Advertisement

'Mancha de agua caliente' de la costa norte de California atrae migración masiva de especies marinas

'Mancha de agua caliente' de la costa norte de California atrae migración masiva de especies marinas
Sanford recolecta agua de mar para la recolección de vida marina en Horseshoe Cove, junto al UC Davis Bodega Marine Laboratory. (Francine Orr / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

La bióloga marina Jacqueline Sones paseaba por una playa cerca de un pueblo pesquero del norte de California una brumosa mañana de verano, cuando vio a una medusa desconocida flotando en las olas.

Sin embargo, su curiosidad se convirtió en conmoción cuando abrió una guía e identificó a la criatura compuesta de una campana blanca en forma de cuenco, rayas vívidas y tentáculos largos.

Advertisement

"Descubrí algo sin precedentes", recordó Sones el pasado lunes. "Era una medusa de rayas moradas".

Si bien la impresionante Chrysaora colorata no es ajena al sur de California, o la Bahía de Monterey, nunca se había registrado tan al norte, según la investigadora.

Advertisement

Y ese visitante translúcido fue sólo el primero de docenas de especies no nativas que comenzaron a aparecer aquí entre 2014 y 2016, cuando una ola de calor marino inusualmente intenso y prolongado se apropió de la costa de California. Otros 'inmigrantes' marinos incluyen caracoles, delfines, aves, cangrejos, peces y tortugas marinas que típicamente habitaban aguas más cálidas de la península de Baja California.

Sones, coordinadora de investigación en UC Davis Bodega Marine Laboratory, y Eric Sanford, profesor de evolución y ecología en el laboratorio, documentaron un total de 67 especies raras de aguas cálidas.

De ellas, 37 nunca habían sido documentados tan al norte. Entre esas especies que nunca se habían visto aquí se encuentran los ctenóforos de la faja de Venus, o jaleas; mariposas de mar estriadas; conejos nudibranchs; lapas de rayas rosadas; pepinos de mar escarlatas; anguilas de mar; delfines mulares y langostas.

En un estudio publicado el pasado martes en la revista Scientific Reports, investigadores de UC Davis, Farallon Institute y Marine Science Institute en UC Santa Bárbara sugieren que las especies migratorias fueron atraídas hacia el norte por el aumento de la temperatura de la superficie del mar y las corrientes cambiantes durante la ola de calor marino -también conocida como la gota de agua caliente. Los hallazgos de los autores pueden proporcionar un vistazo al futuro acuático de California y los trastornos ecológicos que los investigadores dicen que es probable que produzca un clima más cálido.

Advertisement

Normalmente, la costa de California en verano se caracteriza por los vientos que soplan desde el norte, y estos mantienen fría toda la costa oeste y las corrientes oceánicas que fluyen hacia el sur, dijo John Largier, profesor de oceanografía en UC Davis y miembro del equipo de investigación .

Sanford mira un cangrejo topo en Horseshoe Cove. (Francine Orr / Los Angeles Times)
Sanford mira un cangrejo topo en Horseshoe Cove. (Francine Orr / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

"Sin embargo, cuando esos vientos se debilitan, o cambian de dirección, como lo hicieron durante la ola de calor marino, las corrientes de la superficie invierten la dirección", dijo Largier. "Entonces, la vida marina de las aguas del sur se movió hacia el norte por dos razones principales: hacía calor y por ello se transportaban hacia esta costa".

Los investigadores realizaron estudios biológicos costeros desde Point Reyes, en el condado de Marin, hasta Point Arena, y también consultaron registros históricos de los límites de la gama norte de las especies, registraron colecciones de museos y controlaron las condiciones marinas por encima y por debajo de las olas.

Los mayores impactos se observaron en las áreas de Point Conception y Monterey Bay, vastas zonas de transición submarinas de profundos cañones y estribaciones. Estas regiones son comúnmente barridas por corrientes frías que fluyen hacia el sur y bloquean las aguas más cálidas del sur.

Sanford observa un pepino de mar escarlata con un microscopio Leica M125 en el UC Davis Bodega Marine Laboratory. (Francine Orr / Los Angeles Times).
Sanford observa un pepino de mar escarlata con un microscopio Leica M125 en el UC Davis Bodega Marine Laboratory. (Francine Orr / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

"Una ola de calor marino, es como abrir una puerta temporal entre las latitudes más bajas y la costa norte", dijo Sanford. "Cuanto más tiempo se mantenga abierta la puerta, mayor será el número de especies del sur que se cruzarán".

La ola de calor marino, que fue acompañada por las condiciones de El Niño, fue la más larga jamás registrada en la costa de California, según los investigadores.

Cuando las condiciones oceánicas finalmente volvieron a la normalidad a fines de 2016, la afluencia de nuevas especies terminó abruptamente, según el estudio.

Sin embargo, la diversidad biológica de algunas comunidades costeras puede que nunca sea la misma.

Advertisement

Por ejemplo, unas pocas especies tropicales, como los percebes de rayas rojas y las estrellas frágiles con espinas de vidrio, que normalmente se reproducen en Baja, establecieron colonias locales al unirse a guijarros, grietas y las frondas oscilantes de algas marinas.

Además, algunas especies locales que rara vez se ven, como lapas de búho y percebes, experimentaron un crecimiento de su población durante la ola de calor marino.

"Algunas personas verán que las especies se expanden hacia el norte como invasores", dijo Sanford. "Seguro dirán, 'Estas no pertenecen aquí'".

Sin embargo, Sanford dijo que no comparte esa opinión. "Eso es porque estas especies son nativas de la costa. Y con el calentamiento global, la única forma en que estas especies sobrevivirán es migrar hacia adelante ".

Sanford sostiene un cangrejo rojo pelágico en el laboratorio marino de UC Davis Bodega Marine Laboratory. (Francine Orr / Los Angeles Times)
Sanford sostiene un cangrejo rojo pelágico en el laboratorio marino de UC Davis Bodega Marine Laboratory. (Francine Orr / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Algunos especímenes tropicales, incluidos los cangrejos de porcelana de chocolate, los pepinos de mar escarlata y los percebes de rayas rojas, ahora son residentes cuidadosamente monitoreados en los acuarios de UC Davis.

Recientemente, Sanford colocó una bandeja de vidrio bajo un microscopio. Usando unas pinzas, tiró suavemente de un percebe de rayas rojas con las piernas como plumas a la vista. "Todavía tenemos mucho que aprender acerca de lo que está detrás de los mecanismos que movieron a criaturas como estas más al norte", dijo. "Y su impacto a largo plazo es una pregunta abierta".

En el sur de California también se han documentado oleadas más pequeñas de especies de la costa de Baja California en los últimos años.

En los condados de Los Ángeles y Orange, por ejemplo, los alcatraces de patas azules, las tortugas marinas verdes y las serpientes marinas venenosas de vientre amarillo ahora están buscando fuentes de alimentos como peces pequeños y anguilas en aguas más cálidas que se extienden más al norte que en el pasado.

"Hay mucha evidencia de que los eventos extremos de olas de calor están aumentando en frecuencia e intensidad", dijo Sanford, "y con el tiempo serán más comunes y más duraderos".

Sanford dijo que debido a esto, una vez que las criaturas llegan a las aguas de la costa de California, "hay más posibilidades de que sobrevivan".

Después de documentar los efectos de la mancha de agua caliente, Sones y Sanford ahora tienen el hábito de caminar por la costa rocosa de la cercana Bodega Marine Reserve, y observan con más detalle su extensión de pozos de agua, calas de arena y acantilados.

"No hemos visto aparecer a una criatura de agua caliente en el último año", dijo Sones, con los ojos fijos en la línea de surf. "Pero los estamos buscando todo el tiempo".

Warm water drew mass migration of marine species to California's northern coast

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement