugio al estilo de una silla de montar que se parece más a un equipo de recreo que a un asiento de avión. La patente reconoce que aunque esta configuración acomoda a más personas, “este aumento en el número de asientos se logra en detrimento de la comodidad de los pasajeros”.
  • Otra idea de Airbus que apila a los pasajeros al estilo de unas literas: asientos inferiores y asientos superiores. Esto tiene la virtud de permitirle obtener el doble de personas en aproximadamente la misma cantidad de espacio.
  • Y mi favorito es el de Zodiac Seats France, con un diseño hexagonal que alterna asientos orientados hacia adelante con asientos orientados hacia atrás, creando así, tal vez deliberadamente, la precisa sensación de una lata de sardinas.

Delta, en comparación a estos últimos, merece un premio por su humanitarismo.
En cuanto a la FAA - ¿en serio, chicos? establezcan ya una regla para el tamaño del asiento y pongan fin a esta locura.

De lo contrario, todos ustedes tendrán Skyriders.

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio